Las batallas en el desierto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Las batallas en el desierto
de Bandera de México José Emilio Pacheco
Género Novela
Idioma Español
País Bandera de México México
Fecha de publicación 1981
Páginas 68
Serie
Las batallas en el desierto charles darwin
[editar datos en Wikidata ]

Las batallas en el desierto es una novela de José Emilio Pacheco, publicada en 1981. Desarrollada durante el año de 1948, cuenta la historia de un niño de clase media llamado Carlos, habitante de la Colonia Roma, en la Ciudad de México. La novela está narrada en primera persona, siendo un Carlos adulto el que narra sus experiencias. La historia de Carlos se ve enmarcada en su contexto social y político; describe los problemas del gobierno de Miguel Alemán, la influencia en la cultura popular proveniente de Estados Unidos, así como la moral ambivalente del México de los años 40.

Argumento[editar]

Las batallas en el desierto Nos narra la historia de Carlos, un niño de ocho años, en el contexto sociopolítico del México de la postguerra. En la novela se hace referencia a la cultura popular de la época (mencionando a personajes como Tin-Tan, Pedro Infante, entre otros), a los cambios tecnológicos (automóviles, aparatos electrodomésticos) y a los nuevos hábitos de consumo (refrescos embotellados, pan de barra, salsa "ketchup") que llegaban de los Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. Carlos vive en la colonia Roma de la Ciudad de México, asentamiento de una numerosa colonia extranjera árabe, judía y oriental, así como de mexicanos provenientes de diferentes ciudades del país. Su familia es de la clase media; su madre proviene de una familia conservadora, de ascendencia jalisciense e hija de antiguos cristeros, y su padre posee una compañía de jabones, la cual ha entrado en bancarrota debido a la invasión del detergente en polvo, otro nuevo producto de aquella época:

"Mi padre no salía de su fábrica de jabones que se ahogaba ante la competencia y la publicidad de las marcas norteamericanas".

José Emilio Pacheco. Las batallas en el desierto.

El nombre "las batallas en el desierto" alude a la guerra que culminó en la formación del Estado de Israel, en 1948. Así mismo, es el juego en el que niños de diferentes orígenes étnicos se enfrentan a la hora del recreo en las escuelas primarias de la Colonia Roma. En la escuela, Carlos se hace amigo de Jim, un niño nacido en los Estados Unidos. Un día, Jim invita a Carlos a comer a su casa; ahí Carlos conoce a Mariana, la madre de Jim, una guapa mujer de veintiocho años de quien el pequeño Carlos se enamora perdidamente. Jim es hijo natural de un periodista estadounidense que no quiso reconocerlo y Mariana es amante de varios prominentes políticos mexicanos, pero ambas circunstancias se las oculta a su hijo.

Otro día, Carlos engaña a su profesor pidiendo permiso para ir al baño pero en realidad sale durante plena clase al departamento de Jim. Allí encuentra sola a Mariana y le declara que está enamorado de ella. Mariana reacciona de forma comprensiva y besa a Carlos en las comisuras de los labios pero le deja claro de que nunca podrá haber nada entre los dos.

Después de que los padres de Carlos se enteraron de lo sucedido, lo obligan a confesarse ante la iglesia e ir al psiquiatra. Carlos se queja de que nadie comprenda el significado de su confesión de amor hacia Mariana; para su madre es un escándalo y un insulto a su decencia (pues duda de la buena reputación de Mariana por ser madre soltera); para su padre, Carlos está mal de la cabeza; el sacerdote sólo se preocupa de verificar si el niño no cometió pecados contra la pureza (lujuria o masturbación) y su hermano Héctor (un aventurero empedernido que hostiga hasta a las empleadas domésticas) está intrigado por saber si Carlos al menos intentó alguna aventura sexual con Mariana. Cambian a Carlos de escuela y su familia entra en una época mejor en la cual su padre trabaja para las mismas empresas que antes lo dejaron en bancarrota. Héctor, hermano de Carlos quién entró a la cárcel tras una riña y que es el conflictivo de la familia, llega a estudiar en Chicago; sus hermanas, una de las cuales ha tenido un amorío con un actor fracasado que terminó ahorcándose, se van a Texas.

Después de algún tiempo, Carlos encuentra a Rosales, el compañero más pobre de su antigua escuela y un buen alumno con quien tuvo un pleito. Éste le cuenta a Carlos el rumor de que Mariana se suicidó tras una discusión con su amante, un político. El padre biológico de Jim se lo ha llevado a San Francisco. Carlos no cree en lo que ha escuchado y va en busca de Mariana, pero no logra encontrar ninguna información acerca de ella o sobre Jim. Don Sindulfo, el portero del edificio, ya no está más; el departamento que ocuparon Jim y Mariana ahora está habitado por una familia humilde que no puede darle ninguna referencia sobre dónde se han ido su amigo y su amada y mucho menos confirmarle la supuesta muerte de Mariana.

La trama concluye en que Carlos nunca logra saber si Mariana se suicidó o si sigue con vida; termina sin saber nada acerca de Jim, de Rosales o de alguien de aquella época. Tiempo después, todos los edificios en los que vivían los personajes de la historia son demolidos y Carlos no tiene otra opción más que recordar con nostalgia, no sólo a Mariana y a sus compañeros de clase de su época de niño, sino a la propia Ciudad de México en que sucedió la historia. Carlos refiere que:

"Se acabó esa ciudad. Terminó aquél país. No hay memoria del México de aquéllos años. Y a nadie le importa: de ese horror quién puede tener nostalgia. Todo pasó como pasan los discos en la sinfonola. Nunca sabré si aún vive Mariana. Si hoy viviera tendría ya ochenta años".

José Emilio Pacheco. Las batallas en el desierto.

Referencias en la cultura[editar]

“Miré la avenida Álvaro Obregón y me dije: Voy a guardar intacto el recuerdo de este instante porque todo lo que existe ahora mismo nunca volverá a ser igual. Un día lo veré como la más remota prehistoria. Voy a conservarlo entero porque hoy me enamoré de Mariana”.

En la novela se hacen referencias a múltiples puntos de la Ciudad y en Esencial de la colonia Roma, de un modo que podría tomarse como Melancólico en dos tiempos, es decir añorando el pasado del libro (el tiempo anterior al tiempo en el que se desarrolla la historia) Y provocando en el lector contemporáneo una experiencia similar por el tiempo que se narra en el libro.

Un ejemplo de esto es la Descripción que hace de la Romita «Romita era un pueblo aparte. Allí acecha el Hombre del Costal, el gran Roba chicos. Si vas a Romita, niño, te secuestran, te sacan los ojos, te cortan las manos y la lengua, te ponen a pedir caridad y el Hombre del Costal se queda con todo. De día es un mendigo; de noche un millonario elegantísimo gracias a la explotación de sus víctimas. El miedo de estar cerca de Romita. El miedo de pasar en tranvía por el puente de avenida Coyoacán: sólo rieles y durmientes; abajo el río sucio de La Piedad que a veces con las lluvias se desborda».

Muy sencillamente podría describirse el acontecer de este pequeño barrio origen de la colonia roma, que hoy en día ha sido múltiples veces incluido en proyectos de rescate por su tradición e historia, y donde ya no figura ni el tranvía ni el Río de la Piedad, pero aún conserva su iglesia pilar del lugar y vieja estampa de nuestra ciudad, junto con una casa de la cultura que enmarca ese viejo barrio.


Cine[editar]

La película Mariana, Mariana, dirigida por Alberto Isaac (1986) es una adaptación cinematográfica hecha por Vicente Leñero a la novela. En ella actuaron Elizabeth Aguilar, Pedro Armendáriz Jr., Saby Kamalich, Héctor Ortega, entre otros. Ganó 8 premios Ariel de la Academia de Cine Mexicana.

Música[editar]

  • Café Tacuba grabó en su disco homónimo la canción “Las batallas”, inspirada en la novela. Este tema incluye parte de la letra del bolero puertorriqueño llamado "Obsesión", que también es mencionada dentro de la novela (incluso da nombre a uno de los capítulos), como una forma de ilustrar el sentimiento de Carlitos hacia Mariana (su propia obsesión por un amor irrealizable por la diferencia de edades).

Oye, Carlos, ¿por qué tuviste que salirte de la escuela esta mañana?

Café Tacuba, Las batallas

Teatro[editar]

Se realizó la primera adaptación teatral de la novela y su consecuente puesta en escena, cuya dramaturgia realizó Verónica Maldonado mientras que el montaje fue dirigido por Ghalí Martínez. La versión teatral se estrenó el 25 de marzo de 2011, en el Foro Antonio López Mancera, del Centro Nacional de las Artes. [1] NOTA: Esta adaptación, fue, en su momento, la única autorizada por el autor. Tras su deceso, sus herederos decidieron suspender dicha autorización.

Referencias[editar]

  1. «Estrenarán en teatro Las batallas en el desierto, de José Emilio Pacheco, en el Centro Nacional de las Artes del Conaculta» (en español). Conaculta (22 de marzo de 2011). Consultado el 30 de marzo de 2011.

Bibliografía[editar]

Saúl Jiménez-Sandoval, Capitalismo, deseo y el anti-Edipo en Las batallas en el desierto. Mexican Studies/Estudios Mexicanos, Vol. 27, No. 2 (Summer 2011), pp. 431-448.