Las Poquianchis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Delfina, María de Jesús, Carmen y Eva González Valenzuela
Nacimiento 1912, 1924, ¿? y ¿?
El Salto, Jalisco, Flag of Mexico.svg México
Fallecimiento 1968, ¿?, 1955 y 1984
Guanajuato, Flag of Mexico.svg México
Alias "Las Poquianchis"
Cargo(s) criminal(es) Homicidio, lenocinio, tráfico de personas, crimen organizado, inhumación ilegal de restos humanos, aborto, corrupción de menores, privación ilegal de la libertad y soborno.
Condena 40 años de prisión,- pena máxima en el estado de Guanajuato en esa época.
Situación actual Fallecidas.
Ocupación Asesinas seriales y proxenetas.
Padres Isidro Torres y Bernardina Valenzuela.

Las "Poquianchis" es el sobrenombre y nombre mediático con el que se conoció a un grupo de asesinas seriales mexicanas activas entre 1950 y 1964,[1] principalmente en la ciudad de San Francisco del Rincón, Guanajuato, México. El grupo estaba conformado por las 4 hermanas de la familia González Valenzuela; Delfina González Valenzuela (n. 1912 en El Salto, Jalisco, México - f. el 17 de octubre de 1968 en Irapuato, Guanajuato, México) era la líder. Las otras tres mujeres que formaban el grupo criminal eran: María de Jesús González Valenzuela, María del Carmen González Valenzuela y María Luisa "Eva" González Valenzuela (f. noviembre de 1984 en Irapuato, Guanajuato, México).[2]

Las cuatro mujeres eran dueñas de varios burdeles en Guanajuato y Jalisco, sus víctimas fueron en su mayoría sexoservidoras a su servicio aunque también asesinaron a clientes y bebés de las mujeres esclavizadas.[3] Su número confirmado de víctimas son 91, pero se cree pudieron matar a más de 150 personas[4] convirtiéndolas en las asesinas seriales más prolíficas registradas en la historia de México, aún más que cualquier asesino serial varón mexicano, y unas de las más prolíficas asesinas o asesinos en serie del mundo.

Antecedentes[editar]

La familia González Valenzuela[editar]

Las hermanas González nacieron bajo el apellido de "Torres Valenzuela", fueron hijas del matrimonio conformado por Isidro Torres y Bernardina Valenzuela,[5] oriundos de El Salto, Jalisco. La familia González era una familia muy disfuncional, su padre- que trabajaba como policía para el gobierno porfirista, tenía el cargo de alguacil, se mantuvo en el puesto aun después de la Revolución mexicana- era un hombre violento, prepotente y autoritario que con frecuencia golpeaba a su esposa e hijos,[6] se cuenta que desde pequeñas obligaba a sus hijas a ver las ejecuciones de los presos. Por su parte su madre era una fanática religiosa.

Los maltratos en la casa González llegaron a tal punto que en cierta ocasión Carmen González, siendo una adolescente, se fugó de casa con su novio, varios años mayor que ella,- llamado Luis Jasso.- Su padre la buscó, trás encontrarla la golpeo y la encarceló de manera arbitraria en la prisión municipal (sin ninguna causal u orden de aprehensión), la mantuvo bajo arraigo por un número indeterminado de tiempo que se extendió por varios meses. Ese mismo día Isidro Torres se convierte en prófugo de la justicia al asesinar a un presunto delicuente, llamado Félix Ornelas, el finado era un hacendado sospechoso de varios delitos, murió durante el intento de arresto al recibir varios tiros por la espalda por parte de Isidro Torres. Este último huyo de la justicia dejando a su hija encarcelada por 14 meses. Carmen salió de prisión gracias a un hombre cincuentón dueño de una tienda de abarrotes con quien Carmen había entablado un relación amorosa; fruto de esta relación procrearía un hijo. [7]

La familia Torres Valenzuela, se vio forzada a cambiar su apellido por el de González para evitrar posibles represalias y a huir del pueblo. Su padre se separó de su familia para vivir una vida de fugitivo.

Incursión como empresarias[editar]

Para 1935, la familia vivía en un estado de pobreza lamentable, las hermanas habían conseguido empleo en una fábrica textil, pero los miserables salarios que se pagaban apenas le servían para subsistir.

En 1938, Carmen conoce a un hombre llamado Jesús Vargas alías "El Gato", este hombre era un vividor y criminal de poca monta; con él Carmen entabla una relación, ese mismo año se va a vivir con él. Juntos abren una pequeña cantina en El Salto. Vargas dilapidó todas las ganancias del establecimiento hasta llevarlo a la ruina, después de esto Carmen abandonó a Jesús Vargas y regresó a vivir con su familia. [8]

Para ese momento los padres de las hermanas González habían muerto dejándoles una modesta herencia, [9] con este capital Delfina González abrió su primer burdel ubicado en El Salto, Jalisco. La prostitución era ilegal en Jalisco, pero la vigilancia para combatir esa practica era pobre. El prostíbulo estuvo activo por mucho tiempo, hasta que una riña suscitada en el lugar llamó la atención de las autoridades, que cerraron el establecimiento.[10]

El burdel "Guadalajara de noche"[editar]

En 1954, Delfina muda el establecimiento a San Juan de los Lagos, Jalisco, durante las festividades de la feria anual celebrada en el pueblo.[11] Para establecer el negocio las mujeres contaron con el apoyo de varias autoridades corruptas. El propio alcalde concedió los permisos para que el negocio operara como bar a cambio de favores sexuales.

Las mujeres eran engañadas o compradas a tratantes, el sistema con el que operaba el burdel era semejante al peonaje empleado durante el Porfiriato, las mujeres cautivas estaban obligadas a comprarle a las madrotas suministros, como ropa y comida, a precios arbitrarios, acumulando así inmensas deudas. Las mujeres entonces eran forzadas a prostituirse para poder pagarles.

Corrupción[editar]

Según el relato de las hermanas González Valenzuela, las técnicas que usaban para instalar un prostíbulo consistían primeramente en hacer amistad con las autoridades para estar protegidas. En muchas ocasiones se hicieron amantes y proporcionaron dinero a funcionarios locales para asegurar que su negocio no fuera cerrado.

Ya instaladas en sus cabarets, “Las Poquianchis” contrataban personas que recorrieran la República para buscar adolescentes de entre 12 y 15 años de edad, para que por medio del engaño y la extorsión las condujeran a sus negocios, donde una vez que entraban eran mantenidas en cautiverio para prostituirlas.

La Secretaría de Salud emitía tarjetas de control falsas, que “Las Poquianchis” utilizaban para presumir que sus muchachas estaban sanas. Estas tarjetas costaban mucho dinero, pero servían para que los clientes estuvieran tranquilos. Por supuesto, muchas de las prostitutas estaban enfermas.

Se destapa el caso[editar]

En 1964 Catalina Ortega, una de las más recientes muchachas en llegar al prostíbulo, logró escapar y se presentó en la comandancia de la Policía Judicial en León, Guanajuato. Las autoridades giraron una orden de aprehensión y se dirigieron a San Francisco del Rincón. Ahí detuvieron a Delfina y a María de Jesús. María Luisa logró escapar al último momento. El caso fue ampliamente difundido por la revista Alarma!. Muchas de las mujeres fueron rescatadas y narraron los horrores que vivían en ese lugar.

Crímenes[editar]

La historia que las mujeres contaron a los judiciales les erizó los cabellos a los agentes policíacos, pues ellas narraron cómo algunas de sus compañeras fueron golpeadas y torturadas por sus patronas e incluso varias fueron asesinadas y enterradas dentro del mismo predio donde eran explotadas. Las víctimas relataron a las autoridades que nunca las dejaban salir de las casas de citas, y que cuando resultaban embarazadas les practicaban abortos y en caso de nacer los niños, éstos eran asesinados por las lenonas.

Según el relato de las rescatadas, “Las Poquianchis” también asesinaban a aquellas prostitutas que “ya no les servían” a quienes sepultaban vivas en un panteón clandestino ubicado en el poblado de Los Ángeles, en San Francisco del Rincón. Este “trabajo” era realizado por el capitán del Ejército, Hermenegildo Zúñiga Maldonado, conocido como “El Capitán Águila Negra”, quien fue amante de Delfina y protector de las lenonas.

El relato[editar]

Delfina desarrolló un método de reclutamiento que dejaba mayores ganancias: acudían a rancherías o pueblos cercanos, donde buscaban a las niñas más bonitas. No importaba si tenían doce, trece o catorce años de edad; llevaban cómplices masculinos que, si las sorprendían solas, simplemente se las robaban. O si estaban acompañadas de sus padres, generalmente campesinos, se les acercaban y les ofrecían darles trabajo a las hijas como sirvientas. Los padres accedían, “Las Poquianchis” se llevaban a las niñas y de inmediato empezaba su tormento.

Apenas llegaban al burdel, “Las Poquianchis” procedían a desnudar a las niñas por completo y examinarlas. Si consideraban que tenían “suficiente carne”, los ayudantes que habían contratado se encargaban de violarlas, uno tras otro, vaginal y analmente. También las obligaban a practicarles sexo oral y si lloraban o se resistían, las golpeaban.

Después, “Las Poquianchis” las bañaban con cubetadas de agua helada, les daban vestidos y las sacaban por la noche a que comenzaran a atender a la clientela del bar, bajo amenazas de muerte. Los clientes se mostraban siempre encantados de que les proporcionaran niñas de tan corta edad para que los atendieran, así que el negocio iba viento en popa. Las hermanas alimentaban a sus esclavas sexuales solamente con cinco tortillas duras y un plato de frijoles al día.

Cuando una de las prostitutas llegaba a cumplir veinticinco años, “Las Poquianchis” ya la consideraban “vieja”. Procedían entonces a entregársela a Salvador Estrada Bocanegra “El Verdugo”, quien la encerraba en uno de los cuartos del rancho, sin darle de comer ni beber por varios días, y entrando constantemente para patearla y golpearla con una tabla de madera en cuyo extremo había un clavo afilado. Una vez que la mujer estaba tan débil que ya no podía ni siquiera intentar defenderse, “El Verdugo” la llevaba a la parte de afuera del rancho y, tras cavar una zanja profunda, la enterraba viva. A otras las aplicaban planchas calientes sobre la piel, las arrojaban desde la azotea para que murieran al caer, les destrozaban la cabeza a golpes.

Si una de las muchachas se embarazaba, si padecía anemia y estaba demasiado débil para atender a sus clientes, o si se atrevía a no sonreírle a los parroquianos, era asesinada. Los bebés que llegaron a nacer fueron muertos y enterrados, con excepción de un niño, al que guardaron para vendérselo a un cliente que quería experimentar con él; mientras se dedicaron a maltratarlo.

También practicaban abortos clandestinos si alguna de las prostitutas más populares quedaba embarazada, con tal de no perder esa fuente de ingresos. Las mujeres además eran obligadas a limpiar el lugar, a cocinar y a atender a “Las Poquianchis”.

“Las Poquianchis” habían reclutado a varios ayudantes que las auxiliaban en sus labores. Uno era Francisco Camarena García, el chofer que se encargaba de transportar a las jovencitas reclutadas, junto con Enrique Rodríguez Ramírez; otro era Hermenegildo Zúñiga, ex capitán del ejército, conocido como “El Águila Negra”, quien fungía como su guardaespaldas y cuidador del burdel.

José Facio Santos, velador y cuidador del rancho; y Salvador Estrada Bocanegra, “El Verdugo”, quien golpeaba a las prostitutas que protestaban por algo y, cuando alguna amenazaba con marcharse o denunciar los maltratos a los que era sometida, se encargaba de asesinarla y enterrarla. También policías y militares utilizaban los servicios de las niñas esclavas, todo gratis a cambio de protección para el burdel.

María Auxiliadora Gómez, Lucila Martínez del Campo, Guadalupe Moreno Quiroz, Ramona Gutiérrez Torres, Adela Mancilla Alcalá y Esther Muñoz “La Pico Chulo” eran prostitutas que se convirtieron en celadoras y castigadoras a cambio de que “Las Poquianchis” respetaran sus vidas.

Cuando alguna de las niñas nuevas no quería ceder ante el capricho de algún cliente, ellas se encargaban de arrastrarla de los cabellos por todo el burdel, llevarla a un cuarto y darle de palazos hasta dejarla inconsciente. “La Pico Chulo” también gustaba de matar a palazos a las muchachas, destrozándoles la cara y el cráneo con una tranca de madera.

Ritos satánicos (mitos)[editar]

Entre los muchos mitos creados en torno a este caso, la prensa amarillista creó el del ritos satánicos. Se afirmó que hacia 1963, “Las Poquianchis” incursionaron en el satanismo. Alguien les dijo que si ofrecían sacrificios al Diablo, ganarían más dinero y tendrían protección. Desde ese momento, cada vez que llegaban nuevas niñas reclutadas, eran iniciadas en un extraño ritual.

Primero las hermanas Valenzuela encendían velas y veladoras, formando una estrella de cinco puntas. Luego llevaban un gallo, el cual era sacrificado. Entonces Delfina y sus hermanas se desnudaban para untarse la sangre del animal. Desnudaban además a las niñas nuevas, quienes eran violadas y sodomizadas por los cuidadores, mientras “Las Poquianchis” contemplaban la escena y se reían.

Después sus ayudantes llevaban a la habitación a algún animal: un macho cabrío o un perro, y obligaban a las niñas a realizar un acto zoofílico para alegría de quienes contemplaban la escena. Después, los hombres llamaban a las demás niñas para empezar una orgía, en la cual “Las Poquianchis” también participaban. Semanas después, comenzarían otro negocio: le quitaban la carne a los cadáveres de las prostitutas que iban asesinando, para venderla por kilo en el mercado.

Condena[editar]

Luego de varios meses que duró el proceso que consistió en careos e interrogatorios, finalmente Delfina, María de Jesús y María Luisa González Valenzuela, fueron acusadas de lenocinio, secuestro y homicidio calificado y recibieron la pena máxima de 40 años de prisión, sin embargo dos de ellas murieron tras las rejas antes de poder obtener su libertad.

Delfina, conocida como La Poquianchis Mayor, falleció a los 56 años en la cárcel de Irapuato, el 17 de octubre de 1968; María Luisa, apodada “Eva La Piernuda”, perdió la vida en su celda de la cárcel municipal de Irapuato en noviembre de 1984 luego de ser consumida por un cáncer hepático y María de Jesús fue la única que falleció en libertad.

Con la muerte de estas tres mujeres que hicieron historia, se cerró un ciclo dentro en las páginas del periodismo policíaco en México.

El caso de “Las Poquianchis” fue tan famoso que incluso fue el argumento de obras de teatro, películas y libros de algunos connotados literatos que adaptaron la historia en un macabro cuento. Sin embargo, la verdadera historia, siempre será más cruda y sangrienta que cualquier texto o película que pudo o podrá hacerse.


Referencias[editar]

  1. Melgar-Palacios, Lucía (2007). «3. Las muertas de Jorge Ibargüengoitia: "una narración de carne y hueso", Cathy Fourez. En El Colegio de Mexico A.C. Mujeres y re-presentación en México: entre plumas andan. (1ª edición). México. p. 60. ISBN 968-12-1312-2. Consultado el 7 de enero de 2013. «(...) Su fúnebre carrera de asesinas y delincuentes se inició en 1954 y terminó en enero de 1964, fecha de su detención...» 
  2. «Las hermanas Valenzuela: "Las Poquianchis"» (en español). Escrito con sangre. La website de los asesinos. Consultado el 7 de enero de 2013.
  3. «World's worst killers» (Art. periodístico) (en inglés). BBC News. 30 de octubre de 1999. Consultado el 7 de enero de 2013. «... Sisters Delfina and Maria de Jesus Gonzales, owners of a Mexican brothel, killed prostitutes they recruited and an unknown number of clients...» 
  4. Ham, Ricardo (2007). «3. Las Poquianchis. El negocio y la muerte». México y sus asesinos seriales (3ª edición). México: Samsara. p. 29. ISBN 9789709425910 |isbn= incorrecto (ayuda). Consultado el 8 de enero de 2013. 
  5. «Las hermanas Valenzuela: "Las Poquianchis"» (en español). Escrito con sangre. La website de los asesinos. Consultado el 7 de enero de 2013. «Delfina, María de Jesús, Carmen y Eva Valenzuela nacieron en San Francisco del Rincón, Guanajuato y en El Salto, Jalisco (México), hijas de Isidro Torres y Bernardina Valenzuela...».
  6. Atala Sarmiento (conductora) (2009). La Historia detrás del Mito: "Las Poquianchis" (1/5) (Programa de TV). México: TV Azteca. Escena en comienzo del video. Consultado el 7 de enero de 2013|fechaacceso=, |añoacceso= y |mesacceso= redundantes (ayuda). 
  7. Atala Sarmiento (conductora) (2009). La Historia detrás del Mito: "Las Poquianchis" (1/5) (Programa de TV). México: TV Azteca. Escena en comienzo del video, en el primer tercio. Consultado el 7 de enero de 2013|fechaacceso=, |añoacceso= y |mesacceso= redundantes (ayuda). 
  8. Atala Sarmiento (conductora) (2009). La Historia detrás del Mito: "Las Poquianchis" (1/5) (Programa de TV). México: TV Azteca. Escena en la mitad del video. Consultado el 25 de enero de 2013|fechaacceso=, |añoacceso= y |mesacceso= redundantes (ayuda). 
  9. «Las hermanas Valenzuela: "Las Poquianchis"» (en español). Escrito con sangre. La website de los asesinos. Consultado el 7 de enero de 2013. «"Cuando sus padres murieron y le dejaron una pequeña herencia, Delfina Valenzuela decidió iniciar un negocio seguro. Le tenía horror a la pobreza, así que instaló una cantina en su pueblo natal. Junto a los tragos, vendía los servicios de jóvenes prostitutas..."».
  10. Atala Sarmiento (conductora) (2009). La Historia detrás del Mito: "Las Poquianchis" (1/5) (Programa de TV). México: TV Azteca. Escena en segunda mitad del video. Consultado el 25 de enero de 2013|fechaacceso=, |añoacceso= y |mesacceso= redundantes (ayuda). 
  11. Atala Sarmiento (conductora) (2009). La Historia detrás del Mito: "Las Poquianchis" (1/5) (Programa de TV). México: TV Azteca. Escena en segunda mitad del video. Consultado el 25 de enero de 2013|fechaacceso=, |añoacceso= y |mesacceso= redundantes (ayuda). 

Enlaces externos[editar]