Las bodas de Fígaro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Las bodas de Fígaro
Le nozze di Figaro
Mozart libretto figaro 1786.jpg
Libreto del estreno de la ópera en Praga, 1786.
Género Ópera bufa
Basado en Beaumarchais: La folle journée, ou Le mariage de Figaro
Editorial Imbault 1795 aprox.
Actos 4 actos
Idioma Italiano
Música
Compositor Wolfgang Amadeus Mozart
Puesta en escena
Lugar de estreno Hofburgtheater
Viena
Fecha de estreno 1 de mayo de 1786
Personajes
Libretista Lorenzo da Ponte
Duración 3 horas[4]

Las bodas de Fígaro (título original en italiano, Le nozze di Figaro) es una ópera bufa en cinco actos pero se redujo a cuatro actos con música de Wolfgang Amadeus Mozart y libreto en italiano de Lorenzo da Ponte, basado en la pieza de Pierre Augustin Caron de Beaumarchais, Le mariage de Figaro. Fue compuesta entre 1785 y 1786 y estrenada en Viena el 1 de mayo de 1786 bajo la dirección del mismo compositor y luego se volvió a estrenar el 3 de mayo.

Es considerada como una de las mejores creaciones de Mozart y una de las óperas más importantes de la historia de la música. A pesar de recibir muchas críticas en su época, logró grandes éxitos en sus representaciones. Las bodas de Fígaro es una de las óperas más destacadas del repertorio operístico estándar y aparece como la número 5 en la lista de Operabase de las óperas más representadas en todo el mundo para el período 2005-2010.[5]

La trama se desarrolla en Sevilla (España).

Las bodas de Fígaro
Obertura de Las bodas de Fígaro
Las bodas de Fígaro
Obertura de Las bodas de Fígaro, interpretada por Edison Concert Choir (1908)
Las bodas de Fígaro — n.º 11 Cavatina "Porgi, Amor"
Interpretada por Skidmore College Orchestra.

Instrumentación[editar]

2 flautas, 2 oboes, 2 clarinetes, 2 fagotes, 2 trompas, 2 trompetas, 2 timbales, cuerdas (violines, primeros y segundos, violas, cellos y contrabajos) y un clavicembalo.

Personajes[editar]

Personaje Tesitura Reparto el 1 de mayo de 1786
Director: Wolfgang Amadeus Mozart
Conde de Almaviva (aristócrata sevillano) barítono lírico Stefano Mandini
Condesa Rosinna de Almaviva (esposa del Conde) soprano Luisa Laschi
Susanna (doncella de la Condesa y prometida de Fígaro) soprano Ann Storace
Fígaro (criado del Conde) bajo barítono Francesco Benucci (1)
Cherubino (paje del Conde) mezzosoprano Dorotea Bussani (3)
Marcellina (criada de la Condesa) mezzosoprano Maria Mandini (4)
Don Bartolo (médico y abogado) bajo bufo Francesco Bussani (2)
Don Basilio (profesor de música) tenor ligero Michael Kelly
Don Curzio (notario) tenor Michael Kelly
Antonio (jardinero) bajo Francesco Bussani
Barbarina (hija de Antonio) soprano Anna Gottlieb (5)
Ciudadanos, vendedores, sirvientes, etc.
(1) Francesco Benucci (1745-1824) fue el creador, dos años más tarde en Viena, del personaje de Leporello (Don Giovanni, Mozart).
(2) Francesco Bussani, responsable de la puesta en escena.
(3) Dorotea Bussani, esposa de Francesco Bussani (Don Bartolo)
(4) Maria Mandini, esposa de Stefano Mandini (Almaviva).
(5) Anna Gottlieb, que por aquel entonces contaba con doce años de edad.

Argumento[editar]

Lugar y época: En el palacio del Conde y la Condesa Almaviva, en las cercanías de Sevilla, España, a fines del siglo XVIII.

Acto I[editar]

Susanna y Fígaro están preparando su boda (Duettino: Cinque, dieci...), y él arregla la habitación que el conde les ha regalado para quedarse con Susanna pero Fígaro cree que es porque él le consiguió a Rosina hace muchos años, (Duettino con recitativo: Se a caso madama la notte ti chiama), pero ella se encuentra perturbada: el Conde quiere tomar a Susanna antes que su esposo volviendo a un derecho que él mismo abolió, y se lo ha hecho saber por medio del maestro de música, Don Basilio. Así se inicia la acción: Fígaro decide ponerse en guardia contra el Conde de Almaviva (Cavatina: Se vuol ballare signor Contino), que es la parte más importante de la opera, de quien fuera cómplice para conquistar a Rosina, ahora Condesa de Almaviva. Mientras tanto Marcellina, el ama de llaves del palacio, y Don Bartolo, el doctor en leyes, planean casar a la dama con Fígaro, en cumplimiento a un contrato hecho tiempo atrás. Él la ayudará, como venganza por su Rosina perdida (Aria: La vendetta). Luego ambos enfrentan a Susanna, saliendo Marcellina herida en su orgullo: su edad era mucho mayor que la de Susana (Duetto: Via resti servita). Aparece luego el paje Cherubino, quien está huyendo del Conde de Almaviva, el cuál quiere castigarlo por haber hallado al paje con una de sus vasallas favoritas, Barbarina, y es perseguido por Don Basilio. Le cuenta a Susanna su confusión amorosa (Aria: Non so più cosa son cosa faccio). Entra el Conde de Almaviva, quien le da una moneda a Susanna pero luego escuchan una voz que es Don Basilio, el maestro de música, quien enreda la situación al revelar que el Paje mira a la Condesa en una forma especial. El conde de Almaviva, que se había escondido, sale enfurecido, y decide desterrar a Cherubino (Trío: Cosa sento!). El Conde de Almaviva explica lo de Barbarina y el paje, y al mostrar cómo lo encontró, lo descubre ahora escondido en la cama que les dio el Conde de Almaviva a Susanna y a Figaro. El Conde de Almaviva le dice a Don Basilio que le avise a Fígaro, pero Susanna amenaza con mostrar la moneda de oro que el conde de Almaviva le dio en su oferta amorosa y entonces el Conde de Almaviva le dice a don Basilio que no vaya. Entra Fígaro con el velo de Susanna en la mano y con los jóvenes del pueblo a pedir permiso para su boda (Coro: Giovani liete), el conde de Almaviva posterga la boda de mala gana y manda a Cherubino a sevilla, y le dice a Cherubino que abrace a Susanna antes de irse y entonces Cherubino la abraza pero Figaro le dice que el tiene algo que decir antes de que se vaya (Non più andrai farfallone amoroso) y el acto termina mientras Susanna le enseña la moneda a Fígaro.

Acto II[editar]

La Condesa lamenta las infidelidades de su esposo, Porgi, amor, qualche ristoro (Dame, amor, algún remedio). Llega Susanna y le dice que le cuente lo que ha pasado. La condesa le dice a Susanna que vaya por Fígaro. Fígaro sugiere que vistan a Cherubino de chica para burlar al Conde, y la condesa le pregunta a Susanna que qué le parece; Susanna le responde que no está mal. Sale Fígaro por Cherubino, quien está vestido de oficial. A instancias de Susana canta a la Condesa su amor, Voi che sapete che cosa è amor (Vos que sabéis qué es el amor). La Condesa y Susanna le disfrazan de mujer, y citan al Conde a una entrevista con Susanna, a la que en realidad asistirá Cherubino, Susanna ve que Cherubino trae una venda en el brazo y la Condesa de Almaviva le pregunta que qué ha pasado. Luego Susanna se va probar su vestido de boda a su cuarto y después de que ella se va aparece el Conde de Almaviva, y Cherubino se tiene que encerrar en una habitación. El Conde de Almaviva pregunta a la condesa de Almaviva con quien hablaba y ésta le dice que era Susanna que se fue a probar su vestido de boda a su cuarto. La condesa y el Conde escuchan un ruido que Cherubino hizo y el Conde intenta derribar la puerta. Mientras, Susanna, también escondida, aprovecha que el Conde y la Condesa se ausentan en busca de una llave maestra, ayuda a salir de la habitación a Cherubino que se lanza por la ventana rompiendo una maceta del jardinero Antonio y Susanna se pone en el lugar de Cherubino. Finalmente, la Condesa confiesa al Conde que es Cherubino quien está ahí, pero al abrir la puerta, aparece Susanna, y tanto la Condesa como el Conde se quedan muy sorprendidos. Entonces, la Condesa, reponiéndose, le dice que fue una artimaña para poner celoso al Conde pero ahora la condesa de Almaviva esta sentimental y el conde de almaviva le dice a Susanna que lo ayude a calmarla y luego ya se calma. Entra Fígaro buscando a Susanna, la condesa y al conde para ir a celebrar la boda pero el Conde le pide paciencia, ya que quiere interrogarle. Entra el jardinero, Antonio, quejándose de que alguien rompió sus macetas al saltar de una ventana. Fígaro dice que fue él el que saltó pero el Conde le dice que por qué salto y figaro le dice que porque se asusto y el conde le dice que por que´se asusto y figaro le dice que porque estaba esperando a Susanna pero escucho un ruido y se asusto y salto y se lastimo el pie, pero Antonio muestra un papel que perdió el que saltó por la ventana, que resulta ser las credenciales de Cherubino como oficial. Fígaro dice que Cherubino se lo había dado porque faltaba un sello, pero el Conde no queda convencido con la explicación. En ese mismo momento, aparece Don Bartolo, Marcellina y don Basilio de nuevo, que reclaman al Conde el cumplimiento de su demanda: la boda de la señora con Fígaro.

Acto III[editar]

El Conde y Susanna, acto III. Grabado de Heinrich Ramberg.

El conde reflexiona sobre la situación confundido por los eventos precedentes ("Che imbarazzo è mai questo"). Incitada por la condesa, Susanna entra en escena y acuerda ver al conde más tarde esa noche, aunque en realidad es la misma condesa la que planea encontrarse con el conde disfrazada de Susana. Cuando Susana sale, el conde la escucha decir a Fígaro que ya ha ganado el caso (Hai giá vinta la causa). Dándose cuenta de que ha sido engañado, decide vengarse de Fígaro haciéndole casarse con Marcelina o pagar una gran cantidad de dinero.

El notario Don Curzio exige a Fígaro el cumplimiento del contrato con Marcellina (É decisa la lite), o pagarle una gran suma de dinero, pero como éste no tiene, le obliga a casarse con ella. Fígaro se excusa diciendo que él es de familia noble, y que no puede casarse sin una autorización de sus padres desconocidos, porque le robaron de pequeño unos bandidos, y los espera encontrar en 10 años. Como prueba de esta nobleza, dice que tiene una señal en su brazo, que Marcelina y don Bartolo reconocen. Marcelina dice que Fígaro es su hijo, que desapareció al poco de nacer, y que don Bartolo es su padre y que figaro se llama rafaelo, pero figaro se puso figaro porque él no sabía que se llamaba rafaelo, así que ya no tiene que casarse con ella ("Riconosci in questo amplesso"). Cuando llega Susanna, y ve abrazados a Marcellina y Fígaro, le golpea en la cara, y Marcelina, junto con todos los demás, le explican la nueva situación.

La Condesa dicta a Susana una carta para el Conde de almaviva, para confundir a su marido ("Canzoneta sull'aria"). llegan al escritorio del conde de almaviva y la condesa de almaviva le da un alfier a susanna para que cierre la carta y le dice que le ponga atrás de la carta que tiene que ser devuelto el alfiler, mientras, entran un grupo de campesinas para ofrecerle flores a la Condesa de almaviva, entre las que se encuentra Cherubino vestido de mujer pero a la condesa y a susanna se les hace conocido cherubino y entonces la condesa le pregunta a barbarina, que también le esta ofreciendo flores, que quien es cherubino y barbarina le dice que es su prima que vino a la boda de susanna y figaro. Antonio, el jardinero, y el Conde descubren a cherubino. Luego llega figaro por las damas para la boda y por susanna, pero el conde de almaviva le dice a figaro que si va a bailar con el tobillo lastimado y figaro le dice que si que ya casi no le duele y luego el jardinero le enseña a cherubino.

Se celebra la boda entre Fígaro y Susanna y entre Don Bartolo y Marcelina, y durante el baile, Susana pasa al conde de almaviva la nota que escribió dictada por la Condesa de almaviva, fijando una cita para esa noche y cuando el conde de almaviva esta abriendo la carta se pica con el alfiler, y luego le dice a barbarina que le devuelva el alfiler a la bella susanna pero luego el jardinero le pega a barbarina y entonces barbarina pierde el alfiler. La aguja con la que está prendida la carta, debe ser devuelta, en señal de conformidad. El plan es que esa noche no se encuentre con Susanna o con Cherubino, sino que se encuentre con la Condesa de almaviva, así que ésta intercambia su ropa con Susanna.

Acto IV[editar]

Fígaro sorprende a Barbarina buscando la aguja que sellaba la carta, ya que el Conde de almaviva se la había dado a Barbarina para que se la diera a Susanna, y ésta la había perdido. Fígaro entonces sabe, por Barbarina, que Susanna se ha citado con el Conde porque barbarina le dijo a figaro que el conde le dijo a que le devolviera el alfiler a la bella susanna, pero ignora el plan. Enfadado, invita a don Bartolo y a don Basilio a ser testigos de esa cita (Recitativo ed Aria: "Tutto è disposto). Llegan la Condesa y Susana, con los trajes intercambiados, y se produce un encuentro complicado:

Cherubino, que había quedado con Barbarina, ve a la Condesa, que iba disfrazada de Susanna, e intenta besarla, pero en ese momento llega el Conde, y es él quien recibe el beso. Éste le responde con un bofetón, que recibe Fígaro, que se había acercado para ver qué pasaba. Cuando Cherubino y Fígaro se van ("Partito é al fin l'audace"), el Conde comienza a seducir a la Condesa, pensando siempre que es Susana, lo que enfurece a Fígaro, quien lanza un grito y asusta al Conde. Él y su esposa disfrazada salen hacia el bosque, dejando a Fígaro desolado. De repente aparece Susana, y Fígaro piensa que es la Condesa. Para vengarse del Conde, Fígaro comienza a cortejarla, aun cuando la reconoce por su voz, ("la volpe vuol sorprendermi") lo que hace que Susanna se enfurezca, ya que no se dio cuenta que había sido reconocida por su esposo, Fígaro. Cuando se da cuenta ("pace, pace, mio dolce tesoro"), la pareja se abraza y figaro le pone el zapato a susanna. Escuchan la voz del Conde, que entra buscando a Susana. Fígaro y Susana deciden entonces continuar con el plan de engañar al Conde, y Fígaro comienza a cortejar a la Condesa falsa, lo que enfurece al Conde, que confunde a Susanna con la Condesa. Llama auxilio (Finale: "Gente, gente, all'armi, all'armi") y aparecen don Bartolo y don Basilio, junto con Antonio y Marcellina. Todos juntos pide perdón al Conde, pero él se niega, hasta que aparece la Condesa, dejando a todos muy sorprendidos. El conde pide perdón a su esposa, por sus sospechas y por su mala conducta. La Condesa le perdona y acaba el acto con una alegre fiesta.

Libreto[editar]

El libreto Las bodas de Fígaro es obra de Lorenzo da Ponte. Fue el propio Mozart quien le sugirió el tema. El libretista se lo entregó al compositor en julio de 1785. Se inspiraba en la comedia Le mariage de Figaro de Pierre Augustin Caron de Beaumarchais, que se estrenó en 1784 en Viena.

El Emperador José II de Habsburgo concedió licencia para representarla como ópera, a pesar de estar prohibida como obra de teatro. Da Ponte y Mozart redujeron a cuatro los cinco actos del original y transformaron la historia, evitando las alusiones sociales y políticas que podían ser problemáticas; en su lugar, profundizaron en la caracterización de los personajes.

Estructura musical[editar]

  • Obertura en re mayor. La obertura no usa ninguno de los temas de la propia ópera, según las prácticas del Mozart adulto.

A la Obertura le siguen piezas individuales (diez arias, dos cavatinas y una arieta) y números de conjunto (cinco duetinos, un dúo, dos tríos, un sexteto, tres coros y tres conjuntos finales). La ópera está llena de pasajes logrados y de ricas melodías, por lo que es difícil destacar unos números frente a otros.

  • Arias

Destacan dos intervenciones solistas del personaje de Fígaro en el Acto I: la cavatina llena de venganza e ironía n.º 3: Se vuol ballare, la parte más importante de la opera y la marcha con la que despide a Cherubino para que vaya en busca de la gloria militar, el n.º 9: Non più andrai; (gloria militar) , la música de esta aria final es citada en el segundo acto de la siguiente ópera de Mozart, Don Giovanni.

El personaje de Cherubino canta dos arias en las que expresa de forma delicada sus inseguridades respecto al amor: Non so più cosa son (Acto I, n.º 6), y Voi che sapete (Acto II, n.º 11).

Las arias más serias y exquisitas corresponden al personaje de la Condesa Almaviva: Porgi amor (n.º 10, al principio del Acto II), y Dove sono i bei momenti (n.º 19, Acto III). Mozart tomó música del Agnus Dei de su "Krönungsmesse" KV 317 (Misa de la Coronación), para el Aria Dove sono, en do mayor en lugar de la original fa mayor; el mismo motivo se usó en su primer concierto para fagot.

Susana, que es una presencia continua a lo largo de toda la obra, tiene una intervención individual interesante en su aria del Acto II: Venite inginocchiatevi y otra más destacada en el Acto IV: Deh vieni, non tardar,. El personaje del Conde de Almaviva sobresale en el aria Vedró, mentr’io sospiro. Hasta el pequeño personaje de Barbarina tiene una pequeña pieza inolvidable, con aire de “música nocturna” que anticipa sonoridades románticas, L’ho perduta, me meschina (n.º 23 Acto IV).

  • Conjuntos

En esta obra se equilibran las intervenciones solistas y los conjuntos. Abunda la ópera en dúos, tercetos y concertantes que agilizan la trama, propiciando un estilo casi “de conversación”. La crítica musical ha destacado estos conjuntos y los dos grandes finales.

De los dúos destacan el humorístico Via resti servita entre Marcelina y Susana en el Acto I, y dos dúos de Susana del Acto III: Crudel! Perché finora, con el Conde, y el encantador Che soave zeffiretto con la Condesa.

Es particularmente famoso el primero de los grandes finales, el del Acto II, a partir del n.º 15: Esci ormai. A lo largo de 937 compases, se pasa de un dúo a un trío, a un cuarteto,... hasta alcanzar las siete voces sin que la acción decaiga en ningún momento ni los personajes pierdan su propia caracterización; es considerado “un arco sinfónico tan maravilloso que están unánimemente considerados como la más refulgente obra maestra del género” (Paumgartner, citado por A. Poggi). Tiene una estructura sinfónica, formada por seis números independientes y enlazados entre sí con toda la naturalidad que exige el argumento.

El sexteto (n.º 18: Riconosci in quest’amplesso), del Acto III era uno de los pasajes favoritos del propio Mozart.

Del final del Acto III (n.º 22: Ecco la marcia), destaca el fandango intercalado.

El segundo gran final es el del Acto IV, a partir del n.º 28: Pian, pianin le andrò; resulta agitado y vivaz, con personajes que se tienden trampas unos a otros. Es más breve que el final del acto II, pero más rico en melodías.

  • Arias opcionales

Para la reposición de la obra en 1789, Mozart compuso dos arias para la soprano Adriana Ferrarese, menos dotada vocalmente que Nancy Storace:

  • Aria-Rondó: “Al desío di chi t’adora”, K 577, en sustitución del aria “Deh, vieni non tardar” (Acto IV) .
  • Arieta: “Un moto di gioa” K 579, sustituye al aria “Venite, inginocchiatevi” (Acto II).

Estreno[editar]

Mozart compuso esta ópera entre octubre de 1785 y abril de 1786. No hubo ningún encargo oficial, sino que fue fruto de la asociación artística entre Mozart y Da Ponte.

Se estrenó el 1 de mayo de 1786 en el Burgtheater de Viena. Fue director de la representación el mismo compositor, Wolfgang Amadeus Mozart. Se conocen los intérpretes del estreno:

  • Stefano Mandini como Conde de Almaviva
  • Luisa Laschi (Condesa de Almaviva)
  • Nancy Storace (Susana). Ann o Nancy Storace (1765-1815) era hija de un músico italiano emigrado a Inglaterra; Mozart creó para ella una Escena dramática"Ch'io mio di te... Non temer, amato bene" con piano obligado que fue interpretado por el propio Mozart (KV 505)[6]
  • Francesco Benucci (Fígaro). Benucci (1745-1824) fue el creador, dos años más tarde en Viena, del personaje de Leporello (Don Giovanni, Mozart).
  • Dorotea Bussani (Cherubino). Era la esposa de Francesco Bussani, que interpretó a Don Bartolo.
  • Maria Mandini (Marcelina). Era la esposa de Stefano Mandini, que interpretó al Conde de Almaviva.
  • Francesco Bussani (Don Bartolo y Antonio). Fue también responsable de la puesta en escena.
  • Michael Kelly (Don Basilio y Don Curzio). Kelly (1762-1826), originario de Dublín, fue alumno de Mozart y sus memorias "Reminiscences of Michael Kelly" proporcionan datos de Mozart y Haydn.[7]
  • Anna Gottlieb (Barbarina). Anna Gottlieb, nacida en 1774, tenía doce años cuando se estrenaron Las bodas. Más tarde, en 1791, fue la primera Pamina.

La ópera fue bien recibida por el público. A partir de la tercera representación la dirección correspondió a Joseph Weigl, alumno de Antonio Salieri. No obstante, después de ocho representaciones fue sustituida en las preferencias del público vienés por Una cosa rara de Vicente Martín y Soler (1754-1806). En diciembre de 1786 se representó en Praga, donde cosechó un éxito aún mayor que en Viena. Mozart lo comprobó en persona, al viajar a esa ciudad a principios de 1787. Allí le encargaron una nueva ópera para la temporada siguiente, que sería Don Giovanni. El 28 de agosto de 1789 se repuso la obra en los escenarios vieneses, con dirección de Weigl. Esta ópera se difundió rápidamente en versión alemana.

Se editó en París hacia 1795. En España no se cantó hasta 1916, cuando se estrena en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona.

Valoración[editar]

Es la primera obra maestra mozartiana en el ámbito de la ópera bufa en lengua italiana, tres años después de El rapto en el serrallo (A. Poggi). La trama, pese a ser complicada, fluye con facilidad y espontaneidad.

Destaca por la creación de los personajes, caracterizados con gran riqueza de matices. “A los habituales personajes de cartón piedra, el poder de su música consigue dar emociones reales, que conmueven el corazón pese a lo ridículo de sus acciones” (McLeish). “A la multiplicidad de caracteres y de infinitos estados de ánimo (sensualidad, erotismo, abandono, melancolía, nostalgia, arrepentimiento) corresponde la ligera y caleidoscópica escritura musical, también ella extraordinaria síntesis de elementos múltiples y variados” (A. Poggi).

Adaptaciones[editar]

Franz Liszt compuso la Fantasía sobre dos motivos de "Las bodas de Fígaro" de Mozart, también conocida como la Fantasía Fígaro (1843).

Existen varias grabaciones audiovisuales de la ópera, tanto para cine como para televisión, entre las que pueden mencionarse:

Discografía[editar]

Es amplia la discografía correspondiente a esta ópera. Se indican a continuación las más mencionadas en las guías de música clásica:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Notas
  1. La Guía visual de la Ópera, Espasa, señala soprano o mezzosoprano.
  2. La Guía visual de la Ópera, Espasa, señala soprano o mezzosoprano.
  3. José María Martín Triana: El libro de la ópera, segunda reimpresión en "El libro de bolsillo", 1992, Alianza Editorial, ISBN 84-206-0284-1.
  4. Riding, Alan; Dunton-Downer, Leslie (2008). Guías visuales Espasa: Ópera (1.ª edición). Espasa Calpe, S.A. p. 112. ISBN 978-84-670-2605-4. 
  5. «Statistics, 2005-10». Operabase. Consultado el 11 de septiembre de 2011.
  6. Erich Valentin, Guía de Mozart.
  7. E. Valentín: Guía de Mozart.
  8. Grabación de excepcional calidad según La discoteca ideal de música clásica, de Kenneth y Valerie McLeish, Enciclopedia Planeta, 1996. ISBN 84-08-01038-7
Bibliografía
  • Alier, R., Heilbron, M. y Sans Rivière, F., La discoteca ideal de la ópera, Planeta, Barcelona, 1995. ISBN 84-08-01285-1
  • Greenfield, E., y otros, The New Penguin Guide to Compact Discs, Penguin Group, 1988,
  • McLeish, K., McLeish, V. y Reverter, A., La discoteca ideal de música clásica, Planeta, Barcelona, 1996. ISBN 84-08-01038-7
  • Poggi, A. y Vallora, E., Mozart. Repertorio completo, Ediciones Cátedra, 1994. ISBN 84-376-1258-6
  • Martín Triana, J. M.ª, El libro de la ópera, Alianza Editorial, Madrid, 1987. ISBN 84-206-0284-1
  • Valentin, E., Guía de Mozart, Alianza Editorial, Madrid, 1988. ISBN 84-206-0362-7
  • La magia de la ópera (Catálogo Philips Classics), 1993

Enlaces externos[editar]