Lenguas de Sudamérica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Las principales familias de América del Sur (exceptuando el quechua, aimara y mapudungun).
Lenguas aisladas (negro), casi-aisladas (gris oscuro) y de clasificación dudosa (gris claro) de América del Sur.

Las lenguas autóctonas de Sudamérica son las lenguas cuyo origen se remonta a los primeros seres humanos que poblaron América del Sur. Este subscontienente es uno de los de mayor diversidad lingüística aunque en la actualidad el número de hablantes de lenguas indígenas ha disminuido mucho y en el futuro América del Sur parece que será una de las regiones lingüísticamente menos diversas del planeta. Se conocen unas 600 lenguas autóctonas para América del Sur, Centroamérica y las Antillas (ver Listado de lenguas indígenas de América del Sur), aunque la cifra real de lengua existentes podría haber sido substancialmente mayor.

Historia[editar]

Las lenguas autóctonas de Sudamérica, Centroamérica y las Antillas cubrían totalmente el subcontinente y las Antillas a principios del siglo XVI. Las estimaciones de población total son muy imprecisas pero todas varían entre 10 millones y 20 millones de habitantes. A principios de 1980 había unos 16 millones de hablantes de lenguas autóctonas, tres cuartas partes de los mismos vivía en los Andes centrales.

La lista de tribus y grupos étnicos está alrededor de 1500 y algunos autores han sugerido que podrían ser 2000. La mayor parte de estos nombres se refieren a nombres de grupos de los que no se puede asegurar que poseían una lengua diferente de sus vecinos, por lo que esas cifras seguramente sean una cota superior para el número de lenguas conocido. Para muchos de los grupos históricos conocidos no se tienen en absoluto registro de su lengua y muchos de ellos están extintos en la actualidad. Solamente de unas entre 550 y 600 lenguas se tiene algún tipo de registro, estando unas 180 totalmente extintas en la actualidad. En muchos casos lo fragmentario de los registros no permiten distinguir entre lengua y dialecto.

Relaciones con Norteamérica y Mesoamérica[editar]

Puesto que los indígenas de América del Sur proceden de América del norte, el problema del origen implica buscar parentescos genéticos y lingüísticos con los grupos indígenas de América del norte y Mesoamérica. Actualmente la única familia lingüística de América del Sur que muestra parentesco con lenguas situadas fuera de esa región son las lenguas chibchas para las se ha aportado cierta evidencia de que están emparentadas con las lenguas misumalpas y lenguas lencas, de Centroamérica. En los años 1970 se propuso que las lenguas uru-chipaya de Bolivia estaban relacionadas con las lenguas mayas de Mesoamérica, si bien esta propuesta tuvo cierta aceptación Campbell argumentó muy contundentemente contra ella y en la actualidad es poco aceptada.

Estudio de las lenguas sudamericanas[editar]

La primera gramática de una lengua sudamericana fue una gramática del quechua clásico que se publicó en 1560. Los misioneros del siglos XVII y primera mitad del XVIII llevaron a cabo una intensa actividad de recopilación de datos, redacción de gramáticas, diccionarios y catecismos con el fin de evangelizar y someter a las poblaciones indígenas. También aparece una buena cantidad de registros lingüísticos en crónicas e informes oficiales. Gran parte de la información de este período fue resumida por Lorenzo Hervás y Panduro en su obra Idea dell'universo (1778-87) y en la obra de Christoph Adelung y Johan Severin Vater Mithridates (1806-17). Posteriormente la mayor parte de la información recogida de primera mano fue recopilada por etnógrafos en la primera mitad del siglo XX. A pesar de la magnitud y del carácter fundamental de los trabajos de este período, su calidad técnica está por debajo del llevado a cabo en otras partes del mundo. Razón por la cual Sudamérica, junto con Nueva Guinea, fue una de las partes peor conocidas desde el punto de vista lingüístico.

Desde los años 1940 el número de trabajos sobre lenguas de Sudamérica creció de manera importante, y fue llevado a cabo fundamentalemnte por lingüistas y misioneros bien formados en lingüística. Sin embargo, aún existen muchas lagunas importantes que afectan al nivel descriptivo y pocas lenguas han sido ampliamente descritas. Eso ha perjudicado el trabajo comparativo, histórico y tipológico de las lenguas de América del Sur. El trabajo descriptico ha tenido problema debido a la escasez de lingüistas y la rápida extinción de muchas lenguas, frecuentemente situadas en áreas remotas y difícilmente accesibles que requieren un estudio urgente antes de que desparezcan completamente. Estas lenguas presentan interés científico ya que su vocabulario refleja la cultura tradicional, y contiene datos importantes sobre la fauna, la flora y la historia local de regiones poco conocidas. Además, en algunos países los indígenas tienen derecho a la educación bilingüe y para que esa educación tenga éxito es importante contar con buenos materiales descriptivos de las lenguas indígenas.

Origen de algunas familias lingüísticas[editar]

Para algunos de las principales familias lingüísticas de América del sur se han propuesto centros iniciales a partir de los que se difundieron así por ejemplo parece bastante claro que las lenguas tupí se expandieron desde Rondônia, que es la zona de mayor diversificación, de hecho la práctica totalidad de las lenguas tupí de fuera de Rondônia pertenecen a sólo una rama de las nueve ramas que forman la familia tupí. Este principio de que el área originaria de una familia lingüística suele ser también la de mayor diversificación, ha sido cuestionado por algunos autores, aunque es uno de los principales instrumentos para proponer un área de expansión originaria para la mayoría de familias lingüísticas.

Recientemente se ha demostrado la relación filogenética entre las lenguas chibchas, las lenguas lencas y las lenguas misumalpa, lo cual sugiere que estas lenguas se originaron en una región cercana al sur del área mesoamericana y por tanto las lenguas chibchas se habrán expandido desde el norte hacia Panamá y noreste de Colombia. Igualmente se conjetura que las lenguas caribes se habrían expandido de oeste a este y de ahí algunos grupos se desplazaron hacia la Amazonia oriental y otros hacia las islas del Caribe por donde se estaban expandiendo en el siglo XV a la llegada de los europeos a América.

Clasificación[editar]

Aunque algunas de las clasificaciones se basan en criterios geográficos, etnográficos o culturales estos métodos no son válidos desde el punto de vista lingüístico, por más que en ocasiones haya correlación entre ellos y el genuino parentesco filogenético. La correlación anterior se mantiene sólo en ramas o subgrupos, pero en dentro de las familias lingüísticas más extensas y diversificadas la correlación entre similaridad cultural y parentesco lingüístico se reduce notablemente, llegando a ser azarosa y arbitraria. Aunque familias como las lenguas caribles o las lenguas tupí están formadas por pueblos con culturas típicas de la selva tropical, existen pueblos que hablan lenguas tupí como los guayakís y los sirionó que tienen culturas muy diferentes de las de la selva tropical. E igualmente los pueblos de un área cultural homogénea como las laderas orientales de los Andes, de hecho pertenecen a familias lingüísticas no relacionadas. E igualmente las lenguas aisladas o familias menos diversificadas tienden a concentrarse en áreas marginales, el quechua que es una familia de unas pocas lenguas no muy diversa, ocupa un lugar muy destacado tanto desde el punto de vista histórico como demográfico.

Problemas en la clasificación[editar]

La mayor parte de la clasificación propiamente lingüística de las lenguas de América del Sur se ha hecho sobre la base de listas de vocabulario y algunos rasgos gramaticales. Ese procedimiento si bien lleva al reconocimiento claro de los grupos genéticos de último nivel no permite distinguir bien las coincidencias y los préstamos léxicos de las palabras retenidas de la protolengua común. También la glotocronología, que es más criticable para encontrar relaciones de niveles más altos, se ha usado extensivamente. Sólo muy recientemente se ha aplicado el método comparativo de forma cuidadosa y paciente para encontrar relaciones entre los subgrupos filogenéticos identificables a partir de una simple lista de vocabulario. Por esa razón, las clasificaciones filogenéticas de las lenguas de América distan mucho de ser definitivas, y las mejores de ellas en el mejor de los casos son sólo una aproximación a los parentescos reales. Por esa razón muchas familias propuestas como Lenguas macroarahuacanas o las Hipótesis chibchano-paezana son cuestionables porque existe la evidencia en su favor es esporádica, discutible y poco sólida.

El número de lenguas muertas con registros escasos es también muy alto entre las lenguas de América del sur, esas lenguas frecuentemente se etiquetan como lenguas no clasificadas, cuando en realidad son inclasificables ya que el material registrado depende de interpretaciones filológicas no verificables y datos demasiado escasos para que nunca se pueda establecer un parentesco de manera inequívoca, como sucede con las lenguas vivas para las que se pueden recabar datos en número suficiente, para decidir si están emparentadas con otras lenguas o se trata de geunitas lenguas aisladas.

Otra dificultad importante es la multiplicidad de nombres usados para las lenguas sudamericanas. Muchas veces los nombres reflejan convenciones ortográficas de diferentes lenguas europeas (español, portugués, inglés) o simplemente el capricho de cada autor a la hora de referirse a una lengua de entre los nombres de tribus, dialectos o grupos relacionados con esa lengua. Existen casos de lenguas ficticias que aparecen en las clasificaciones, cuando en realidad es una denominación alternativa para otra lengua, en otros casos no es posible decidir si dos nombres diferentes representan dos lenguas difernetes o dialectos cercanos de la misma lengua. Y viceversa, a veces un mismo nombre ha sido usado para referirse a lenguas no relacionadas, por ejemplo el término "catuquina" puede referirse a una familia de lenguas, al idioma katukina una lengua particular de la familia catuquina o a otra lengua de la familia pano-tacana, y aún el catuquinarú parece haber sido un grupo que hablaba una lengua tupí. Igualmente los términos "tapuya" un término tupí para 'enemigo' se ha aplicado a muchas lenguas no relacionadas. La falta de estandirización ortográfica y la multiplicidad de nombres para una misma lengua a veces hace difícil comparar entre sí clasificaciones de diferentes autores.

Clasificaciones importantes[editar]

La primera clasificación bien fundamentada y que usaba datos propiamente lingüísticos es del antropólogo estadounidense D. G. Brinton (1891), que reconocía 73 familias sobre la base de semejanzas gramaticales y una breve lista de vocabulario. En 1913, otro antropólogo, Alexander Chamberlain, publicó una clasificación muy influyente que durante muchos años fue considerada como una referencia básica aunque dicha clasificación no daba demasiados detalles sobre su fundamentación. La clasificación del antropólogo francés Paul Rivet (1924) superó en mucho a todas las anteriores, proporcionando una gran cantidad de datos lingüísticos y evidencias hasta entonces inédita; esta clasificación reconocía 77 familias y se basaba en similaridades léxicas. El americanista checo Čestmír Loukotka contribuyó con dos clasificaciones más (1935, 1944) en la misma línea de Rivet, la primera de ellas ampliaba el número de familias a 94 y la segunda de ellas revisaba la anterior y reconocía 114 familias. El mayor número de familias en Loukotka se debía al descubrimiento de nuevas lenguas y a que este autor separó como familias diferentes algunos de los grupos más inseguros en la clasificación de Rivet. Rivet y Loukotka trabajaron juntos en una nueva clasificación (1952) que proponía 108 familias. Durante gran parte de la segunda mitad del siglo XX, la clasificación de referencia fue una posterior revisión de Loukotka (1968) que fijaba el número de familias en 117.

Otras clasificaciones existentes son la de Joseph Greenberg (1956) revisada posterioremente (1987), la de Morris Swadesh (1964) y la de Jorge Suárez (1973), estas proponen una reducción del número de subgrupos y al menos los dos primeros autores aceptan la hipótesis amerindia, de que en último término todas las familias de América (excepto el eskimo-aleutiano y el na-dené) están relacionados. Estas clasificaciones han sido muy criticadas por la mayoría de americanistas, que prefieren las clasificaciones más conservadoras y por tanto más seguras, aunque incluyan un elevado número de familias. Más recientemente Terrence Kaufman (1994) y Lyle Campbell (1997) han propuestos sus propias clasificaciones, el primero más en la línea de Greenber y Swadesh ("mergers") y el segundo más en la línea de Loukotka ("splitters").

Características lingüísticas[editar]

Las lenguas de Sudamérica son enormemente diversas y no existen características comunes a todas ellas ya que pertenecen a familias lingüísticas diferentes y en conjunto no forman un área lingüística única donde haya habido convergencia a ciertos rasgos comunes. Las características comunes más frecuentes son similares a las que se encuentran para el resto del mundo, por lo que no existen peculiaridades de las lenguas de Sudamérica.

Gramática[editar]

Al igual que sucede a nivel mundial, la mayoría de lenguas de Sudamérica son predominantemente sufijantes como las lenguas andinas y las lenguas bora-witoto. También es frecuente encontrar lenguas aglutinantes que usan muchos sufijos y algunos pocos prefijos como sucede con las lenguas arawak y las lenguas pano-tacanas. Algunas familias de lenguas usan prefijos y sufijos, pero unos pocos por palabras como sucede en lenguas caribes, tupíes y macro-yê (curiosamente recientemente se ha propuesto que estas tres familias podrían formar una superfamilia yê-tupí-caribe). Algunas pocoas lenguas usan extensivamente prefijos y aún en mayor medida sufijos, como las lenguas hibito-cholón. No se han encontrado lenguas que usen exclusivamente prefijos para marcar las relaciones gramaticales. Las lenguas aislantes, que prácticamente carecen de afijos, como el selknam y el tehuelche son bastante escasas en América del Sur.

La complejidad morfológica de las palabras varía enormemente, en guaraní (f. tupí) el promedio es de tres morfemas, mientras que en piro (f. arawak) es de seis morfemas. En yuracaré muchas palabras se forman por reduplicación, un procedimiento usado sistemáticamente también en las lenguas tupí. La composición se da muy frecuentemetne, al igual que en el resto del mundo, aunque es un procedimiento raro en la lenguas chon que son altamente aislantes. La incorporación nominal en el verbo es también frecuente en América. En cuanto a los tipos morfológicos clásicos entre las lenguas aglutinantes se encuentran el quechua, las lenguas pano-tacanas o el mapuche. Las lenguas caribes y las tupíes son ligeramente fusionantes, y las lenguas chon son el caso más claro de lenguas aislantes.

Las lenguas guaicurú (f. mataco-guaicurú) tienen distinción de género gramátical en el nombre, aunque otras lengua poseen morfemas especiales para diferenciar masculino y femenino en las marcas de persona del verbo (arawak, witoto, tucano), aunque las lenguas sin distinción de género gramatical son las más numerosas, al igual que en el resto del mundo. En cuanto al número gramatical, la distinción entre singular y plural es opcional en la tercera persona de muchas lenguas caribes y tupíes, mientras que el mapuche y el yámana distingue obligatoriamente el singular, del dual, del plural. El caso gramatical se indica generalmente mediante sufijos o postposiciones, más precuentemente que con preposiciones. Los clasificadores nominales que clasifican los nombres según la forma del objeto o la manera como aparecen naturalmente, son frecuentes en las lenguas chibchas, tucanas y waicanas. También es común en algunas lenguas (guaicurú, mataco, cocama) que algunas palabras tengan formas diferentes si quien habla es hombre o mujer.

En los pronombres personales es frecuente la distinción de inclusividad en la primera persona del plural. También es frecuente marcar en la tercera persona si el referente está presente o ausente, sentado o de pie y otras distinciones accidentales similares (movima, guaicurú). La posesión se indica mediante prefijos o sufijos. Los sistemas en los que las marcas de posesión del nombre coinciden con las marcas de sujeto de los verbos intransitivos son bastante frecuentes.

En el verbo es común marcar tanto la persona del sujeto, como la persona del objeto, como la negación dentro de la misma forma verbal. El aspecto gramatical y el tiempo gramatical se registran en prácticamente todas lenguas, aunque su realización varía grandamente de unas lenguas a otras: en aguaruna hay una forma de futuro frente a tres formas de pasado que se diferencian según la distancia relativa en el tiempo, mientras que el guaraní diferencias formas de futuro de formas de no-futuro. Otras lenguas como el jébero expresan básicamente el modo gramatical, siendo la otras categorías verbales menos importantes. También es muy frecuente el uso direccionales o afijos que indican movimiento respecto al hablante o al oyente o la localización en la acción verbal (quechua, záparo, itonama). Otros afijos que se dan son "modales" de como se lleva a cabo la acción (golpeando, mordiendo, caminando, ...), éstos aparecen en jébero o ticuna. El caribe además indica si una acción se llevó a cabo colectivamente o individualmente. Para la predicación nominal es frecuetne el uso de oraciones ecuativas, formadas por la yuxtaposición simple de sujeto y atributo son comunes en muchas lenguas, esto contrasta con las lenguas europeas que frecuentemente usan verbos copulativos en este tipo de predicaciones.

Fonología[editar]

Al igual que sucede con la gramática no hay características comunes a las lenguas de Sudamérica. Existe mucha variación en el número de fonemas: en jaqaru (f. aru) se distinguen 42 fonemas segmentales, mientras que en campa (f. arawak) se distinguen sólo 17. El jaqaru tiene 36 consonantes mientras que el makushí (f. caribe) sólo 11; algunas variedades quechuas tienen sólo tres vocales, mientras que el apinayé (f. yê) tiene diez vocales orales y siete vocales nasales más.

Un dialecto del tucano distingue sólo tres puntos de articulación, mientras que el chipaya distingue nueve puntos de articulación. Las oclusivas sordas /p, t, k/ aparecen prácticamente en todas las lenguas mientras que las correspondientes sonroas /b, d, g/ frecuentemente están ausentes, y más frecuentemente pueden faltar fricativas como /f, v, z/. Las oclusivas glotalizadas aparecen en las lenguas andinas y en las lenguas chibchas. Las aspiradas se dan en lenguas quechuas y lenguas aru, pero en general son poco frecuentes. Tampoco las consonantes palatalizadas del puinave son muy frecuentes. La distinción entre velares y postvelares se da que quechua, aru y chon; mientras que la diferencia entre velares y labiovelares aparece en tacana y siona. Las consonantes retroflejas son poco freceuntes aunque aparecen en lenguas pano-tacanas y lenguas uru-chipayas.

Los sistemas vocálicas con vocales nasales son frecuentes (f. macro-yê, f. salibana), pero un muchas lenguas la nasalidad no es una propiedad de la vocal sino de un fonema suprasegmaental de la palabra (f. tupí, f. waicana). Las vocales anteriores redondeadas (ö =[ø], ü =[y]) están virtualmente ausentes, aunque sí son comunes las vocales centrales (ï =[ɨ) y posterior no redondeada (ï =[ɯ). Las distinción entre vocales largas y breves aparecen la familia caribe y en la familia uru-chipaya. Las vocales glotalizadas aparecen en tikuna y en la familia chon. El tono y el acento tonal son muy frecuentes en Sudamérica. De todas maneras las lenguas tonales de Sudamérica tienen sistemas simples, los sistemas más complejos son los del acaricuara (tres tonos), los del mundukurú (cuatro tonos) y los del ticuna (cinco tonos).

Áreas lingüísticas[editar]

Existen al menos dos grandes áreas con características claramente diferentes separadas por una zona de transición, estas son el área andina y el área amazónica. Aún habiendo rasgos más frecuentes en cada una de estas áreas, las dos áreas albergan una gran diversidad lingüística estando las diferencias básicamente en la frecuencia con que aparecen ciertos rasgos en cada una de ellas.

Lenguas por país[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Adelaar, Willem (2004). The Languages of the Andes. Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-36275-7. 
  • Campbell, Lyle. (1997). American Indian languages: The historical linguistics of Native America. New York: Oxford University Press. ISBN 0-19-509427-1.
  • Dixon & Alexandra Y. Aikhenvald (eds.), The Amazonian languages. Cambridge: Cambridge University Press, 1999. ISBN 0-521-57021-2.
  • Gordon, Raymond G., Jr. (Ed.). (2005). Ethnologue: Languages of the world (15th ed.). Dallas, TX: SIL International. ISBN 1-55671-159-X. (Online version: http://www.ethnologue.com).
  • Greenberg, Joseph H. (1987) Language in the Americas. Stanford University Press, CA.- ISBN 0-8047-1315-4
  • Kaufman, Terrence. (1990). Language history in South America: What we know and how to know more. In D. L. Payne (Ed.), Amazonian linguistics: Studies in lowland South American languages (pp. 13-67). Austin: University of Texas Press. ISBN 0-292-70414-3.
  • Kaufman, Terrence. (1994). The native languages of South America. In C. Mosley & R. E. Asher (Eds.), Atlas of the world's languages (pp. 46-76). London: Routledge.
  • Key, Mary R. (1979). The grouping of South American languages. Tübingen: Gunter Narr Verlag.
  • Loukotka, Čestmír. (1968). Classification of South American Indian languages. Los Angeles: Latin American Studies Center, University of California.
  • Mason, J. Alden. (1950). The languages of South America. In J. Steward (Ed.), Handbook of South American Indians (Vol. 6, pp. 157-317). Smithsonian Institution Bureau of American Ethnology bulletin (No. 143). Washington, D.C.: Government Printing Office.
  • Migliazza, Ernest C.; & Campbell, Lyle. (1988). Panorama general de las lenguas indígenas en América. Historia general de América (Vol. 10). Caracas: Instituto Panamericano de Geografía e Historia.
  • Poser, William J. (1992) The Salinan and Yurumanguí Data in Language in the Americas. International Journal of American Linguistics 58.2.202-22.PDF
  • Rowe, John H. (1954). Linguistics classification problems in South America. In M. B. Emeneau (Ed.), Papers from the symposium on American Indian linguistics (pp. 10-26). University of California publications in linguistics (Vol. 10). Berkeley: University of California Press.
  • Tax, Sol. (1960) "Aboriginal languages of Latin America"; Current Anthropology 1: 430-436.
  • Tovar, Antonio, y Larrucea de Tovar, C.: Catálogo de las Lenguas de América del Sur (1986). Con clasificaciones, indicaciones tipológicas, bibliografía y mapas. Ed. Gredos, Madrid. Col. Grandes Manuales.
  • Voegelin, Carl F.; & Voegelin, Florence M. (1965). Classification of American Indian languages. Languages of the world, Native American fasc. 2, sec. 1.6). Anthropological Linguistics, 7 (7): 121-150.
  • Voegelin, Carl F.; & Voegelin, Florence M. (1977). Classification and index of the world's languages. Amsterdam: Elsevier. ISBN 0-444-00155-7.