Laura y el secreto del diamante

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Laura y el secreto del diamante
Desarrolladora(s) Playmobil Interactive
Distribuidora(s) Ubisoft
Plataforma(s) Windows
Fecha(s) de lanzamiento 1995
Género(s) Infantil/Aventura/videojuegos fantásticos
Modos de juego 1 jugador
Formato(s) CD-ROM (1)
Requisitos Edición de PC: Windows 2000, 98 o 95
Controles Teclado
[editar datos en Wikidata ]

Laura y el secreto del diamante, versión en español de Laura's Happy Adventures, es un videojuego de aventura infantil creado por Playmobil Interactive y distribuido por Ubisoft. El juego salió al mercado en el año 1995 para la plataforma PC y destaca por ser el primer juego interactivo en ser hecho especialmente para niñas, aunque el producto fue disfrutado por muchos niños también. La acción se desarrolla en una pequeña ciudad victoriana, inspirada por la mansión victoriana de Playmobil que también aparece en el juego. El juego propone una atmósfera tranquila y agradable para los jugadores, con personajes simples y de buen carácter y es acompañado por música a un estilo clásico con la intención de añadir a ese sentimiento inocente que figura en todo el juego. La aventura de Laura es una mezcla entre realidad y fantasía, en la que la única manera de seguir adelante es a base de bondad.

La historia[editar]

Mientras juega con la colección de piedras de su abuelo, Laura, sin querer deja caer una roca volcánica al suelo y esta se rompe en pedazos. Dentro de la roca, Laura descubre un pequeño diamante de color rosa que habla y le explica de donde viene. Al parecer, el diamante era un amuleto de la suerte en el reino de las hadas dentro de una cueva hasta que un día, la erupción de un volcán trajo lava dentro de la cueva y el diamante quedó sumergido en ella. El diamante quedó prisionero hasta el día en el que el abuelo de Laura arrancó un trozo de la roca sin imaginar que dentro se escondía el diamante. Para poder seguir trayendo suerte, el diamante necesitaría iluminarse de nuevo, y la única manera de iluminar sus cinco caras sería si Laura hiciese a sus seres queridos felices.

Laura es una niña optimista y de buen corazón y por lo tanto, acepta la proposición del diamante. En seguida se lanza a la aventura; a traer felicidad a su madre, padre, hermano, abuelo, sirvienta e incluso a sus amigos en la ciudad. En su aventura, Laura también tendrá la oportunidad de ayudar a su abuelo a hacer que los demás puedan creer que las hadas en realidad existen, por eso será enviada al reino de las hadas; una preciosa cueva multicolor al otro lado de una peligrosa mina.