Lenguas fino-bálticas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Lenguas fino-bálticas
Distribución geográfica Alrededores del Mar Báltico
Países Bandera de Estonia Estonia
Bandera de Letonia Letonia
Bandera de Finlandia Finlandia
Bandera de Suecia Suecia
Bandera de Noruega Noruega
Bandera de Rusia Rusia
Hablantes 7 millones
Filiación genética Urálico

  Lenguas finougrias
   Lenguas fino-pérmicas
    Lenguas fino-volgaicas

     L. Balto-fínicas
Subdivisiones idioma estonio
idioma finés
idioma ingrio
idioma karelio
idioma livonio
idioma vepsio
idioma vótico
ISO 639-2 __

Lenguas fino-bálticas.png

Véase también
Idioma - Familias - Clasificación de lenguas
[editar datos en Wikidata ]

Las lenguas fino-bálticas o balto-fínicas que se hablan en torno al Mar Báltico por unos 7 millones de personas, pertenecen a una rama de la familia de las lenguas urálicas.

Los principales representantes modernos de las lenguas fino-bálticas son el finés y el estonio, las lenguas oficiales de sus respectivos estados. Las otras lenguas en la región del Mar Báltico son el ingrio, el carelio, el livonio, el ludic, el vepsio, y el vótico, que se habla alrededor del Golfo de Finlandia y los lagos Onega y Ladoga. El võro y el seto (descendientes modernos del histórico estonio del sur) se hablan en el sureste de Estonia y Livonia.

Las lenguas más pequeñas están desapareciendo. En el siglo XX, tanto el livonio como el votic tenían menos de 100 hablantes. Otros grupos de los que hay registros desaparecieron hace mucho tiempo.

El meänkieli (en el norte de Suecia) y el kven (en el norte de Noruega) son dialectos finlandeses, y los países escandinavos Suecia y Noruega les han dado un estatus legal como lenguas independientes. Estos dos dialectos son mutuamente inteligibles con el finés.

Características generales[editar]

No hay género gramatical en las lenguas fino-bálticas, tampoco artículos, ni formas definidas o indefinidas.

La morfofonología (la forma en que la función gramatical de un morfema afecta a su construcción) es compleja. Uno de los procesos más importantes es la característica alteración consonántica. Dos tipos de alteraciones se producen: la alteración del radical y del sufijo, que afectan a las oclusivas /k/, /t/ y /p/. Se trata de un proceso de lenición, donde se cambia la consonante por una forma más "débil" en algunos (pero no todos) casos oblicuos. Para las consonantes simples, el proceso se complica enormemente y los resultados varían según las zonas. La armonía vocálica (perdida en el estonio) también es un proceso importante.

Una característica especial de estas lenguas es el gran número de diptongos. Hay 16 diptongos en el finés y 25 en el estonio.

Comparación léxica[editar]

Los numerales en diferentes vareidades lingüísticas balto-fínicas son:[1]

GLOSA Balto-fínico septentrional Balto-fínico meridional PROTO-
BF
Finés Ingrio Karelio Livvi Veps Estonio Livonio Vótico
'1' ʔyksi
yksi
yks yksʲi yksi yksʲ yks ikʃ yksi *yksi
'2' ˈkɑksi
kaksi
kaks kakʃi kaksi kaksʲ kaks kakʃ kahsi *kaksi
'3' ˈkɔlme
kolme
kold̥ kolme kolme kuːme kolm kŭol.m këɬmëd *kolme
'4' ˈneljæ
neljä
neljæ nʲeljːæ nelːi nʲeliʲː neli neːlʲa nelːæ *nʲelja
'5' ˈviːsi
viisi
viːz̥ viːzʲi viːzi vʲiʒ viːs viːʃ viːsi *viisi
'6' ˈkuːsi
kuusi
kuːz̥ kuːʒi kuːzi kuzʲ kuːs kuːʃ kuːsi *kuuzi
'7' ˈseiʦeˌmæn
seitsemän
seiʦemæn ʃeitʲːʃʲimen seiʦːie sʲiːʧeme seitse seis seitseː *seiʦemæn
'8' ˈkɑhdekˌsɑn
kahdeksan
kaheksan kahekʃan kaheksa kahesa kahe.ksa kɔːʔdəks kahësaː *kah-(dekʃan)
'9' ˈʔyhdekˌsæn
yhdeksän
yheksæn yhekʃæn yheksä yhesa yhe.ksa iːʔdəks yhesæː *yh-(dekʃan)
'10' ˈkymːeˌnen
kymmenen
kymːenæn kymːenen kymːene kʲymne kymːe kimː ʧymːeː *kymmenæn

El morfema *dekʃan se considera un préstamo del proto-indoeuropeo *deḱm 'diez', ya que la palabra proto-urálica para 'diez' tenía una forma diferente.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Denis Sinor: The Uralic Languages: Description, History and Foreign Influences, ISBN 90-04-07741-3.
  • Johanna Laakso: "The Finnic languages", en The Circum-Baltic languages: typology and contact, p. 180.