Las cruzadas vistas por los árabes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las Cruzadas vistas por los árabes, en francés en el original Les croisades vues par les Arabes, es el título de una obra del escritor libanés Amin Maalouf publicada en 1983.

Libro[editar]

El libro es un ensayo histórico sobre las Cruzadas, y cuyo punto de vista es el de las fuentes árabes.

Comentario[editar]

Maalouf contrasta con el punto de vista cristiano para dejar claro algún hecho, como el canibalismo de los cruzados en Maarat. En el epílogo, en donde esboza las razones de por qué el mundo musulmán, a pesar de ser el vencedor en las Cruzadas, pierde, sin embargo, a partir de entonces la dinámica histórica en favor del occidente cristiano. Las razones que aporta el autor son las siguientes:

  1. Los árabes padecían por la comida ya que no tenían para abastecer a todos sus guerreros, desde antes de las Cruzadas, determinadas taras que la presencia franca quizá agravó, pero que no creó de la nada. El pueblo del Profeta había perdido, desde el siglo IX, el control de su destino: la mayor parte de los gobernantes no eran árabes; tampoco los guerreros lo eran ya.
  2. La incapacidad de crear instituciones estables: toda monarquía estaba amenazada con la muerte del monarca, y toda transmisión de poder provocaba la guerra civil. Además, no existía límite alguno para el poder arbitrario del príncipe.
  3. Durante todas las Cruzadas, los árabes se negaron a abrirse a las ideas de los occidentales, mientras que los occidentales siempre se han beneficiado de los adelantos de la civilización musulmana: transmisión de la herencia griega, conocimientos científicos, industria, agricultura.
  4. Con las Cruzadas, el mundo musulmán se encerró en sí mismo, asediado por doquier. Se volvió friolero, defensivo, intolerante y estéril. A partir de entonces el progreso, el modernismo, será algo ajeno, y en los estados musulmanes se han dado fases de occidentalización forzada y fases de integrismo a ultranza fuertemente xenófobo.

La reflexión final del autor es que, "más allá del hecho individual, está claro que el Oriente árabe sigue viendo en Occidente al enemigo natural. Cualquier acto hostil contra él, sea político, militar o relacionado con el petróleo, no es más que una legítima revancha; y no cabe duda que la quiebra entre estos dos mundos viene de la época de las Cruzadas, que aún hoy los árabes consideran una violación".

Fuentes[editar]

  • Sibt Ibn al-Yawzi (1186-1256). Cronista de Damasco, escribió una voluminosa historia universal titulada Miraat az-zaman (El espejo del tiempo).
  • Ibn al-Atir (1160-1233). Su obra principal es Al-Kamel fit-Tarij (La historia perfecta), cuya edición completa en árabe comprende 13 volúmenes.
  • Ibn Yubair (1144-1217). Desde Valencia efectuó su viaje a Oriente entre 1182 y 1185, consignando en un libro todas sus observaciones.
  • Ibn al-Qalanisi (1073-1160). Nacido y muerto en Damasco, en la que ocupó altos cargos administrativos. Escribió una crónica titulada Zayl tarij Dimashq.
  • Kamal al-Din Ibn al-Adim (1192-1262). Consagró la primera parte de su obra a escribir la historia de su ciudad, Alepo. Acaparado por su actividad política y diplomática, además de por sus numerosos viajes por Siria, Irak y Egipto, interrumpió su crónica en 1223.
  • Abu Shama (1203-1267). Cronista de Damasco, escribió El Libro de los dos jardines, que contiene una valiosa compilación de gran número de documentos oficiales que no se encuentran en ningún otro sitio.
  • Baha al-Din Ibn Shaddad (1145-1134). Confidente y consejero de Saladino. Su biografía de Saladino está editada en francés, en París y Beirut (Mediterranee, 1981).
  • Imad al-Din al Isfahani (1125-1201). Colaborador de Nur al-Din antes de entrar al servicio de Saladino. Escribió historia y poesía. Su obra histórica es la Conquista de Siria y Palestina por Saladino.
  • Yamal al-Din Ibn Wasel (1207-1298). Dejó una crónica del período período ayubí y del comienzo de la era mameluca.
  • Ibn Abd el-Zaher (1223-1293). Cronista egipcio. Secretario de los sultanes Baibars y Qalaun, tuvo la mala fortuna de ver su principal obra, la Vida de Baibars, resumida por un sobrino ignorante que no nos ha dejado sino un texto truncado e insulso.
  • Abul-Fida (1273-1331). Gobernó el minúsculo Emirato de Hama, lo cual le permitía dedicar su tiempo a sus numerosas obras, entre ellas Mujtasar tarij al-bashar (Resumen de la Historia de la Humanidad).