Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género — abreviada como LIVG— es una ley del ordenamiento jurídico español con carácter de ley orgánica.

Motivos[editar]

En España, la Exposición de Motivos de la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género manifiesta «que se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión».

Objetivos[editar]

La LO 1/2004 ha pretendido dar un tratamiento integral al problema del maltrato familiar, y en concreto enfocado contra la mujer, no sólo en las medidas estrictamente penales del Título IV del Código penal agravando tipos y ampliando la cobertura penal, sino también de sensibilización, prevención y detección (Título I), asistencia social y jurídica (Título II), tutela institucional (Título III) y judicial (Título V), psicológicos, y económicos. Los fines que se arguyen son proteger a la víctima, disuadir al agresor, y «proteger a la parte más débil humanizando el Derecho penal».[1] Así, por ejemplo, se institucionaliza un teléfono de ayuda a la mujer maltratada, el 016; se constituyen organismos especializados como los Juzgados de Violencia sobre la Mujer y la Fiscalía contra la Violencia sobre la Mujer; y se realizan cambios en el Ordenamiento considerando como delito automáticamente las faltas de lesiones, amenazas y coacciones en el caso de que el sujeto activo del delito sea varón y el sujeto pasivo «sea o haya sido su mujer o haya mantenido una relación de análoga afectividad, haya existido convivencia o no, o sea persona especialmente vulnerable que conviva con el agresor».

Además se contemplan las medidas de protección que se venían llevando a cabo en función de la gravedad de los casos:la salida del agresor del domicilio, la orden de alejamiento, la orden de suspensión de las comunicaciones y la privación de la patria potestad y custodia de menores o la suspensión del régimen de visitas.

Aplicación[editar]

La ley entró en vigor el 22 de diciembre de 2005, aunque su capítulo penal y judicial no tuvo vigencia hasta seis meses después.[2]

Violencia de género en la Unión Europea[editar]

Según una encuesta realizada por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE en 2014, España se encuentra entre los países europeos con menor porcentaje de mujeres que han experimentado violencia sexual o física (un 13%) por su actual o anterior pareja. Sin embargo cabe matizar que dicho porcentaje puede deberse a que en otros países se hable más abiertamente de ello, mientras que en España se ve como un estigma y muchas mujeres lo ocultan, niegan, justifican... [3]

Estadísticas según Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género[editar]

El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género[4] publica una memoria trimestral.[5] [6]

Mujeres muertas por violencia de género[editar]

A continuación se muestra una tabla con el número de muertes totales a final de año.[7] [8]

2003 2004 2005 2006[nota 1] 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014
71 72 57 69 71 76 56 73 61 54 35 53

Se conoce al menos un estudio que utiliza Chi Cuadradoy que, a la vista de los datos, efectuados los calculos y comparado el resultado con el estadístico, concluye que no hay razón alguna para rechazar la Hipótesis Nula y por tanto puede afirmarse que la LIVG NO tiene influencia en el número de mujeres víctimas mortales, tipificadas como Violencia de Género y que la LIVG NO tiene influencia en suicidio varones.

Hombres muertos por violencia de género[editar]

A continuación se muestra una tabla con el número de muertes totales a final de año.[9] [10] Estas cifras no incluyen suicidios.

2002 2003 2004 2005 2006[nota 2] 2007 2008 2009 2010 2011 2012 2013 2014
14[11] 7[12] 7[13]

Recurso en el Tribunal Constitucional[editar]

Esta ley fue recurrida en el Tribunal Constitucional.

Controversia sobre el texto de la ley[editar]

Discriminación del hombre heterosexual[editar]

Discrimina a los hombres heterosexuales por razón de sexo, al no considerar la violencia contra el hombre como «delito» como lo hace con la mujer, sino como simple «falta», lo que contradice el artículo 14 de la Constitución Española, que establece el principio de igualdad «sin ningún tipo de discriminación por razón de sexo», por ejemplo, en medio de una discusión donde ambos profieren amenazas leves, uno es castigado con más pena que otro por razón de sexo. Éstos proponen que el agravante se realice en función de criterios subjetivos considerados objetivamente, como la especial vulnerabilidad del sujeto pasivo, considerando precisamente como machista que la mujer por definición sea considerada sujeto especialmente vulnerable por definición.[1] La Asociación Profesional de la Magistratura afirma también que «no se puede imponer el sexo como criterio para aplicar una pena distinta en un mismo delito».[1]

El jurista Francisco Serrano afirmó al respecto en 2009 que «la Ley dice que toda mujer, por el hecho de ser mujer, está en una situación de desigualdad, inferioridad, sumisión respecto a su pareja, lo cual es mentira. Partimos de una ideología falsa de discriminación de la mujer por el hecho de ser mujer».[14]

Homosexuales[editar]

Al limitar únicamente el ámbito de aplicación a la violencia del hombre contra su pareja cuando es mujer, no consideran los casos en los que la violencia la ejerza una mujer, generando por ello sexismo inverso, o la víctima sea un hombre, excluyendo también a la violencia en parejas homosexuales de ambos sexos.

Discrimina a las pareja homosexuales ya sea de dos hombres o dos mujeres, ya que también se puede producir violencia en estas parejas y esta ley no contempla su existencia ni las ampara.[1]

Posibilidades punitivas[editar]

Por otro lado, el juez se ve limitado a condenar con pena de delito o a no condenar al sujeto, por lo que se disminuye el abanico de posibilidades punitivas. Según la Dogmática no puede imputarse al sujeto activo la circunstancia de que sea hombre, sino únicamente la de la naturaleza y circunstancias del hecho, por lo que esta ley establecería un marco penal arbitrario innecesario en base a consideraciones político-criminales, ya que el juez podría considerar criterios objetivos como la especial vulnerabilidad del sujeto pasivo como base para considerar un delito como grave. De hecho, al final del artículo se permite al juez razonar imponer una pena inferior en grado si lo considera oportuno, lo que da que pensar que ni siquiera el legislador está muy contento de la bondad de su regla.[1]

Non bis in idem[editar]

Otros problemas de interpretación es que el agravante por quebrantamiento de alguna medida cautelar o de seguridad o prohibición, plantea problemas non bis in idem con el delito de quebrantamiento de condena. De igual manera, el artículo 173.3 3º del Código penal, cuando habla de habitualidad, determina «se atenderá al número de actos de violencia que resulten acreditado, con independencia de que dicha violencia se haya ejercido sobre la misma o diferentes víctimas de las comprendidas en este artículo, y de que los actos violentos hayan sido o no objeto de enjuiciamiento en procesos anteriores». Esto plantea por un lado de nuevo una posible violación del principio ne bis in idem al considerar delitos ya juzgados o los tradicionales problemas derivados de una agravante por reincidencia.

Presunción de inocencia[editar]

Sobre relación con la prueba sólo se precisa que «los hechos resulten acreditados», sin especificar si basta con la simple declaración de la sujeto pasivo o se requieren las de testigos o peritos. Si el sujeto pasivo sufre estrés, depresión o cualquier otra patología que pudiera conectarse con violencia psíquica, y solo está su palabra contra la del denunciado que niega los hechos surge la duda de si existe una interpretación de los hechos pro muliere o pro víctima cuestionando el principio de presunción de inocencia con todo lo que ello supone.[1]

Sexismo inverso[editar]

Por otro lado, la presión de asociaciones feministas y de la opinión pública está llevando a tomas nuevas consideraciones dogmáticas. Por ejemplo, si bien tradicionalmente matar a una persona mientras dormía se consideraba alevosía y por ende podía calificarse de asesinato, hoy día se ha llegado a considerar que si la mujer poseía lo que se ha denominado «síndrome de la mujer maltratada» (miedo a enfrentarse cara a cara al marido) podría considerarse que no hay alevosía considerándose el delito como homicidio doloso con una pena inferior,[1] e incluso que quede exculpada, dando lugar esta propuesta a sexismo inverso. Para considerar este síndrome se precisa de la labor de un perito psicólogo. Este razonamiento ha sido también fruto de controversia ya que, por un lado, el Derecho repugna la violencia como vía cuando existen medidas efectivas para utilizar la vía de derecho, y por otro la inclusión de la Psicología, con la aparición y consideración repentina de un nuevo síndrome de dudosa entidad, parece justificar el uso de la alevosía en aquellos casos en los que el autor se vea incapaz de realizar el delito de otra forma.

Consecuencias[editar]

Proceso de divorcios[editar]

Según María Sanahuja, magistrada de la Audiencia de Barcelona, «muchas mujeres utilizaban la ley para obtener mejores condiciones en los procesos civiles de rupturas de pareja». Por otro lado, según un portavoz de la Asociación Española de Padres con la Custodia de los Hijos, «existen grabaciones de abogados que dicen a las mujeres que interpongan denuncias por malos tratos para quedarse automáticamente con la custodia». Según Alfredo Perdiguero, secretario general y portavoz del sindicato Independiente de la Policia Española (SIPE), «un alto porcentaje de las mujeres que interponen denuncias falsas por malos tratos están inmersas en proceso de separación o custodia compartida y sólo buscan apartar al marido de los bienes o de los hijos. No son todos los casos, pero muchas se aprovechan».[15] El juez de familia Francisco Serrano denuncia que existe maltrato institucional, ya que «si un padre pide la custodia compartida, como haya una denuncia admitida de maltrato no se le da, aunque después sea archivada».[16]

Denuncias falsas[editar]

Existe controversia sobre el número de denuncias falsas, siendo protagonista de una de ellas el diputado Toni Cantó.[17] El Observatorio de Violencia de Género afirmó basándose en la memoria de la Fiscalía General del Estado, que el número de denuncias falsas en 2011 sólo fue el 0,01 por ciento del total. Este 0,01 % hace referencia a las sentencias por denuncia falsa donde hubo una denuncia previa para investigar este delito. En 2011, de las de las 24 denuncias por denuncia falsa, 19 correspondían por acusación y denuncia falsa y 5 habían finalizado sin condena.[18] Sin embargo, se ha denunciado el uso de estas cifras, poniendo como ejemplo que en 2014 solo un 20,10% del total de denuncias instruidas acabaron en sentencia condenatoria, siendo un 68,29% correspondiente a desistimientos y archivos, y un 11,60% a sentencias absolutorias.[19] Una parte de los sobreseimientos (archivo de la denuncia) correspondería a denuncias falsas.[20]

Total de formas de terminación de denuncias en violencia sobre la mujer entre 2005 y 2012[21] [22]
Denuncias intruidas: 1.034.613 (100%)
Desistimientos y archivadas: 706.568 (68.29%) Sentencias absolutorias: 120.048 (11,60%) Sentencias condenatorias: 207.997 (20,10%)

Suicidios de hombres[editar]

Según asociaciones de padres separados, muchos padres deciden quitarse la vida ante la imposibilidad de ver a sus hijos o al verse acusados en falso de malos tratos.[23] Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el año 2006 hubo 3.260 casos de fallecimientos por suicidio: 800 mujeres y 2.460 hombres. En 2012 fallecieron 3.539 personas (2.724 hombres y 815 mujeres), un 11,3% más que el año anterior. Por otro lado, la tasa de suicidios se situó en 7,6 por cada 100.000 personas (11,8 en los hombres y 3,4 en las mujeres), siendo la más alta desde 2005.[24] El juez de familia Francisco Serrano, afirma que «hasta el año 2006 había una estadística de más de 630 hombres que habían suidado cuando estaban en una situación de crisis de pareja. [25]

Denuncias sin condena[editar]

Según el abogado Felipe del Valle, en el caso de los hombres denunciados donde la sentencia no es condenatoria, «en materia penal, no se les compensa, indemniza o se les pide perdón por sus padecimientos derivados de la detención policial, estancia en un calabozo policial, sometimiento a un procedimiento penal e incluso prisión; y en el ámbito civil, no pueden recuperar el tiempo que les privaron de estar con sus hijos, con sus amigos, en su domicilio, y por supuesto no se hace la misma publicidad de su absolución que de su detención, y ni siquiera se procede a la cancelación automática de sus antecedentes policiales y de su reseña policial tras el sobreseimiento o sentencia absolutoria».[26]

Ayudas económicas públicas[editar]

Según un portavoz de la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, España recibe diez millones de euros del Fondo Social Europeo para temas de igualdad, de los que 1,1 millones van específicamente destinados a cuestiones relacionadas con la violencia de género.[27] Según José Antonio Caparrós, presidente de la Federación Andaluza por la Igualdad Efectiva (FADIE), «El feminismo radical marca en España una presión mediática brutal. Poca gente sabe realmente hasta dónde llega. El dinero lo mueve todo y, por desgracia, la violencia de género arrastra detrás de sí cifras astronómicas en publicidad para los medios, en subvenciones para los políticos, sindicatos y asociaciones de todo tipo».[28]

En la operación 'Pomelo' se detuvo una red que presentaban denuncias por violencia de género para cobrar ayudas públicas.[29]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Entrada en vigor de la ley
  2. Entrada en vigor de la ley

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g Francisco Muñoz Conde, Derecho penal. Parte Especial, 16º edición, Tirant lo Blanch, Valencia, 2007. ISBN 978-84-8456-942-8
  2. http://sociedad.elpais.com/sociedad/2008/05/14/actualidad/1210716006_850215.html
  3. http://www.elmundo.es/espana/2014/03/05/53166eb922601dfc628b457d.html
  4. http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Temas/Violencia-domestica-y-de-genero/El-Observatorio-contra-la-violencia-domestica-y-de-genero
  5. http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Temas/Violencia-domestica-y-de-genero/Actividad-del-Observatorio/Datos-estadisticos
  6. http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Temas/Violencia-domestica-y-de-genero/Actividad-del-Observatorio/Memorias
  7. http://www.eldiario.es/sociedad/numero-mujeres-asesinadas-violencia-machista_0_292571027.html
  8. http://cadenaser.com/ser/2014/11/24/sociedad/1416856897_729343.html
  9. http://www.eldiario.es/sociedad/numero-mujeres-asesinadas-violencia-machista_0_292571027.html
  10. http://cadenaser.com/ser/2014/11/24/sociedad/1416856897_729343.html
  11. http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/sociedad/14-hombres-han-muerto-ano-manos-de-sus-parejas_22120.html
  12. http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/06/09/actualidad/1339261089_947487.html
  13. http://www.rtve.es/noticias/20130811/hombres-maltratados/729222.shtml
  14. http://sevilla.abc.es/20091123/sevilla-nacional-sevilla-actualidad/nadie-habla-hombres-asesinados-200911222210.html
  15. http://vozpopuli.com/actualidad/44882-hombres-y-victimas-la-otra-cara-de-la-ley-contra-la-violencia-de-genero
  16. http://sevilla.abc.es/20091123/sevilla-nacional-sevilla-actualidad/nadie-habla-hombres-asesinados-200911222210.html
  17. http://noticias.lainformacion.com/asuntos-sociales/critican-la-mala-aplicacion-de-la-ley-de-violencia-de-genero-por-danar-a-hombres-inocentes_FESUsjTbyXWwoGDtRj3AH5/
  18. Memoria de la Fiscalía General del Estado de 2012, pg. 645
  19. http://noticias.lainformacion.com/asuntos-sociales/critican-la-mala-aplicacion-de-la-ley-de-violencia-de-genero-por-danar-a-hombres-inocentes_FESUsjTbyXWwoGDtRj3AH5/
  20. http://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/no-cuenta-ley-violencia-genero_531105.html
  21. http://noticias.lainformacion.com/asuntos-sociales/critican-la-mala-aplicacion-de-la-ley-de-violencia-de-genero-por-danar-a-hombres-inocentes_FESUsjTbyXWwoGDtRj3AH5/
  22. http://blogs.elpais.com/autopsia/2013/04/cantos-rodados-las-denuncias-falsas-y-sus-n%C3%BAmeros.html
  23. http://noticias.lainformacion.com/asuntos-sociales/critican-la-mala-aplicacion-de-la-ley-de-violencia-de-genero-por-danar-a-hombres-inocentes_FESUsjTbyXWwoGDtRj3AH5/
  24. http://vozpopuli.com/actualidad/44882-hombres-y-victimas-la-otra-cara-de-la-ley-contra-la-violencia-de-genero
  25. http://sevilla.abc.es/20091123/sevilla-nacional-sevilla-actualidad/nadie-habla-hombres-asesinados-200911222210.html
  26. http://www.diariodeleon.es/noticias/opinion/no-cuenta-ley-violencia-genero_531105.html
  27. http://www.elplural.com/2013/02/25/toni-canto-vuelve-a-liarla-la-mayor-parte-de-las-denuncias-por-violencia-de-genero-son-falsas/
  28. http://noticias.lainformacion.com/asuntos-sociales/los-lados-oscuros-de-la-violencia-de-genero-datos-medias-verdades-y-exageraciones_S2G39iRJcbvbHkKiPOR453/
  29. http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/06/andalucia/1352193401.html

Enlaces externos[editar]