Letras solares y letras lunares

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Letras solares (en rojo) y letras lunares (en negro)

Letras solares y letras lunares (en árabe حروف شمسية ḥurūf shamsiyya y حروف قمرية ḥurūf qamariyya, respectivamente) es una división que se hace de las consonantes del alfabeto árabe, en función de la variación de pronunciación del artículo determinado al- al añadirse a palabras que empiezan por consonantes de uno u otro grupo.

Letras solares[editar]

Son solares la mitad de las letras del alfabeto: tāʾ, ṯāʾ, dāl, ḏāl, rāʾ, zāy, sīn, šīn, ṣād, ḍād, ṭāʾ, ẓāʾ, lām y nūn. Al añadir el artículo al- (que se une a la palabra a la que determina) a una palabra que empieza por letra solar, la l (en árabe, ل lām) del artículo enmudece y se duplica el sonido de la letra solar que sigue. En la práctica, es como si la l cambiara su sonido por el de la letra solar.

De este modo, التون al-tūn («el atún») se pronuncia at-tūn; الزيت al-zayt («el aceite») se pronuncia az-zayt, etc. En la transcripción latina se puede mantener la l del artículo o sustituirla por la letra solarizada. El árabe dialectal a veces solariza otras letras.

Estas letras se llaman solares porque el ejemplo clásico que ilustra en las gramáticas árabes este femómento es el de la palabra الشمس al-shams («el sol»), que se pronuncia ash-shams.

De este fenómeno queda constancia en muchas palabras tomadas del árabe en español y otras lenguas. Por ejemplo, además de las mencionadas atún y aceite:

  • azúcar < al-sukkar, pronunciado as-sukkar.
  • azora < al-sūra, pronunciado as-sūra.
  • Abderramán < ʿAbd al-Raḥmān, pronunciado ʿAbd ar-Raḥmān.

Una excepción es la palabra Aldebarán, que aunque viene de un término que empieza por letra solar (al-dabarān, «la que sigue», pronunciado ad-dabarān), mantiene la l porque pasa a las lenguas europeas desde el árabe escrito, que no refleja el cambio de pronunciación.

Letras lunares[editar]

Son lunares las restantes letras: alif, bāʾ, ǧīm, ḥāʾ, jāʾ, ʿayn, ġayn, fāʾ, qāf, kāf, mīm, hāʾ, wāw y yāʾ. Al añadir el artículo a una palabra que empieza por alguna de estas letras, ni la l ni la letra lunar cambian de sonido.

Se llaman lunares porque el fenómeno se ilustra tradicionalmente en las gramáticas árabes con la palabra القمر al-qamar («la luna»).