Leptailurus serval

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Serval
Serval in Tanzania.jpg
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Carnivora
Suborden: Feliformia
Familia: Felidae
Subfamilia: Felinae
Género: Leptailurus
Severtzov, 1858
Especie: L. serval
Schreber, 1776
Distribución
Verde Oscuro: Existente (Residente). Verde Claro: Extinto
Verde Oscuro: Existente (Residente). Verde Claro: Extinto
Subespecies
Véase el texto

El serval (Leptailurus serval, en ocasiones llamado Felis serval) es una especie de mamífero carnívoro de la familia Felidae.[2] Es la única especie de su género,[2] y está en peligro de extinción.[3]

Descripción[editar]

Es un felino de tamaño medio, siendo los machos de mayor tamaño que las hembras.[4] Mide entre 67 y 100 cm, más de 24 a 45 cm de la cola y pesa de 8 a 18 kg.[4] Es de constitución esbelta, con cola no muy larga, cabeza pequeña en relación al resto del cuerpo y orejas grandes. Destacan sus largas patas, que le permiten ver mejor en las praderas de hierbas altas donde vive más frecuentemente, y su pelaje amarillento con motas negras. Son buenos corredores y aunque no suelen subirse a los árboles, pueden escalar bastante bien. En las zonas boscosas, sobre todo en las montañas, no son infrecuentes los individuos melánicos.

Su fórmula dentaria es la siguiente: 3/3, 1/1, 3/2, 1/1 = 30.[4]

Distribución y hábitat[editar]

Un Serval blanco en el Big Cat Rescue

Aunque abunda más en las zonas de matorral, se encuentra presente también en sabanas, selvas y semidesiertos, con lo que su distribución se extiende por todo el continente africano con la excepción de la zonas desérticas y buena parte de Sudáfrica, donde se extinguió la subespecie local (L. s. serval) debido a la caza excesiva. La subespecie que habita al norte del Sahara (L. s. constantinus) probablemente se encuentre extinguida, siendo sus últimas citas en Argelia de 1880 o quizá de 1930.[4] Los servales presentes en Túnez proceden de reintroducciones hechas con ejemplares subsaharianos.

Biología y ecología[editar]

Un joven serval

El serval es un depredador que se alimenta de pequeños animales, al igual que la mayor parte de los felinos. Sus presas más comunes son roedores y aves de tamaño medio, excepcionalmente algunas especies de antílopes.[5] A su vez, son cazados ocasionalmente por leopardos y con mucha más fecuencia por el hombre, pues su piel se considera muy valiosa a lo largo y ancho de África.

Las hembras paren de 2 a 4 crías por camada, tras un período de gestación de entre 60 y 65 días,[5] que crían en solitario en una madriguera abandonada por otro animal, con frecuencia el cerdo hormiguero.

Los servales jóvenes pueden ser domesticados, pero son difíciles de mantener en cautividad porque no suelen reconocer la jerarquía impuesta por sus dueños; a pesar de ello, cada vez se les ve más como mascotas exóticas en Estados Unidos. En este país se han producido cruces exitosos de servales con caracales, unos felinos ligeramente emparentados, e incluso con gatos domésticos, lo que ha originado una nueva y rara raza de felinos domésticos, los gatos "Savannah".

Caza y dieta[editar]

Cabeza de serval.

El serval es nocturno, por lo que caza sobre todo por la noche, a no ser que sea perturbado por la actividad humana o de la presencia de depredadores nocturnos más grandes. A pesar de que está especializado en roedores, es un depredador oportunista cuya dieta incluye también aves, liebres, damanes, reptiles, insectos, peces y ranas.[6] Más del 90% de las presas del serval pesa menos de 200 g (7 oz ).[7] El serval come muy rápido, a veces demasiado rápido, causando que se atragante y regurgite debido a la obstrucción de la garganta. Normalmente caza y se alimenta de pequeñas presas de las que devora todo. Con presas más grandes evita los órganos e intestinos junto con piel, plumas, picos, patas o pezuñas. El serval utiliza una técnica para desplumar muy eficaz que consiste en lanzar repetidamente las aves capturadas al aire al mismo tiempo que golean su cabeza de lado a lado, eliminando así las plumas.

Como parte de sus adaptaciones para la caza en las sabanas, el serval cuenta con patas largas (el más largo de todos los gatos, en relación con el tamaño del cuerpo) para saltar, que también le ayudan a alcanzar una velocidad máxima de 80 km / h (50 mph), y tiene grandes orejas con un sistema auditivo muy agudo. Sus largas patas y cuello permiten el serval ver a través de los pastos más altos, mientras que sus oídos se utilizan para detectar a sus presas, incluso en madrigueras subterráneas. Su ataque repentino es un "salto" vertical muy preciso, que puede ser una adaptación para la captura de aves.[8] Es capaz de saltar hasta 3,6 m (12 pies) horizontalmente desde una posición estacionaria, aterrizando precisamente en el blanco con suficiente fuerza para aturdir o matar a su presa en el impacto.[9] El serval es un asesino eficiente, dado el porcentaje de captura de presas cuyo promedio es del 50%, frente a una media del 38% para los leopardos y 30% para los leones.

El serval es extremadamente inteligente, y demuestra gran capacidad para la resolución de problemas, por lo que es capaz de hacer travesuras, así como burarse fácilmente de su presa, y eludir a otros depredadores. El serval a menudo juega con su presa capturada durante varios minutos antes de consumirla. En la mayoría de situaciones, defiende ferozmente su alimento contra el intento de robo por otros. Los machos son más agresivos que las hembras.

Reproducción[editar]

Hembra de serval con sus cachorros

La época de apareamiento del serval tiene una duración de hasta cuatro días. Un serval es capaz de dar a luz a varias camadas durante todo el año, pero normalmente lo hace sólo si las camadas anteriores mueren poco después del nacimiento. La gestación dura 66 a 77 días, y generalmente resulta en dos cachorros, naciendo a veces tan sólo uno o hasta cuatro[10] .

Las crías pesan alrededor de 250 g (8,8 oz) al nacer, y son al principio ciegas e impotentes, con una capa de pelo lanoso grisáceo. Abren los ojos a los 9 y 13 días de edad, y comienzan a ingerir alimentos sólidos después de un mes. En unos seis meses, adquieren sus dientes caninos permanentes y comienzan a cazar por sí mismos; salen de su madre a los 12 meses de edad. Pueden alcanzar la madurez sexual entre 12 y 25 meses de edad[11] .

La esperanza de vida es de unos 10 años en la naturaleza, y hasta 20 años en cautiverio.[12] La vida mas larga registrada en un serval africano salvaje es de 23 años de edad. En cautiverio, el promedio de vida es de 22,4 años[13] .

Subespecies[editar]

Se reconocen las siguientes subespecies:[2]

Referencias[editar]

  1. Breitenmoser, C., Henschel, P. & Sogbohossou, E. 2008. Leptailurus serval. IUCN 2010. Lista Roja de Especies Amenazadas IUCN. Version 2010.1. <www.iucnredlist.org>. Consultado el 18 de abril de 2010.
  2. a b c Wilson, Don; Reeder, DeeAnn, eds. (2005). Mammal Species of the World (3ª edición). Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2 vols. (2142 pp.). ISBN 978-0-8018-8221-0. 
  3. Eduardo Seva Román (2010), "IV Encuentro de expertos sobre el paisaje Íbero-Magrebí", Editorial Club Universitario, p. 77
  4. a b c d Aulagnier, S., Haffner, P., Mitchell-Jones, A., Moutou, F. y Zima, J. (2009). Guía de los Mamíferos de Europa, del norte de África, y de Oriente Medio (1ª edición). Barcelona, España: Lynx Edicions. p. 274. ISBN 978-84-96553-52-1. 
  5. a b Hanák, V. y Mazák, V. (1991). Enciclopedia de los Animales, Mamíferos de todo el Mundo. Madrid, España: Susaeta. p. 354. ISBN 84-305-1967-X. 
  6. "Serval". African Wildlife Foundation. Retrieved 2007-03-13.
  7. "Serval Fact Sheet". San Diego Zoo. Retrieved 2013-07-25
  8. Hunter, Luke, Hinde, Gerald (2005). Cats of Africa. New Holland Publishers. pp. 61–62. ISBN 177007063X.
  9. Sunquist, Mel; Sunquist, Fiona (2002). Wild cats of the World. Chicago: University of Chicago Press. pp. 142–151. ISBN 0-226-77999-8.
  10. Sunquist, Mel; Sunquist, Fiona (2002). Wild cats of the World. Chicago: University of Chicago Press. pp. 142–151. ISBN 0-226-77999-8.
  11. Sunquist, Mel; Sunquist, Fiona (2002). Wild cats of the World. Chicago: University of Chicago Press. pp. 142–151. ISBN 0-226-77999-8.
  12. Tonkin, B.A. (1972). "Notes on longevity in three species of felids". International Zoo Yearbook 12: 181–182. doi:10.1111/j.1748-1090.1972.tb02319.x.
  13. Tessa Canniff (author), Karen Francl (editor), Gail McCormick (editor). "Leptailurus serval". University of Michigan Museum of Zoology. - Additional references are given in the section of the web page linked.

Enlaces externos[editar]