Ley de los tres estados

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Ley de los tres estadios»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Auguste Comte

La Ley de los tres Estados es una teoría concebida por Auguste Comte en su obra Curso de filosofía positiva (1830-1842). Se afirma que la sociedad en su conjunto pasa por tres estados teóricos diferentes: el estado teológico, o ficticio; el estado metafísico, o abstracto y por último el estado científico, o positivo. El primero es un punto de partida necesario para la inteligencia humana; el segundo está destinado únicamente a servir como etapa de transición y el tercero es su Estado fijo y definitivo.

La progresión de los tres estados[editar]

Estado Teológico o Ficticio[editar]

(1) El Estado teológico se refiere a la explicación por las deidades personificadas. Durante los primeros Estados, la gente creía que todos los fenómenos de la naturaleza eran producto de la creación de lo divino o lo sobrenatural. Los hombres y los niños no consiguieron descubrir las causas naturales de diversos fenómenos y por lo tanto les atribuyen poderes sobrenaturales o divinos.[1] Comte dividió este Estado en 3 sub-estados.:

1A. Fetichismo - El fetichismo fue el estado primario del estado teológico de pensamiento. A lo largo de este estado, los pueblos primitivos creían que los objetos inanimados tenían un espíritu vivo en ellos, también conocido como el animismo. La gente adora a objetos inanimados como árboles, piedras, un trozo de madera, erupciones volcánicas, etc.[1]
1B. Politeísmo - La explicación de las cosas se da mediante la utilización de muchos dioses. Los pueblos primitivos creían que todas las fuerzas de la naturaleza eran controladas por diferentes dioses, algunos ejemplos serían el dios del agua, el dios de la lluvia, el dios del fuego, dios el aire, o el dios de la tierra, etc.[1]
1C. Monoteísmo - Monoteísmo significa creer en un Dios o de Dios en unidad; atribuyendo todo a una única deidad suprema.[1]

Estado Metafísico o Abstracto[editar]

El Estado metafísico es la extensión del Estado teológico. El Estado metafísico se refiere a la explicación por la explicación abstracta, impersonal. Generalmente, las personas trataban de creer que Dios era un ser abstracto.[1] También creían que un poder abstracto o ciertas fuerzas ocultas guiaban los acontecimientos del mundo. El pensamiento metafísico descarta la creencia en un Dios concreto. La naturaleza de la investigación era legal y racional en la naturaleza. Por ejemplo: En la clásica sociedad hindú, el principio de la transmigración del alma, el concepto y la resolución de la reencarnación, las nociones de virtud se rigen, en gran medida, por la ardua metafísica.[1]

Estado Científico o Positivo[editar]

El Estado positivo, también conocido como Estado científico, se refiere a la explicación científica basada en la observación, la experimentación y la comparación. Las explicaciones positivas se basan para su justificación en un método distinto, el método científico. Durante este estado, los seres humanos trataron de establecer relaciones de causa y efecto. El positivismo es una manera puramente intelectual de ver el mundo, que a su vez, hace hincapié en la observación y clasificación de los datos y los hechos.

Comte propuso una jerarquía de las ciencias basada en la secuencia histórica, con áreas de conocimiento que pasa por estos estados en orden de complejidad. Las áreas más simples y más remotas de conocimiento - mecánica o física - fueron las primeras en llegar a ser científicas. Estas son seguidos por las ciencias más complejas, las que se consideran más cercanas a nosotros.

La ciencia, entonces, de acuerdo a la "ley" de Comte, se desarrolla en este orden: Matemáticas; Astronomía; Física; Química, Biología, Psicología y Sociología. Una ciencia de la sociedad es, pues, la "ciencia reina" en la jerarquía de Comte, ya que sería fundamentalmente la más compleja. A través de las ciencias sociales, Comte creía que se podrían remediar todos los males sociales humanos.

Críticas a la ley[editar]

William Whewell escribió "El arreglo del señor Comte de los avances de la ciencia como forma sucesiva metafísica y positiva es contraria a la historia, de hecho, en principio, contrario al sonido filosófico."[2] El historiador de la ciencia H. Floris Cohen ha hecho un gran esfuerzo con el fin de atraer la mirada moderna hacia este primer debate sobre los fundamentos del positivismo.[3]

Por el contrario, dentro de una entrada de octubre de 1838 Charles Darwin escribió en uno de sus cuadernos privados "la idea del Sr. Comte de un Estado teológico de la ciencia [es una] gran idea."[4]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f «"What Are the Major Contributions of Auguste Comte to Sociology?"» (en inglés). PreserveArticles.com: Preserving Your Articles for Eternity. Consultado el 24 de febrero de 2012.
  2. p.233 de On the Philosophy of Discovery: Chapters Historical and Critical (Including completion of the third edition of the philosophy of the inductive sciences), William Whewell, Nueva York: Burt Franklin, 1860
  3. Cohen, H. Floris (1994). The Scientific Revolution: A Historiographical Inquiry (en inglés). University of Chicago Press. pp. 35–39. 
  4. Notebook N (Metaphysics and Expression). Charles Darwin. Journal's timespan: fall 1838—verano de 1839. página[leaf] 12.

Enlaces externos[editar]