Leonid Nikolaev

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Leonid Nikoláev (1904, 29 de diciembre de 1934), joven miembro del Partido Comunista Soviético, fue el asesino de Serguéi Kírov el 1 de diciembre de 1934.

Joven problemático[editar]

Desde joven Nikoláev fue problemático, era físicamente débil, enfermizo, de corta estatura y muy delgado. En su vida adulta mostraba claramente las consecuencias de una malnutrición infantil severa. Tenía dificultades para mantener un puesto y ya había sido sancionado por el partido por no aceptar los trabajos que le eran asignados si éstos no eran de su agrado.

A medida que sus dificultades iban en aumento, Nikoláev se obsesionaba más y más con la idea de "dar un golpe" que cambiara su fortuna. Hacia fines de 1934, fue arrestado por la NKVD por vagancia cerca del palacio Smolny, sede del gobierno de Leningrado, aunque fue liberado poco después con autorización de mantener su arma habitual consigo, un revólver.

El gran golpe[editar]

Al atardecer del 1 de diciembre de 1934, Nikoláev regresó al palacio Smolny, y logró llegar al tercer piso, donde disparó a Serguéi Kírov, el popular jefe del Partido Comunista de Leningrado, dándole muerte. Nikoláev fue arrestado en el momento.

Tras el asesinato y su arresto, Nikoláev sufrió un colapso total, siendo incapaz incluso de reconocer al propio Stalin que acudió a interrogarlo en persona. Debido a su débil estado emocional, se decidió no someterlo a un juicio público y fue juzgado en secreto el 29 de diciembre, declarado culpable y sentenciado a muerte. La ejecución se llevó a cabo esa misma noche con el acostumbrado tiro en la nuca.

Motivaciones[editar]

Ha habido muchas especulaciones respecto a las motivaciones de Nikoláev para asesinar a Kírov, desde un asunto de mujeres (Kírov se habría involucrado con la esposa de Nikoláev) hasta la implicación directa de Stalin y de sus agentes para utilizarlo como un medio para deshacerse de un rival peligroso políticamente. Si bien Stalin fue el gran beneficiado con la muerte de Kírov, su implicación en el asesinato no ha podido ser demostrada hasta ahora.

Los familiares de Nikoláev, y algunos otros cercanos a él, también fueron posteriormente perseguidos y encarcelados.