Largo di Torre Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Largo di Torre Argentina, Templo A (a Juturna), con parte del Templo B a la izquierda. A la espalda, el Teatro Argentina.
El Templo B, dedicado a Aedes Fortunae Huiusce Diei.
Mapa de la zona arqueológica.

Largo di Torre Argentina es una plaza de Roma (Italia) que contiene cuatro templos romanos republicanos, y los restos del Teatro de Pompeyo. Se encuentra en el antiguo Campo de Marte.

El nombre de la plaza viene de la Torre Argentina, que toma su nombre de la ciudad de Estrasburgo, cuya denominación original era Argentoratum. En 1503, de hecho, el Maestro de Ceremonias Papal Johannes Burckardt de Estrasburgo, construyó en via del Sudario un palacio (actualmente el número 44 de la calle), llamado Casa del Burcardo, al que la torre era aneja.

La otra torre de la plaza no es la que da el nombre al lugar, sino la medieval Torre del Papitto («Torre del pequeño pequeño papa»), atribuida por la tradición al antipapa Anacleto II Pierleoni, que según se decía no era una persona alta.

Después de la Unificación de Italia, se decidió reconstruir parte de Roma (1909), demoliendo la zona de Torre Argentina. Durante las obras (1927), sin embargo, se descubrieron la cabeza y brazos colosales de una estatua de mármol. La investigación arqueológica sacó a la luz la presencia de un Área Sacra, que se remontaba a la época republicana, con cuatro templos y parte del Teatro de Pompeyo.

Templos romanos[editar]

Los cuatro templos, originariamente designados con las letras A, B, C, y D, daban a una calle pavimentada, que fue reconstruida en la época imperial, después del incendio del año 80. La zona estaba delineada al norte por el Hecatostylum (porche de cien columnas) y las Termas de Agripa, y al sur por los edificios asociados al Circus Flaminius, al oeste por la gran plaza porticada de Porticus Minucia Frumentaria, y al oeste por el Teatro de Pompeyo.

El Templo A fue construido en el siglo III a. C., y es probablemente el Templo de Juturna erigido por Cayo Lutacio Cátulo después de su victoria sobre los cartagineses en 241 a. C.[1] Más tarde fue reconstruido en forma de iglesia, cuyo ábside aún está presente.

El Templo B, un templo circular con seis columnas en pie, fue construido por Quinto Lutacio Catulo César en 101 a. C. para conmemorar su victoria sobre los cimbrios; fue Aedes Fortunae Huiusce Diei, un templo dedicado a la «Suerte del día de hoy». La estatua colosal encontrada durante las excavaciones y actualmente conservada en los Museos Capitolinos era la estatua de la propia diosa. Sólo la cabeza, los brazos y las piernas eran de mármol: las otras partes, cubiertas por el vestido, eran de bronce.

El Templo C es el más antiguo de los tres, remontándose al siglo IV o al siglo III a. C., y probablemente estuvo consagrado a Feronia la antigua diosa itálica de la fertilidad. Después del incendio del año 80, este templo fue restaurado, y el mosaico en blanco y negro de la cella del templo interior data de esta restauración.

El Templo D es el más grande de los cuatro, y se remonta al siglo II a. C. con restauraciones de la última época de la República, y se consagró a Lares Permarini, pero sólo una pequeña parte del mismo se ha excavado, puesto que una calle cubre la mayor parte del mismo.

Actualmente se ha descubierto que en esta zona se ubicaba la Curia del Teatro de Pompeyo donde, en el 44 a.C. los conspiradores asesinaron a Julio César, el general romano. Un equipo de científicos españoles halló el punto exacto donde fue apuñalado Julio César, justo en el centro del fondo de la Curia de Pompeyo de Roma, en lo que hoy se conoce como Torre Argentina.

Varios textos romanos antiguos describían el asesinato de Julio César, ocurrido en el año 44 a.C en la Curia de Pompeyo, pero se desconocía el lugar exacto en donde se había producido el complot de un grupo de senadores para eliminar al general.

Ahora, 2.056 años después, un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España ha descubierto el punto preciso donde cayó asesinado, tal como lo informó hoy la institución en un comunicado.

Los científicos hallaron una estructura de hormigón de tres metros de ancho por más de dos de alto colocada por orden de Augusto, hijo adoptivo y sucesor de Julio César, para condenar el asesinato.

Este hallazgo confirma que el Cesar fue apuñalado justo en el centro del fondo de la Curia de Pompeyo, mientras presidía la reunión del Senado.

Actualmente, los restos de este edificio se encuentran ubicados en el área arqueológica de Torre Argentina, en pleno centro histórico de la capital italiana. El nombre proviene de "Largo di Torre Argentina", como se referían a una ciudad cuyo nombre en latín era Argentoratum.

"Siempre se supo que Julio César fue asesinado en la Curia de Pompeyo el 15 de marzo del 44 a.C., porque los textos clásicos así nos lo transmiten, pero hasta ahora no se había recuperado ningún testimonio material de este hecho, tantas veces representado en la pintura historicista y en el cine", explicó el investigador del CSIC Antonio Monterroso.

Las fuentes clásicas aluden a la clausura, años después del asesinato, de la Curia, un lugar que pasaría a convertirse en una capilla-memoria.

"Sabemos con seguridad que el lugar donde Julio César presidió aquella sesión del Senado y donde cayó apuñalado se clausuró con una estructura rectangular organizada conforme a cuatro muros que delimitan un relleno de hormigón. Lo que desconocemos es si esta clausura supuso también que el edificio dejara de ser completamente accesible", aclaró el científico.

En Torre Argentina, además de la Curia de Pompeyo, los investigadores comenzaron a estudiar los restos del Pórtico de las Cien Columnas (Hecatostylon).

El objetivo es conocer qué vías de conexión se pueden establecer entre la arqueología, la historia del arte y el cine en estos espacios de la muerte de Julio César.

"También pretendemos entender mejor ese sentido de clausura y lugar funesto que describen los textos clásicos", añadió Monterroso.

Los dos edificios forman parte del complejo monumental de unos 54.000 metros cuadrados que Pompeyo Magno, uno de los más grandes militares de la historia de Roma, construyó en la capital para conmemorar sus triunfos militares en Oriente hacia el año 55 a. C.

"Es muy atractivo, en sentido cívico y ciudadano, que miles de personas tomen hoy el ómnibus y el tranvía justo al lado de donde hace 2.056 años fue apuñalado Julio César, o que incluso vayan al teatro, pues el principal de la capital, el Teatro Argentina, se encuentra muy cerca igualmente", según Monterroso.



Teatro de ópera del siglo XVIII[editar]

El Teatro Argentina es un teatro del siglo XVIII ubicado en la plaza. Allí se celebraron los estrenos de muchas óperas destacadas del repertorio, como El barbero de Sevilla de Rossini en 1816, y dos obras de Verdi: I due Foscari (1844) y La battaglia di Legnano (1849).


El refugio de gatos[editar]

Ubicado en Largo Argentina está el santuario de gatos de Torre Argentina, un refugio para gatos sin hogar (de los que Roma tiene muchos). La presencia del refugio ha demostrado ser un lugar de interés tanto para los turistas como para los vecinos, y la zona histórica que lo rodea abunda en gatos de todo tipo, brincando y vagando por las ruinas antiguas.

Los voluntarios del refugio ofrecen rondas diarias de las ruinas a las cinco de la tarde (las cuatro en invierno). Aunque las visitas son gratuitas, piden un pequeño donativo para el refugio.

Notas[editar]

  1. Esta identificación se prefiere sobre la que dice que es el Templo de Iuno Curritis, porque Ovidio (Fasti I) dice: «Te quoque lux eadem Turni soror aede recepit/Hic, ubi Virginea Campus obitur aqua», colocando el templo de Juturna cerca del Aqua Virgo, que acabana en las Termas de Agripa.


Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 41°53′43″N 12°28′37″E / 41.89528, 12.47694