Lenguaje soez en latín

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Lenguaje soez en latín es el vocabulario grosero, impúdico u obsceno del idioma latín y su utilización. El vocabulario obsceno del Latín vulgar consistía principalmente de palabras sexuales y escatológicas: la gran cantidad de groserías religiosas que se encuentran en las lenguas romances es un desarrollo del cristianismo y como tal no aparece en el Latín Clásico. En el latín vulgar, las palabras que se consideraban como groseras se las describía como obsc(a)ena, "obsceno, vulgar", inadecuadas para el uso público o improba, "impropias, de mal gusto o impúdicas".

Puesto que lenguaje soez, por definición, abarca las palabras habladas por las personas de manera muy informal, cabe destacar las fuentes de las groserías latinas: El conocimiento acerca de las malas palabras latinas proviene de una variedad de fuentes:

  • Los poetas satíricos, particularmente Cayo Valerio Catulo y Marco Valerio Marcial, utilizan las palabras en obras literarias que se preservan. De hecho, el augusto Horacio las utilizaba en sus primeros poemas. El anónimo Priapeos es otra fuente literaria de importancia.
  • La obra del orador y abogado Cicerón, Epistulae ad Familiares ("Cartas a mis amigos") versa sobre las groserías latinas, y confirma la condición de profanas y obcenas de muchas palabras.
  • Una serie de textos medicinales o veterinarios utilizan las palabras como parte de su vocabulario técnico, donde no eran consideradas obscenas sino simplemente argot.
  • Grafitos preservados del periodo romano utilizan estas palabras. Una gran cantidad de ejemplos de latín profano fue descubierto en los muros de Pompeya y Herculano.

Mentula y verpa: el pene[editar]

Mentula es la palabra básica en latín para el pene. Su condición de palabra soez se encuentra confirmada por Priapeia 29, en que mentula y cunnus son propuestos como ejemplos ideales de palabras obscenas:

Obscenis, peream, Priape, si non
uti me pudet improbisque verbis
sed cum tu posito deus pudore
ostendas mihi coleos patentes
cum cunno mihi mentula est vocanda
("Preferiría morir antes de utilizar palabras obscenas e impúdicas, pero cuando apareces, como un dios, con tus bolas colgando, me es apropiado hablar de pollas y coños.")
(OTRA TRADUCCIÓN POSIBLE: "Priapo, que me muera si no me da vergüenza usar palabras obsenas, pero cuando Tú, Dios, dejando de lado el pudor, muestres tus bolas, mi coño deberá llamar a la polla.")

Verpa también es una obscenidad básica para el "pene". Aparece con menor frecuencia en Latín Clásico, pero efectivamente aparece en Catullus 47:

vos Veraniolo meo et Fabullo
verpus praeposuit Priapus ille?
("Esa polla, ese Priapus, te prefiere a mi pequeña Veranius (erección) y Fabullus?")

Verpus, adjetivo y sustantivo, se refieren al hombre cuyo glande se encontraba expuesto, debido a la erección o circuncisión; de este modo Juvenal tiene que

Quaesitum ad fontem solos deducere verpos
("Guiar a los circumcisos [vale decir, Judíos] a la fuente que buscan.").
Ejemplo de sopio (ver a continuación), el dios Mercurio representado con un gran pene en este fresco de Pompeya.

Etimología[editar]

La etimología exacta de mentula es algo oscura, aunque al parecer sería un diminutivo de mēns, (gen. mentis, la "mente" (es decir, "la mentecita"). Mentum es el mentón.


Cōleī: los testículos[editar]

Cunnus: la vulva[editar]

Landīca: el clítoris[editar]


Cūlus: las nalgas[editar]


Merda: mierda[editar]


Futuere: copular[editar]


Cacāre: defecar[editar]


Pēdere: peer[editar]

Mingere y meiere: micción[editar]

Enlaces externos[editar]