Las aventuras del barón Munchausen

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
The Adventures of Baron Munchausen
Título Las aventuras del barón Munchausen
Ficha técnica
Dirección
Producción Thomas Schuhly
Guion Terry Gilliam
Charles McKeown
Fotografía Giuseppe Rotunno
Protagonistas John Neville
Sarah Polley
Eric Idle
Oliver Reed
Uma Thurman
Robin Williams
Peter Jeffrey
José Lifante
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1988
Género cine fantástico y comedia cinematográfica
Duración 126 min.
Idioma(s) inglés
Compañías
Distribución Columbia Tristar
Presupuesto 23,5 millones de $
(coste final 46,6 M$)
Ficha en IMDb

Las aventuras del barón Munchausen (en inglés The Adventures of Baron Munchausen) es la más conocida adaptación cinematográfica de las historias del barón de Münchhausen, novelizadas en varias recopilaciones literarias previas. Fue realizada en 1988 por Terry Gilliam, ex miembro de los Monty Python, y rodada en Belchite, España y en la Playa de Mónsul, Almería con John Neville en el papel del barón y la participación, entre otros, de Robin Williams, Sarah Polley, Uma Thurman y Eric Idle.

Argumento[editar]

La historia comienza en una ciudad centroeuropea en medio de la guerra a finales del siglo XVIII. Entre explosiones y disparos de un gran ejército turco situado en las afueras, tiene lugar una fantástica puesta en escena teatral sobre la vida y las aventuras del barón de Münchhausen. Entre bastidores, el oficial Jackson refuerza el compromiso de la ciudad con la razón, es decir con la uniformidad y la normalidad, ordenando la ejecución de un soldado que ha acabado de realizar actos de valor sobrehumano, argumentando que su valentía está desmoralizando a los otros soldados.

Poco después en el curso de representación, un hombre mayor que alega ser el verdadero Barón interrumpe la representación, protestando por sus múltiples inexactitudes. Entre las quejas de la audiencia, la compañía teatral y Jackson, el "verdadero" Barón se gana la atención de todos y narra sus aventuras, comenzando por una apuesta de vida o muerte con el Gran Turco, cuando de joven debió su vida a su increíble suerte y a la ayuda de sus notables colaboradores: Berthold, el corredor más veloz del mundo; Adolphus, un tirador con una vista sobrehumana; Gustavus, quien posee un extraordinario oído y poder pulmonar como para derrotar a un ejército al exhalar; y Albrecht, un hombre descomunalmente fuerte.

Cuando un disparo de cañón interrumpe la narración del Barón ya anciano, la representación se ve opacada por la urgencia de salvar la ciudad. El Barón deambula tras bambalinas esperando la muerte, pero con su entusiasta interrogatorio Sally Salt, la hija del director de la compañía teatral, lo convence de permanecer con vida.

Insistiendo en que él solo puede salvar a la ciudad, el Barón escapa en un globo de aire caliente construido con ropa interior femenina, sin darse cuenta de que Sally se ha colado como polizón. La expedición en globo llega a la Luna, donde el Barón, rejuvenecido por la huida, encuentra a su antiguo asociado Berthold, pero discute con el Rey de la Luna, quien tiene celos del Barón por su pasado romántico con su mujer, la Reina de la Luna.

Tras escapar de la Luna por medio de una cuerda, el trío regresa a la Tierra, aterrizando en al morada del dios romano Vulcano recibe a sus invitados con cortesía y donde Albrecht se encuentra. Su esposa, la diosa Venus, traza un interludio romántico danzando un vals por aéreo, por lo que se acaba la hospitalidad de Vulcano, quien expulsa ahora al grupo de cuatro hacia los mares del sur.

Devorados por una enorme criatura marina, los viajeros ubican a Gustavus, Adolphus, y a Bucéfalo, el fiel caballo del Barón. El Barón (quien de nuevo luce anciano tras en sus propias palabras "expulsado de un estado de beatitud") lucha contra los objetivos contradictorios de heroísmo y una muerte tranquila, antes de decidirse a escapar soplando "un poquito de rapé" dentro el cavernoso interior de la criatura, lo que hace que la criatura marina "estornude" a los héroes a través de su agujero nasal similar al de la ballena.

De regreso en tierra, el ejército turco está listo, pero los ayudantes del Barón están demasiado viejos como para luchar en los viejos días. El Barón los sermonea con firmeza sin ningún provecho, y abandona el lugar con la intención de rendirse a los turcos y a Jackson. Pero sus amigos no lo permiten, y lo salvan junto a la ciudad.

Durante el desfile de celebración, el Barón es sin embargo asesinado por Jackson, cuya figura se confunde con la de la muerte. El funeral es público y muy emotivo, pero su desenlace muestra que tan sólo se trata de la escena final de otra historia, que el Barón está contando a los mismos asistentes del teatro del principio de la cinta. El Barón se refiere a ella como "sólo una de las muchas ocasiones en que conoció a la muerte" y termina su historia diciendo "todo aquel que tuvo el talento para hacerlo, fue entonces feliz para siempre."

Un ambiguo final muestra que la ciudad ha sido de hecho salvada, aunque los eventos de la batalla aparentemente sucedieron en la historia, y no en la realidad. El Barón se aleja cabalgando en Bucéfalo. Bañados por la luz solar, desaparecen entre las nubes, y a los créditos de la cinta los acompaña una explosión musical.

Reparto[editar]

Presupuesto[editar]

La película se pasó de presupuesto, pasando de U$23,5 millones[1] a U$ 46,63 millones[2] y fue un fracaso de taquilla. Columbia, la productora de la cinta, hizo la menor distribución posible. Sin embargo, el film ha ido ganando adeptos con el tiempo, Terry Gilliam no se vio resentido por el fiasco, y tiene un éxito relativo en aquellos círculos en los que es expuesta cada cierto tiempo. Debe añadirse que en Estados Unidos el film no fue bien distribuido por problemas financieros en Columbia Pictures, que estaba en proceso de venta en el momento.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]