Latín británico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Latín británico, Romance británico
Lingua latina britannica
Hablado en Britannia
Hablantes Lengua muerta (Edad Media)
Familia Indoeuropeo

  itálico
    latino-falisco
      Romances
        Romance británico

Estatus oficial
Oficial en Ningún país
Regulado por No está regulado
Códigos
ISO 639-1 ninguno
ISO 639-2
ISO 639-3

El latín británico o romance británico era una forma de latín tardío hablado en Gran Bretaña durante el período romano y la alta Edad Media. Durante la ocupación romana de Britannia el latín fue la lengua principal de la élite y la lengua tenía más presencia en las partes meridional y oriental de la isla, que eran las más romanizadas. Sin embargo, esta lengua nunca desplazó al celta britónico como lengua cotidiana de la mayor parte de los britones, especialmente en la regiones menos romanizadas del norte y el oeste. En las últimas décadas se ha debatido hasta grado de diferenciación alcanzó el latín de Britannia del latín continental, que dio lugar a las lenguas romances modernas.

Al final del período romano, el latín fue desplazado en muchos emplazamientos por el anglosajón antiguo en la mayor parte de Inglaterra durante los siglos V y VI. El latín habría sobrevivido sólo en las áreas celtas de Britannia occidental hasta el 700 d.C. cuando fue definitivamente abandonado en favor de las lenguas britónicas vernáculas.

Contexto[editar]

Niveles de romanización, a partir de los datos arqueológicos. La romanización fue mayor en sureste, y se extendió hacia el oeste y el norte en menor grado. Al oeste de la línea que va desde el estuario del Humber al estuario del Severn, y que incluye Cornualles y Devon, la romanización fue mínima o inexistente.
Britannia al final del período romano, donde se muestra el área romano-británica en las tierras bajas.

Al inicio de la ocupación romana en el 43 a. C., Gran Bretaña estaba habitada por el pueblo de los britones, que hablaban una lengua céltica llamada britónico común.[1] Britannia se convirtió en una provincia del imperio romano y se mantuvo como parte de dicho imperio durante casi cuatrocientos años hasta el 409, cuando empezó la invasión aglosajona. En su apogeo en el 160 d. C., el territorio romano llegó a cubrir tres cuartos de la extensión total de Gran Bretaña.[2] [3]

Los historiadores del período romano en Inglaterra distinguen unas "tierras altas" al norte y el oeste del país y unas "tierras bajas" al sur y el este,[4] siendo esta última región la que presentaba un mayor grado de romanización.[5] En particular, en estas tierras bajas, el latín habría sido la lengua de la mayor parte de la población urbana, la única lengua de la administración, de las clases altas, del ejército y tras la introducción del cristianismo, la lengua de la iglesia. El britónico habría seguido siendo usado por parte del campesinado, que formaba el grueso de la población; la élite rural habría sido bilingüe.[6] En las tierras altas, sólo había una romanización muy limitada y el britónico habría sido la lengua dominante en todos los ámbitos.[7]

A lo largo de la mayor parte de Europa occidental, durante la alta Edad Media, el latín tardío usado cotidinamente llegó a evolucionar hasta variedades lingüísticas localemnte distintivas que finalmente dieron lugar a las lenguas romances.[8] Sin embargo, en Gran Bretaña, tras el abondono de la ocupación roaman a principios del siglo V d. C., el latín fue perdiendo terreno como lengua de uso cotidiano frente al anglosajón y el britónico común.[9] Cuando desapareció el latín definitivamente y hasta qué punto el latín británico era distinto de otras variedades de latín, ha sido objeto de numerosas discusiones académicas en las últimas décadas.

Evidencias[editar]

Una dificultad inherente para evidenciar la presencia del latín en Britannia, es que como lengua extinta ninguna fuente proporciona evidencia directa de esa lengua.[10] Es necesario, por tanto, acudir a fuentes indirectas como "errores" en textos escritos e inscripciones regionales.[11] Estas evidencias deben ser un reflejo de la lengua hablada cotidianamente. Son particularmente interesantes las inscripciones de particulares hechas por gente ordinaria, como epitafios y ofrendas votivas, y tablillas metálicas usadas para invocaciones mágicas.[12]

Los trabajos pioneros de Kenneth H. Jackson, en los años 1950, establecieron algunas características del latín tardío hablado en Gran Bretaña, y sólo recientemente algunas de sus conclusiones han sido modificadas.[13] Jackson se basó en los préstamos latinos presentes en las lenguas celtas británicas,[14] lo que le permitió extraer ciertas conclusiones. Durante los años 1970, John Mann, Eric P. Hamp y otros usaron la "tradición subliteraria" reflejada en las inscripciones para identificar rasgos lingüísticos del uso del latín en Gran Bretaña.[15] En los años 1980, Colin Smith usó algunas inscripciones de piedra conocidas en su época, aunque en gran parte su trabajo es anticuado debido a la gran cantidad de inscripciones epigráficas encontradas en Gran Bretaña desde entonces.[16] Uno de los mejores ejemplos inscripciones epigráficas son las tablillas de Vindolanda, los últimos dos volúmenes que recogían su contenido se publicaron en 1994 y 2002, otro ejemplo notable son las tablillas de maldición de Bath, publicadas en 1988, y otras tablillas de maldición encontradas en otros sitios arqueológicos a lo largo del sureste de Inglaterra desde de 1990.[17]


Ver también[editar]

Referencias[editar]

  1. Koch, John T. (2006). Celtic culture: A historical encyclopedia. Santa Barbara, CA: ABC-CLIO. p. 291–292. ISBN 978-1-85109-440-0. 
  2. The Oxford Companion to Classical Civilization (1998) Hornblower, Spawforth eds. Oxford University Press pp.129–131.
  3. Palmer, Alan & Veronica (1992). The Chronology of British History. London: Century Ltd. pp. 20–22. ISBN 0-7126-5616-2. 
  4. Salway, Peter (2001). A History of Roman Britain. pp. 4–6. ISBN 0192801384. 
  5. Sawyer, P.H. (1998). From Roman Britain to Norman England. p. 74. ISBN 0415178940. 
  6. Sawyer, P.H. (1998). From Roman Britain to Norman England. p. 69. ISBN 0415178940. 
  7. Millar, Robert McColl (2012). English Historical Sociolinguistics. p. 142. ISBN 0748641815. 
  8. Adams, J. N. (2013). Social Variation and the Latin Language. p. 31. ISBN 0521886147. 
  9. Godden, Malcolm (ed.) (2013). The Cambridge Companion to Old English Literature. p. 1. ISBN 978-0521193320. 
  10. Herman, Jozsef (2000 translation; originally first published 1967). Vulgar Latin. p. 17. ISBN 0271020016. 
  11. Baldi, Philip (2002). The Foundations of Latin. p. 228. ISBN 3110172089. 
  12. Herman, Jozsef (2000 translation; originally first published 1967). Vulgar Latin. pp. 18–21. ISBN 0271020016. 
  13. Hines, John, "Archaeology and Language in a historical context: the creation of English" in Roger, Blench (ed.) (1998). Archaeology and Language II: Archaeological Data and Linguistic Hypotheses. p. 285. ISBN 0415117615. 
  14. Wollmann (2007) pp. 14-15
  15. Thomas, Charles (1981). Christianity in Roman Britain to AD 500. p. 69. ISBN 0520043928. 
  16. Adams, James N. (2008). The Regional Diversification of Latin 200 BC - AD 600. p. 579. ISBN 978-0521881494. 
  17. Adams, James N. (2008). The Regional Diversification of Latin 200 BC - AD 600. pp. 579–580. ISBN 978-0521881494. 

Bibliografía[editar]

  • Adams, J. M., The Regional Diversification of Latin 200 BC - AD 600, (Cambridge, 2007)
  • Jackson, Kenneth H., Language and History in Early Britain: A Chronological Survey of the Brittonic Languages, First to Twelfth Century A. D., (Edinburgh, 1953)
  • Wollmann, Alfred, "Early Latin loan-words in Old English", in Anglo-Saxon England 22 (2007), pp. 1–26
  • Charles-Edwards, Thomas, "Language and Society among the Insular Celts, AD 400–1000", in M. J. Green (ed.), The Celtic World, ed. (London, 1995), pp. 703–36
  • Gratwick, A. S., "Latinitas Britannica: Was British Latin Archaic?", in N. Brooks (ed.) Latin and the Vernacular Languages in Early Medieval Britain, (Leicester 1982), pp. 1–79
  • MacManus, D., "Linguarum Diversitas: Latin and the Vernaculars in Early Medieval Britain", Perita 3 (1987), pp. 151–88
  • Mann, J. C., "Spoken Latin in Britain as evidenced by the Inscriptions", in Britannia 2 (1971), pp. 218–24
  • Shiel, N., "The Coinage of Carausius as a Source of Vulgar Latin", in Britannia 6 (1975), pp. 146–8
  • Smith, C., "Vulgar Latin in Roman Britain: Epigraphic and other Evidence", in Aufstieg und Niedergang der Römischen Welt 2.29.2 (1983), pp. 893–948
  • Snyder, Christopher A. 1996. "Sub-Roman Britain (AD 400-600): A Gazetteer of Sites". British Archaeological Reports (BAR) British Series No. 247. Oxford: Tempvs Reparatvm.