Lavaojos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Usando una fuente lavaojos, con accionador de mano.

Un lavaojos, también llamado lavador de ojos o lavaojos de emergencia es un dispositivo de seguridad que forma parte del equipamiento de laboratorio, destinado a proteger los ojos de una persona tras un accidente en el que hayan podido penetrar materiales contaminados o sustancias extrañas.

Fuentes lavaojos[editar]

Una fuente lavaojos o ducha lavaojos es un dispositivo de laboratorio capaz de irrigar con abundante agua los dos ojos de una persona para conseguir una descontaminación rápida y eficaz de las salpicaduras que hubieran podido afectar los ojos.

Símbolo informativo de la localización de la fuente lavaojos.[1]

Consta de dos rociadores o boquillas, separadas entre 15 y 20 cm, que aportan el caudal suficiente para lavar los ojos o la cara y que se accionan mediante un accionador de pie (pedal) o de codo.[2] El agua es recogida en una pequeña pileta con desagüe.

Las fuentes lavaojos suelen estar integradas con las duchas de seguridad y situadas a menos de 10 segundos de la posición de trabajo de un operador que desarrolla su trabajo empleando sustancias o que entrañan un riesgo especial. En cualquier caso, el chorro de agua debe ser de baja presión para no producir dolor y sería recomendable que el agua estuviese templada.

Líquidos lavaojos[editar]

Maletín de lavado de ojos en un laboratorio.

Un líquido lavaojos, o sistema de líquidos lavaojos es un líquido, generalmente una solución salina, utilizado como mecanismo de emergencia o de seguridad en laboratorios y plantas industriales como ayuda para el enjuague de los ojos, cuando una sustancia extraña, generalmente irritante, penetra en los mismos.

Estos colirios pueden ser beneficiosos para las personas con ojos sensibles y pueden proporcionar un alivio a los efectos secundarios de la sensibilidad dolorosa. Sin embargo, el uso prolongado de estos productos hará que aparezcan efectos secundarios leves, tales como el enrojecimiento de los ojos y/o pupila y picazón. Si estos síntomas ocurren, lo mejor es acudir al médico de cabecera.

Véase también[editar]

Referencias[editar]