Ley Hawley-Smoot

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Tariff Act of 1930 (Ley de Aranceles de 1930, en español), conocida como Ley Hawley-Smoot, fue una ley aprobada en Estados Unidos el 17 de junio de 1930, propuesta por los senadores Reed Smoot y Willis C. Hawley, que elevó unilaterlmente los aranceles estadounidenses a los productos importados, para intentar mitigar los efectos de la Gran Depresión iniciada en 1929.

Características[editar]

Lo destacable de esta norma fue el notable aumento de los aranceles fijados y su extensión a cerca de 20.000 productos importados, lo que causó un fuerte impacto en el comercio internacional de la época. De hecho, las tasas de aranceles en la Ley Hawley-Smoot fueron los segundos más elevados de la historia estadounidense, después de los fijados en la Ley de Aranceles de 1828, pero con la diferencia que a un siglo de distancia los EE. UU. se habían transformado en el principal mercado de importación y exportación del mundo.

El incremento de los aranceles estuvo destinado a proteger a los agricultores y trabajadores de EEUU contra la competencia foránea, especialmente después que se agravara la Gran Depresión. Si bien el presidente Herbert Hoover mostraba deseos de aumentar los aranceles a los productos agrícolas en febrero de 1929, tras el jueves negro de octubre de ese año los senadores Smoot y Hawley postularon la urgencia de elevar los aranceles también a productos industriales, presentado su propuesta en marzo de 1930 ante la Cámara de Representantes.

Ya con la propuesta de elevación de aranceles agrícolas en febrero de 1929 el gobierno de EEUU había recibido protestas de 23 países que se veían perjudicados como socios comerciales, entre ellos Canadá. No obstante, la versión final propuesta en marzo de 1930 aumentaba más el alcance de los nuevos aranceles e incrementaba sustancialmente las tasas de éstos, lo cual motivó una protesta formal de 1028 economistas de todo Estados Unidos, firmando una petición para que el presidente Herbert Hoover vetara el proyecto en el Senado. De igual modo banqueros e industriales pidieron rechazar la propuesta de Hawley y Smoot, temiendo que otros países imitarían esta clase de medidas como represalia contra EEUU, perjudicando grandemente el comercio internacional.

Pese a que el presidente Hoover compartía estos temores, prefirió seguir la fuerte corriente de opinión que exigía la adopción de nuevos aranceles como un beneficio para la industria estadounidense y sus agricultores, en tanto el Partido Republicano (al que pertenecía Hoover) había auspiciado el proteccionismo económico en su campaña presidencial de 1928. El 17 de junio de 1930 la Ley Hawley-Smoot entró en vigor.

Tal como muchos habían temido, surgieron de forma inmediata en todo el mundo las represalias comerciales contra EEUU. Canadá, el principal exportador de productos agrícolas al mercado estadounidense, decidíó elevar sus aranceles en un 30% contra 16 productos originarios de EEUU, mientras formaba nuevos vínculos económicos con la Commonwealth británica. Por su parte Gran Bretaña y Francia adoptaron también medidas de proteccionismo como represalia contra la Ley Hawley-Smooth, mientras que Alemania optaba por aspirar oficialmente a la autarquía económica en lo que fuese posible o desarrollar lazos comerciales sólo con Europa. Otros países a lo largo del mundo adoptadon medidas de represalia parecidas en lo que fuese posible, o dirigieron sus exportaciones preferentemente a mercados ajenos a los Estados Unidos.

Si bien los primeros efectos de la Ley Hawley-Smoot beneficiaron a corto plazo a las industrias estadounidenses y a los agricultores de ese país, con el transcurso de los meses se apreció que las represalias arancelarias del resto del mundo perjudicaban el comercio internacional y particularmente la exportación de productos estadounidenses, causando perjuicios a su industria. De igual forma, el deterioro de la economía de EEUU como resultado de la Gran Depresión tornó inefectiva la barrera arancelaria formada para defender los precios de productos agrícolas, en tanto éstos continuaron disminuyendo al no crecer la demanda.

La nueva administración de Franklin D. Roosevelt, sucesor de Hoover desde enero de 1933, rechazó continuar la política arancelaria que había resultado perjudicial y desde 1934 redujeron sustancialmente las tarifas arancelarias fijadas en la Ley Hawley-Smoot, la cual perdió gran parte de su fuerza como barrera proteccionista. Tras la Segunda Guerra Mundial, en los Acuerdos de Bretton Woods en 1944, se pactó no fijar aranceles unilaterales como los establecidos en la Ley Hawley-Smoot.

Referencias[editar]