Leo Kirch

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Leo Kirch (21 de octubre de 1926 en Volkach, Baviera - 14 de julio de 2011 en Múnich, Baviera) fue un empresario alemán relacionado con medios de comunicación.

En 1955 comenzó su carrera como distribuidor de cine internacional, y en las siguientes décadas generó una fortuna a través de su conglomerado mediático Kirch-Gruppe, que gestionaba derechos de cine, series, canales de televisión en abierto y plataformas de pago de televisión por satélite. Dicho grupo existió hasta 2002, año en que declaró su bancarrota.

Biografía[editar]

Leo Kirch nació en Volkach, en el seno de una familia vitivinícola que al poco tiempo se mudó a Wurzburgo, donde pasó su infancia. Durante la Segunda Guerra Mundial, Kirch fue destinado al batallón antiaéreo alemán, y se vio involucrado en la defensa de varias ciudades de Baviera que estaban siendo bombardeadas por las fuerzas Aliadas. Cuando el conflicto terminó, Kirch completó sus estudios secundarios e ingresó en la Universidad de Múnich, donde se graduó en administración y dirección de empresas en 1952. En su paso por la facultad, comenzó a interesarse por los medios de comunicación.

Kirch comenzó a generar su fortuna como distribuidor de cine internacional. Con la ayuda de familiares, en 1956 adquirió los derechos de su primera película, La strada de Federico Fellini, y con los beneficios creó una empresa distribuidora para salas de cine y televisiones, que terminó convirtiéndose en KirchMedia.[1] Cuando se creó la televisión pública ZDF en 1963, Kirch se convirtió en uno de sus principales proveedores de contenidos, y mantuvo la relación comercial durante varios años gracias a sus contactos con los grandes estudios de cine norteamericanos.[2] La situación se mantuvo hasta 1984, cuando Kirch puso en marcha su propio canal de televisión privado por satélite, Sat.1.[1]

A mediados de los años 1980, Kirch probó suerte en otros medios de comunicación. Tras la muerte de Axel Springer, se hizo en 1985 con el 10% de las acciones del tabloide Bild.[2] A su vez, consolidó la televisión privada Sat.1 y ayudó a su hijo Thomas Kirch en el lanzamiento de otro canal privado, ProSieben. El 28 de febrero de 1991 puso en marcha junto a Bertelsmann y Canal+ el servicio de televisión de pago Premiere, y tras salir del grupo creó en 1996 su propia plataforma DF1.

Debido a que la televisión comercial en Alemania se basaba en la televisión por satélite en señal abierta, el modelo de pago no atrajo en principio a los espectadores. Por ello, el grupo Kirch se hizo con los derechos de competiciones de fútbol y otros eventos deportivos por un coste muy superior al fijado por el mercado.[3] En 1996 pagó 1.900 millones de euros por la retransmisión de la Copa Mundial de 2002 y 2006, una cifra muy alta comparada con los 138 millones que se pagaron por el Mundial de 1998.[3] Además, desembolsó 1.600 millones por la Fórmula 1 y 1.540 millones por los derechos exclusivos de la Bundesliga durante cuatro temporadas.[3] Ante los primeros indicios que advertían de una posible quiebra del grupo, DF1 se fusionó con Premiere en 1999 para formar el operador Premiere World, y apoyó en 2000 la unión de las televisiones en abierto ProSieben y Sat.1 para crear un conglomerado, ProSiebenSat.1 Media.

Sin embargo, la cifra de abonados a Premiere fue menor de lo esperado, y el grupo de Kirch entró en números rojos. Las costosas contrataciones generaron una deuda de 6.500 millones de euros, que provocó finalmente la quiebra de KirchMedia el 8 de abril de 2002, y la venta de todos sus activos. Al mes siguiente, Leo Kirch reclamó 3.500 millones de euros a Deutsche Bank por creer que el entonces director de la entidad Rolf Breuer forzó su quiebra, al dudar públicamente sobre la solvencia del grupo.[4] Dicha demanda fue desestimada en 2008.[4] Por otra parte, Kirch se vio implicado en un escándalo de financiación irregular del partido político Unión Demócrata Cristiana, durante el mandato de Helmut Kohl.[5] Tras la quiebra de KirchMedia, Leo Kirch desapareció de la escena pública.

En el plano personal, Leo Kirch estuvo casado desde 1956 hasta su muerte con Ruth Kirch, y tuvo un hijo, Thomas Kirch, también relacionado con medios de comunicación. De carácter introvertido, no se había dejado ver en sitios públicos y existen pocas fotografías con su rostro. El empresario padeció en sus últimos meses de diabetes, que le provocó una ceguera parcial y la amputación de su pie izquierdo.[6] Falleció el 14 de julio de 2011 en Múnich, a los 84 años.[7]

Referencias[editar]

  1. a b Medios Independientes (ed.). «De vendedor de enlatados a magnate de los medios». Consultado el 15 de diciembre de 2010. 
  2. a b Sassoon, Donald. «Cultura: el patrimonio común de los europeos». Consultado el 15 de diciembre de 2010. 
  3. a b c El País, ed. (14 de abril de 2002). «Fútbol y televisión, matrimonio en crisis». Consultado el 15 de diciembre de 2010. 
  4. a b El Mundo, ed. (25 de noviembre de 2008). «Desestiman la demanda del magnate Leo Kirch a Deutsche Bank». Consultado el 15 de diciembre de 2010. 
  5. Labio, Aurora. Universidad de Navarra, ed. «Panorama mediático en Alemania. De la desaparición de Kirch al caso Springer-ProSiebenSAT.1». Consultado el 15 de diciembre de 2010. 
  6. Bild (ed.). «Fuß-Amputation in der Uni-Klinik» (en alemán). Consultado el 15 de diciembre de 2010. 
  7. El Mundo, ed. (14 de julio de 2011). «Muere Leo Kirch, el gran magnate de los medios alemanes». Consultado el 14 de julio de 2011.