Law Abiding Citizen

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Law Abiding Citizen es una película estadounidense de 2009 dirigida por F. Gary Gray. El filme fue escrito por Kurt Wimmer y fue protagonizado por Jamie Foxx y Gerard Butler. La película está ambientada en Filadelfia.

Argumento[editar]

Dos ladrones, Clarence Darby (Christian Stolte) y Rupert Ames (Josh Stewart) entran al hogar de Clyde Shelton (Gerard Butler), a quien amordazan. Los dos ladrones violan y matan a su esposa y a su hija. Después de que los dos ladrones son atrapados, Clyde descubre que sólo van a recibir una condena menor ya que hubo un error de los forenses que comprometió la evidencia. Clyde le pide al fiscal, Nick Rice (Jamie Foxx), que lleve el caso a juicio, pero para mantener su reputación de 96% de juicios ganados no lo hace. Rice hace un trato con Darby, quien fue el que realmente violó a la esposa y la hija de Shelton, y es acusado de homicidio en tercer grado. Su cómplice es sentenciado a muerte.

Diez años más tarde, Ames va a ser ejecutado por inyección letal. Debido a una alteración química en los compuestos que le inyectaron, sufre una muerte sumamente dolorosa. La evidencia inicial señala a Darby como el principal sospechoso. Sin embargo, antes de que la policía lo pueda hallar, Darby es alertado por móvil de un extraño que lo ayuda a escapar. Pero esto realmente es una trampa de Shelton quien lo lleva a un edificio abandonado en donde lo desmiembra. La policía encuentra los restos de Darby y procede a arrestar a Shelton rápidamente.

Rice se reúne con Shelton en prisión y trata de sacarle una confesión. Shelton promete darle una a cambio de un colchón de lujo para su celda. Rice, frustrado, acepta. En su audiencia para libertad condicional, Shelton usa varios precedentes para convencer a la juez Laura Burch (Annie Corley). Sin embargo, antes de que la juez acepte su petición, Shelton lanza un discurso en contra del sistema judicial que defiende vericuetos legales sobre la justicia, por lo que la juez deniega su petición y permanece en la cárcel.

Rice le entrega a Shelton su colchón y recibe su confesión de los asesinatos de Darby y Ames. Shelton le ofrece otro trato: una comida de lujo (que debe ser entregada exactamente a la 1 P.M.), a cambio de la vida de Bill Reynolds (Richard Portnow), el abogado de Darby. Sin embargo, la comida se retrasa 8 minutos, y Shelton, aun así, accede a dar las coordenadas de la ubicación del Bill. Sin embargo, cuando llegan al lugar descubren que había muerto por esos 8 minutos de retraso en la comida. Mientras tanto Shelton asesina a su compañero de celda con el hueso del bistec que había ordenado en la comida, por lo que es aislado en una celda de máxima seguridad.

Rice descubre a través de un soplón, que Shelton había trabajado en operaciones encubiertas para la CIA. Rice confronta a Shelton, quien le dice que los asesinatos no son por venganza sino para mostrar el fracaso del sistema judicial. También le dice que si no lo liberan a las 6 A.M., todos los que trabajan para la oficina del fiscal van a morir. Cuando llega la hora no nada pasa, pero al subir a sus vehículos todos menos Rice, estos explotan, incluyendo el de su asistente Sarah Lowell (Leslie Bibb). Tras el funeral, un robot a control remoto mata al fiscal de distrito Jonas Cantrell (Bruce McGill) y a su escolta.

Inicialmente Rice cree que Shelton tiene un cómplice fuera de la prisión, pero descubre que Shelton era el dueño de un edificio junto a la cárcel. Cuando visita el lugar, encuentra un túnel que va a la celda de aislamiento en la cual Shelton está encerrado y en ese momento está vacía. También encuentra detalles de un plan para hacer estallar una bomba de napalm en el ayuntamiento de Filadelfia. Rice encuentra la bomba, pero no puede desactivarla. Rice espera a Shelton en su celda, quien se muestra sorprendido cuando regresa. Shelton le ofrece un último trato, pero Rice no lo acepta.

Shelton detona la bomba, sin darse cuenta de que Rice la escondió debajo de su cama. Rice abandona la celda rápidamente y Shelton muere incinerado. La película termina con Rice asistiendo a un recital musical de su hija, algo que nunca había podido hacer antes por estar ocupado con su trabajo.

Elenco[editar]

Música[editar]

La banda sonora de la película fue compuesta por Brian Tyler, quien grabó las piezas con la Hollywood Studio Symphony con la ayuda de Kieron Charlesworth.[2] Durante la comida de Shelton en la prisión, su iPod reproduce «Eminence Front» de The Who y «Engine No. 9» de Deftones.

Recepción[editar]

Durante su fin de semana de estreno, Law Abiding Citizen ocupó la segunda posición de recaudación con $21.039.502, sólo por detrás de Donde viven los monstruos. La película recaudó $126.690.726 a nivel mundial.[1]

La película recibió críticas generalmente negativas.[3] Rotten Tomatoes reportó que 25% de los críticos le dieron reseñas positivas al filme, basado en 152 críticas con un puntaje promedio de 4,3/10.[4] Metacritic reportó un puntaje de 34 de 100 basado en 26 críticas.[3]

Referencias[editar]

  1. a b «Law Abiding Citizen (2009)» (en inglés). Box Office Mojo. Consultado el 26 de noviembre de 2010.
  2. Goldwasser, Dan (11 de septiembre de 2009). «Brian Tyler scores Law Abiding Citizen» (en inglés). Scoring Sessions.com. Consultado el 26 de julio de 2010.
  3. a b «Law Abiding Citizen» (en inglés). Metacritic. Consultado el 26 de julio de 2010.
  4. «Law Abiding Citizen (2009)» (en inglés). Rotten Tomatoes. Consultado el 26 de noviembre de 2010.

Enlaces externos[editar]