Laureano Gómez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Laureano Gómez
Laureano Gómez

7 de agosto de 1950-5 de noviembre de 1951
Predecesor Mariano Ospina Pérez
Sucesor Roberto Urdaneta

Datos personales
Nacimiento 20 de febrero de 1889
Bandera de Colombia Bogotá, Colombia
Fallecimiento 13 de julio de 1965 76 años
Bandera de Colombia Bogotá, Colombia
Partido Part.conservador.png Partido Conservador Colombiano
Cónyuge María Hurtado Cajiao
Hijos Cecilia, Rafael,

Enrique Gómez Hurtado, Álvaro Gómez Hurtado

Profesión Periodista, Ingeniero civil
Alma máter Universidad Nacional de Colombia
Religión Católica

Laureano Eleuterio Gómez Castro (Bogotá, 20 de febrero de 1889 -a Bogotá, 13 de julio de 1965) fue un ingeniero y político colombiano, presidente de Colombia de agosto de 1950 a noviembre de 1951, cuando debido a su estado de salud, cedió el poder a Roberto Urdaneta Arbeláez. El 13 de junio de 1953 cuando intentó regresar al cargo, fue depuesto en un golpe de estado por el general Gustavo Rojas Pinilla. Antes de ser elegido Presidente, Gómez fue durante tres décadas uno de los más radicales líderes del Partido Conservador y considerado uno de los oradores más incendiarios del Congreso de Colombia y uno de los principales responsables intelectuales de La Violencia desde 1946.

Vida política[editar]

Creció bajo la influencia de la Compañía de Jesús y se graduó como bachiller en 1904 del Colegio Mayor de San Bartolomé, ingresando a la Universidad Nacional para estudiar Ingeniería Civil, obteniendo su título en 1909. Trabajó como ingeniero en Antioquia y fundó el periódico "El Siglo" para promover las ideas conservadoras y católicas en el país. En 1911 fue elegido diputado de Cundinamarca y Representante a la Cámara hasta 1916. Ese año, contrajo matrimonio con María Hurtado Cajiao, el 9 de septiembre, y tuvieron cuatro hijos: Cecilia, Rafael, Álvaro y Enrique. Regresó al Congreso en el período entre 1918 y 1921, año en el que promovió la renuncia de su copartidario Marco Fidel Suárez a la Presidencia de la República. En 1923 fue designado por el Presidente Pedro Nel Ospina Ministro Plenipotenciario en Chile y ese mismo año Embajador en Argentina. En 1925 regresó para asumir el cargo de Ministro de Obras Públicas, protagonizando en agosto de 1926 un debate en el Senado de la República, que lo catapultó como líder nacional.

En 1930, el presidente Enrique Olaya Herrera lo nombró ministro plenipotenciario en Alemania, donde pudo observar el paulatino ascenso de Hitler. Cuando regresó a Colombia, enfiló sus críticas contra el presidente López Pumarejo.

En la década de 1930 fue diputado de varias asambleas departamentales (Santander, Antioquia) y Senador entre 1931 y 1935 y entre 1939 y 1945, convirtiéndose en el máximo jefe del Partido Conservador, y en presidente del Senado entre 1934 y 1935. Fue un opositor de los gobiernos del Partido Liberal, en especial de Alfonso López Pumarejo; sin embargo, propuso la "acción intrépida" y el "atentado personal" para evitar el avance del liberalismo. Bajo la égida de Gómez durante la República Liberal el Partido Conservador se abstuvo de participar en las elecciones presidenciales de 1934 y 1938, en 1942 apoyó al disidente liberal Carlos Arango Vélez y ante la división del liberalismo para las elecciones de 1946, se postuló a Mariano Ospina Pérez, luego de que Gómez declinó la posibilidad de encabezar la candidatura a sabiendas de que provocaría la unión inmediata de los liberales.

Durante estos años, Laureano Gómez se acercó a los idearios del nazismo y el fascismo. De estas fechas se recuerda el intento de Gómez junto a su colega Gilberto Alzate Avendaño de, replicando la noche de los cristales rotos en Bogotá, incitar a sus seguidores a apedrear comercios de inmigrantes judíos;[2] por fortuna el incidente no pasó a mayores.[2] El discurso de Laureano Gómez se acercó cada vez más al racismo de los fascistas europeos, llegando a declarar:

"Otros primitivos pobladores de nuestro territorio fueron los africanos, que los españoles trajeron para dominar con ellos la naturaleza áspera y huraña. El espíritu del negro, rudimentario e informe, como que permanece en perpetua infantilidad. La bruma de una eterna ilusión lo envuelve y el prodigioso don de mentir es la manifestación de esa falsa imagen de las cosas, de la ofuscación que le producen el espectáculo del mundo, del terror de hallarse abandonado y disminuido en el concierto humano"[3]

Presidente de Colombia (1950-1951)[editar]

En 1948, Laureano Gómez fue nombrado Ministro de Relaciones Exteriores, pero se retiró prontamente tras el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán al no existir garantías en la representación internacional que veían a los conservadores muy cercanos al magnicidio. En diciembre de 1949 fue el único candidato a la Presidencia de la República, pues el candidato del liberalismo, Darío Echandía, decidió renunciar a la candidatura argumentando que no había garantías de seguridad para su partido o su persona después de una ola de asesinatos (como el del propio Gaitán) que acabarían con la vida de su propio hermano Vicente Echandía y por el crecimiento exagerado del desorden público. Gómez, al no tener un oponente en las elecciones, obtuvo por primera vez en la historia de Colombia, más de un millón de votos, y tomó posesión de la suprema magistratura el 7 de agosto de 1950.

Gómez, bajo la justificación de mantener la garantía del orden, realizó una suspensión de las Cortes y redujo las libertades civiles. La oposición lo acusó de utilizar medidas autoritarias y de implementar un esquema de represión contra miembros y simpatizantes del Partido Liberal Colombiano y el Partido Comunista de Colombia.

A su gobierno se le atribuye amplia responsabilidad por las acciones de la fuerza secreta de la policía politica, apodada en la áreas rurales como "chulavitas", quienes perseguían a los liberales radicales o los comunistas, denominados "bandoleros" y en general a los partidarios de la izquierda, mientras destruían haciendas y fincas e incautaban bienes y terrenos a los perseguidos.

A esta fuerza secreta se le acusa de numerosas desapariciones de liberales y opositores ocurridas durante el gobierno de Gómez. El gobierno de Laureano fue acusado por algunos de reiterada violación de los derechos humanos durante su presidencia. Sin embargo, para la mayoría del oficialismo conservador y para los fieles católicos de la época, Laureano actuó como figura caudillista que promovió entre otros, la educación cristiana, el nacionalismo económico, materializado en la creación de Ecopetrol, y la redistribución de la renta.

Gómez promovió una Asamblea Nacional Constituyente, a través de la cual quiso adoptar un régimen corporativo similar al modelo de España desde los comienzos de la dictadura del generalísimo Francisco Franco. Este modelo tomado de los regímenes fascistas europeos de los que Gómez era simpatizante habría acercado a Colombia a los parámetros definidos por la derecha política. A lo largo del proceso constituyente, que finalmente fue interrumpido por el golpe de Estado del 13 de junio de 1953, tuvo una activa participación intelectual Álvaro Gómez Hurtado, hijo del presidente de la República quien luego se convirtió en su sucesor natural en el partido.

El 5 de noviembre de 1951, Gómez sufrió un ataque cardíaco y en su reemplazo asumió el designado Roberto Urdaneta Arbeláez. A pesar de su delicado estado de salud, Gómez siguió ejerciendo influencia en el gobierno a través de Urdaneta.

Ante el colapso continuo del orden público por las contantes denuncias de la oposición sobre los presuntos abusos y masacres cometidos por el oficialismo, y el temor a un golpe militar, Roberto Urdaneta Arbeláez, el encargado de la Presidencia, intentó sin éxito evitarlo, pero no siguió plenamente sus instrucciones al no destituir al general Gustavo Rojas Pinilla de su cargo. Los miedos del presidente se concretaron el 13 de junio de 1953 cuando Rojas Pinilla ocupó la presidencia en lo que los historiadores llaman un golpe de opinión debido a que Laureano Gómez era rechazado por la mayoría de los sectores de la sociedad colombiana y la sucesión se pudo dar de forma pacífica.[4] Laureano Gómez se exilió en España durante los años siguientes.

El Frente Nacional[editar]

Ex Presidentes Laureano Gómez y Alberto Lleras en el Capitolio Nacional bajo el Mural de Bolívar y Santander

Durante su exilio en España, Laureano Gómez siguió liderando a los conservadores y en calidad de jefe de esta agrupación firmó en 1956 el Pacto de Benidorm con el jefe del liberalismo Alberto Lleras Camargo en contra del régimen militar. Al siguiente año, y tras la caída del gobierno del general Gustavo Rojas Pinilla, firmó con Lleras el Pacto de Sitges que definiría la política colombiana por los próximos 17 años, dividiendo la autoridad entre los dos partidos tradicionales hasta 1974, en lo que se conoció como el Frente Nacional.

Gómez regresó a Colombia donde continuó al frente del Partido Conservador hasta su muerte, el 13 de julio de 1965 en Bogotá. En sus ratos libres ofreció charlas a las grupos de Juventudes Conservadoras de la Universidad Libre de Bogotá, cuyo presidente, Álvaro Atencia Carcamo, era su mayor prospecto para continuar su legado.

Según la base de datos de la Registraduría Nacional del Estado Civil, el señor Laureano Gómez Castro es el dueño de la cédula de ciudadanía No. 1

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Mariano Ospina Pérez
Flag of the President of Colombia.svg
Presidente de Colombia
7 de agosto de 1950
al 5 de noviembre de 1951

Primer designado:
Roberto Urdaneta Arbeláez
5 de noviembre de 1951
al 13 de junio de 1953
Sucesor:
Gustavo Rojas Pinilla