Lepra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Leproso»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Lepra
Leprosy thigh demarcated cutaneous lesions.jpg
Lesiones de la lepra en la piel
Clasificación y recursos externos
CIE-10 A30
CIE-9 030
OMIM 246300
DiseasesDB 8478
MedlinePlus 001347
MeSH C01.252.410.040.552.386
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La lepra es una enfermedad infecciosa, de nula transmisibilidad cuando está debidamente tratada, aunque los pacientes que no reciben tratamiento (o cuando éste es inadecuado) sí constituyen una fuente de contagio, debido a la reacción inmune a alguna de las bacterias:[1] [2]

Historia[editar]

La lepra fue históricamente incurable, mutilante y vergonzosa.

Se sabe que afecta a la humanidad desde hace al menos 4000 años, cuando en 2009, en una excavación arqueológica llamada Balathal (Rayastán, al noroeste de India), se encontraron en lo que había sido un asentamiento (chozas de piedra y ladrillos de barro, y donde cultivaban la cebada) los restos óseos de un varón adulto de unos 30 años de edad con muestras de haber padecido esta enfermedad y no haber recibido ningún tipo de tratamiento para curarla. Dichos restos estaban enterrados en ceniza de estiércol de vaca dentro de un recinto de piedra de paredes gruesas en los límites de dicho asentamiento. La datación por radiocarbono indicó que el esqueleto fue enterrado entre el 2500 y el 2000 a. C..[4]

La anterior evidencia más antigua de la lepra era un esqueleto egipcio del siglo II a. C.[4]

Referencias literarias[editar]

2000 a. C., India[editar]

La primera mención a la lepra ―así como su cura ritual mediante plegarias― aparece con el nombre de kilasa (‘mancha blanca en la piel’) en el texto hinduista Átharva-veda (1, 23), de fines del II milenio a. C..[5] [6]

1512 a. C., Israel[editar]

Hacia el siglo xv a. C., en el Levítico (libro del Antiguo Testamento) se menciona que los kohen (sacerdotes del Templo de Jerusalén) estaban obligados a saber reconocer a un metzora, es decir, un varón atacado de una enfermedad llamada tzara’at. No podría saberse si se trata de la misma enfermedad: ese término, en efecto, se utilizó para numerosas patologías de la piel de orígenes y de gravedad muy variables.

Yaweh les dijo a Moisés y a Aarón:
34 Cuando hayas entrado en la tierra de Canaán, la cual yo te doy en posesión, y pusiera yo plaga de lepra en alguna casa de la tierra de tu posesión,
35 Vendrá aquel cuya casa fuera suya, y dará aviso al sacerdote, diciendo: «En mi casa ha aparecido algo como plaga».
36 Entonces mandará el sacerdote, y despejarán la casa antes qulole el sacerdote entre a mirar la plaga, para que no se contamine todo lo que estuviera en la casa. Y después el sacerdote entrará a reconocer la casa.

Levítico 14, 34[7]

Yaweh les dijo a Moisés y a Aarón:
44 Leproso: es inmundo. Y el sacerdote lo declarará luego «inmundo»: en su cabeza tiene llaga.
45Y el leproso en quien hubiera llaga llevará vestidos rasgados y la cabeza descubierta, y embozado deberá pregonar: «¡Soy inmundo! ¡Soy inmundo!».

Levítico 13, 45[8]

300 a. C., India[editar]

Otra mención a la lepra aparece en el tratado médico Súsruta-samjita (Benarés, siglo III d. C.).[9]


22. Se debe considerar curable un caso de lepra que aparezca en una persona prudente y discreta, y que se limite sólo a su suero (tuaka), carne y sangre. En los casos donde la enfermedad ha invadido la grasa, el único remedio es un tratamiento meramente paliativo. En el caso de que el veneno haya penetrado en alguno de los órganos restantes, el leproso debe ser abandonado como incurable.
23-24. Los sabios sostienen que a veces un hombre es maldecido con esta enfermedad ―mediante la retribución divina― por haber matado a un sacerdote (brahmán), a una mujer o a un familiar, así como por haber realizado actos de impiedad. La lepra volverá a atacar en su siguiente nacimiento a un hombre en caso de que haya muerto de lepra. La lepra no curada es la enfermedad más dolorosa y problemática.
25. Un leproso eliminará esta enfermedad si observa una dieta adecuada, una conducta intachable, si practica toda clase de penitencias expiatorias (como dar dinero a los sacerdotes brahmanes) y si recurre a los medicamentos adecuados. Él obtendrá un estatus elevado después de la muerte.
26. La lepra es una enfermedad muy contagiosa. El contagio se produce seguramente por tener relaciones sexuales con un leproso, por el contacto con el aliento de un leproso, por el contacto físico, por comer o beber del mismo recipiente donde comió o bebió un leproso, por dormir en una cama donde durmió un leproso, por usar una ropa que fue usada por un leproso, por ponerse un ungüento que fue tocado por un leproso, por ponerse una guirnalda de flores que previamente estuvo en contacto con un leproso. Así se contagian todas las enfermedades relacionadas con la influencia de planetas malignos o debido a los pecados cometidos, como la lepra, la fiebre, la tuberculosis y la oftalmia.

Súsruta-samjita, capítulo «Nidana-sthanam», 5, 22-26[10]

Sin embargo, todavía en 1998, La enciclopedia Cambridge de paleopatología humana afirmaba: «El Sushruta-samhita de la India describe muy bien la condición patológica, e incluso ofrece sugerencias terapéuticas».[11]

Siglo XX[editar]

La lepra siguió siendo estigmatizante durante siglos.

Todavía en 1909, en España se decretó ―por demanda de la Sociedad de Patologías Exóticas― «la exclusión sistemática de los leprosos» y su "reagrupamiento" en leproserías como medida esencial de profilaxis.

El estigma social que se asoció con las formas avanzadas de lepra continúa en muchas regiones, y sigue siendo el mayor obstáculo para los tratamientos precoces.

En 1995, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimaba que entre dos y tres millones de personas en todo el mundo estaban en situación de discapacidad permanente por lepra.[12]

Aunque las forzadas cuarentenas o segregación de pacientes, constituyen medidas innecesarias y no éticas, aún se mantienen leprosarios en los siguientes países:

Actualmente se sabe fehacientemente que muchas de las personas que fueron segregadas en esas comunidades, como presuntos leprosos, en realidad padecían sífilis[22] (que sí es altamente contagiosa).

La última leprosería de Europa Occidental es el Sanatorio de Fontilles, que se encuentra en Vall de Laguar (provincia de Alicante, España).

Patogenia e inmunidad[editar]

La semiología de la lepra es en función de la reacción inmune del paciente,[23] a alguna de las bacterias que producen citoquinas (que inducen y median la activación macrofágica y fagocitosis). Pudiendo tomar dos formas:

  • tuberculoide: produce grandes manchas hiperestésicas y más tarde anestésicas. Son pacientes con una fuerte reacción celular pero baja humoral (baja titulación de anticuerpos): presentan por lo tanto reacción positiva a la lepromina. Los tejidos infectados típicamente tienen muchos linfocitos y granulomas, pero relativamente pocas bacterias.[24]
  • lepromatosa: origina grandes nódulos en la piel o lepromas. La progresión de las lesiones causa grandes deformaciones.[25] En la lepra lepromatosa aparecen numerosas máculas eritematosas, pápulas o nódulos.[26] [27] Existe extensa destrucción de tejidos, como por ejemplo cartílago nasal y orejas, apareciendo en fases avanzadas la típica "facies leonina", caracterizada por múltiples nódulos o lepromas diseminados en la cara y pabellones auriculares, pómulos pronunciados debido a la infiltración reactiva inmunológica y caída de la cola de las cejas. También hay afectación difusa de los nervios periféricos con pérdidas sensoriales.

Su difusión es más frecuente en los países tropicales a templados.

Contagio[editar]

Se produce, entre un enfermo con posibilidad de transmitir la enfermedad (ya que no todos los que padecen lepra eliminan bacilos fuera de su organismo, posibilidad que se elimina al administrar medicación) y una persona sana susceptible (debido a una predisposición genética, ya que la mayoría de las personas posee resistencia natural al Mycobacterium leprae[28] ).

Es decir, que debe conjugarse un enfermo que actúe como agente infeccioso y otra persona sana con una predisposición especial, durante un período de varios años, para que suceda el contagio.[29]

Epidemiología[editar]

Distribución de la lepra (2003).

Se estima que entre dos a tres millones de personas están permanentemente discapacitadas debido a la lepra.[12] India es el país con mayor número de casos, Brasil ocupa el segundo lugar, y Birmania el tercero.

Aunque el número de casos continua disminuyendo, hay bolsones de alta prevalencia en ciertas áreas tales como Brasil, Sudeste Asiático (India, Nepal), partes de África (Tanzania, Madagascar, Mozambique) y el oeste del Pacífico.

En Estados Unidos se cree que no se registran todos los casos (ausencia de denuncias) y puede ignorarse un aumento de casos; allí se articula con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC).[30]

Genética[editar]

Se han asociado algunos genes con susceptibilidad a la lepra:

Nombre Locus OMIM Gen
LPRS1 10p13 609888
LPRS2 6q25 607572 PARK2, PACRG
LPRS3 4q32 246300 TLR2
LPRS4 6p21.3 610988 LTA

Tratamiento[editar]

Históricamente, ignórandose las causas que provocan la enfermedad, se recurría a diversos rituales y oraciones religiosas (Ver sección "Referencias literarias").

Aceite de ginocandia[editar]

A principios del siglo XX se utilizó aceite de ginocandia (extraido de semillas del Chaulmoogra) en inyección de ésteres etílicos.

En 1908, la empresa farmacéutica Bayer difundió el preparado antileprol.

En 1923 todavía se encontraban alabanzas al aceite de ginocandia en la publicación "Estudio crítico de los modernos tratamientos de la lepra" publicado por Abal (médico residente de Fontilles) y por Guillén (director médico de este leprocomio), en una comunicación al Segundo Congreso de Ciencias Médicas de Sevilla, que la consideraba la mejor medicación «hasta que se obtenga el cultivo del bacilo».

Los primeros tratamientos eficaces aparecieron a fines de 1930 con la introducción de la sulfona dapsona y derivados. Sin embargo, aparecieron cepas del bacilo de la lepra resistentes a la dapsona.

Es en los años ochenta cuando se produjo un gran avance para conseguir la curación de la enfermedad por medio de tratamiento con administración de varios fármacos de forma simultánea (MDT).[31]

Actualmente[editar]

Se administra por vía oral Dapsona (DDS) 50 a 100 mg/día, y simultáneamente rifampicina 10 mg/kg por día para reducir la posibilidad de resistencia a DDS. Si hay fiebre, granulocitopenia o ictericia, se interrumpe la DDS y se administra clofazimina 1 a 4 mg/kg por vía oral[cita requerida].

Según las recomendaciones médicas actuales, el tratamiento de la enfermedad debe prolongarse entre seis meses y dos años, según las formas, y se basa en la administración de sulfonas junto a los otros fármacos ya mencionados (rifampicina y clofazimina).[32]

En 1987, el médico e investigador venezolano Jacinto Convit fue distinguido con el Premio Príncipe de Asturias por descubrir la cura para esta enfermedad.[33]

Prevención[editar]

La prevención consiste en evitar el contacto físico cercano y prolongado con personas enfermas, y que no hayan sido sometidas a tratamiento.

Los enfermos dejan de ser agentes infecciosos tras un tratamiento con medicamentos a largo plazo.

Referencias[editar]

  1. Sasaki S, Takeshita F, Okuda K, Ishii N (2001). «Mycobacterium lepra and leprosy: a compendium». Microbiol Immunol 45 (11):  pp. 729–36. PMID 11791665. http://www.jstage.jst.go.jp/article/mandi/45/11/729/_pdf. 
  2. «New leprosy bacterium: scientists xxxx use genetic fingerprint to nail “killing organism”», artículo en inglés en el sitio web Science Daily de noviembre de 2008.
  3. «Identificada una segunda bacteria causante de lepra» artículo en el sitio web Europa Press, publicado el 25 de noviembre de 2008.]
  4. a b «Skeleton pushes back leprosy’s origins» ("Un esqueleto aleja los orígenes de la lepra"), artículo en inglés de Constance Holden en la revista Science Now (527): 1; Fecha: 27 de mayo de 2009; consultado el 10 de junio de 2012
  5. Según The Oxford illustrated companion to medicine, citado en Lock, pág. 420. Descrito en la Encyclopedia Britannica, 2008
  6. «Leprosy», artículo en inglés en el sitio web de la Organizacion Mundial de la Salud. WHO. Consultado el 22 de agosto de 2007. «The first known written mention of leprosy is dated 600 BC» ("La primera mención conocida acerca de la lepra data del 600 a. C.")
  7. Levítico 14, 34.
  8. Levítico 13, 45
  9. Kearns & Nash. 2008.
  10. capítulo «Nidana-sthanam», 5, 22-26, del Súsruta-samjita.
  11. A. C. Aufderheide, C. Rodríguez-Martín, y O. Langsjoen: The Cambridge encyclopedia of human paleopathology. Cambridge University Press, 1998. ISBN 0-521-55203-6. Pág. 148.
  12. a b WHO (1995). «Discapacitaciones por lepra: magnitud del problema». Weekly Epidemiological Record 70 (38):  pp. 269–75. PMID 7577430. 
  13. [1], Breve vídeo con entrevistas a enfermos de lepra y residentes del Hospital Dr. Baldomero Sommer
  14. «Ignorance breeds leper colonies in China» (‘la ignorancia genera leprosarios en China’), artículo en el sitio web Independent News & Media, del 13 de septiembre de 2006.
  15. Asociación Fontilles
  16. «Fontilles (España): la última leprosería en Europa» artículo en el diario ABC (de Madrid) del 30 de enero de 2011.
  17. a b «The hidden suffering of India’s lepers» ("El sufrimiento oculto de los leprosos en India"), artículo en el sitio web BBC News del 31 de marzo de 2007
  18. Japón eliminó sus Leprosy Prevention Laws (leyes de prevención de la lepra) en 1996, pero hay pacientes todavía residiendo en leprosarios.
    Ver «Koizumi apologises for leper colonies» (‘Koizumi pide perdón por leprosarios’), artículo en el sitio web BBC News del 25 de mayo de 2001; y
    «Ex-Hansen’s disease patients still struggling with prejudice» (los expacientes de la enfermedad de Hansen siguen luchando contra los prejuicios), artículo en el diario Japan Times, del 7 de junio de 2007.
  19. Europe's last leper colony lives on. BBC News. 6 de noviembre de 2001.
  20. «“Making peace with Vietnam” to be screened at Beijing Film Festival», artículo en el sitio web vietnamita Vovnews, del 2 de agosto de 2009.
  21. Hay en el mundo muchas leproserias para la hospitalización y el tratamiento de pacientes afectados por la lepra. Según datos del último Anuario Estadístico de la Iglesia Católica, grupos relacionados con la misma sostienen financieramente y dirigen el funcionamiento de 547 de ellas. A continuación se detalla la repartición por continentes: África y América 56, Asia y Europa 5, Oceania 3. Las naciones con el mayor número de leproserías son: en África: República Democrática del Congo (32), Madagascar (29), República Sudafricana (23); en América del Norte: Estados Unidos (1); en América Central: Méjico (8); en América Central-Antillas: República Dominicana (3); en Suramérica: Brasil (17), Perú (6), Ecuador y Colombia (4); en Asia: India (220), Corea (15); en Oceania: Papua Nueva Guinea (3). (Agencia Fides, Fides News, 26 de enero de 2013 12.23).
  22. «Syphilis through history» artículo en inglés en la Encyclopædia Britannica
  23. G S Kulkarni (2008). Textbook of Orthopedics and Trauma (2 edición). Jaypee Brothers Publishers. p. 779. ISBN 9788184482423. 
  24. «Leprosy: Overview - eMedicine Infectious Diseases». Consultado el 9 de marzo de 2009.
  25. «Lifting the stigma of leprosy: a new vaccine offers hope against an ancient disease». Time 119 (19):  pp. 87. May 1982. PMID 10255067. http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,925377,00.html. 
  26. Modlin RL (junio 1994). «Th1-Th2 paradigm: insights from leprosy». J. Invest. Dermatol. 102 (6):  pp. 828–32. doi:10.1111/1523-1747.ep12381958. PMID 8006444. 
  27. «The disease leprosy is caused by infection with Mycobacterium leprae». Consultado el 3 de marzo de 2009.
  28. «WHO Communicable Diseases Department, Leprosy FAQ». World Health Organization (25 de mayo de 2006). Consultado el 31 de mayo de 2009.
  29. «Web oficial de la Sociedad Argentina de Dermatología».
  30. Levis W (20 de mayo de 2007). «Leprosy rising». CNN. http://transcripts.cnn.com/TRANSCRIPTS/0705/20/ldtw.01.html. 
  31. Kenneth J. Ryan, C. George Ray, editores (2004). Ryan KJ, Ray CG, ed. Sherris Medical Microbiology (4th edición). McGraw Hill. pp. 451–3. ISBN 0838585299. OCLC 52358530 61405904. 
  32. Francisco Javier López Antuñano: [http://www.scielosp.org/pdf/spm/v40n1/Y0400110.pdf «Diagnóstico y tratamiento de la lepra». En Salud Pública de México, vol. 40, n.º 1, enero-febrero de 1998. Consultado el 1 de septiembre de 2010.
  33. Jacinto Convit, premio Príncipe de Asturias 1987

Enlaces externos[editar]