Laputa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa de Laputa y Balnibarbi. Anterior a 1726. Hermann Moll.

Laputa es una isla imaginaria descrita en el libro Los viajes de Gulliver, de Jonathan Swift, con la característica de poder volar. Tiene una base de diamante y flota en el aire por medio de un gigantesco imán. Este dispositivo natural les permite a sus habitantes dirigirla en cualquier dirección sobre el territorio de Balnibarbi (único donde los minerales responden al influjo magnético de la isla) y, de este modo, dominarlo.

Sus habitantes[editar]

Los habitantes de Laputa están muy interesados en la matemática y la música, pero no saben emplear sus conocimientos con fines prácticos. Descritos como distraídos, se pierden cuando conversan con otros, motivo por el cual son asistidos por "golpeadores" que les indican cuando hablar y cuando escuchar.

Las mujeres de la isla, poco versadas en las ciencias mencionadas, suelen tomar amantes de la isla de Balnibarbi y, ocasionalmente, huir con ellos a tierra firme. Gulliver descubre que se dedican más a pensar proyectos que a ponerlos en ejecución. En su visita, el autor es informado de que han descubierto dos satélites de Marte (un siglo antes de su descubrimiento real), que han listado más de diez mil estrellas fijas y calculado con gran precisión el período de 93 cometas. Su escasa habilidad se pone de manifiesto al relatar el autor la incapacidad para diseñar adecuadamente la ropa.

La descripción de la isla de Laputa y sus gobernantes parece ser una sátira de la Royal Society.

Cine[editar]

Miyazaki[editar]

En la película animada de Hayao Miyazaki Laputa: El castillo en el cielo hay una ciudad flotante llamada Laputa, en homenaje a la isla del libro de Jonathan Swift. Swift probablemente sabía lo que significaba la palabra puta en idioma español, pero Miyazaki probablemente no lo sabía.[1] Sin embargo, la empresa Walt Disney sí lo sabía, y como distribuidora de las películas de Miyazaki en Estados Unidos y en países de habla castellana en América y en España, contrajo el título a El castillo en el cielo. En el antiguo doblaje español de la película, cuando se han de referir a la isla flotante de Laputa, la denominan Lapuntu. En la versión doblada al español en México sí mencionan la palabra "Laputa", al igual que en el nuevo doblaje español supervisado por Miyazaki para que pudiera ser lo más fiel posible al original.

Música[editar]

Durante los 90 estuvo en activo en Japón una banda llamada Laputa, dentro de la corriente del rock visual. Su nombre es una alusión a la isla flotante de Los viajes de Gulliver.

Traducciones en idioma castellano[editar]

Dado el evidente carácter malsonante en español ("la puta"), muchos traductores y editores han decidido cambiar el nombre por otros parecidos, por ejemplo: Lupata,[2] Laput o Lapuda. Por supuesto, de esta manera se pierde la intención original del autor: representar la explotación de Irlanda que sería Balnibarbi por parte de Inglaterra, es decir Laputa, en el siglo XVIII[1]

Referencias[editar]

  1. a b SWIFT, Jonathan. Los viajes de Gulliver. Ed. de Pilar Elena. Madrid, Cátedra, 1992. ISBN 84-376-1094-X, p. 375. Ch. Firth deriva este nombre del español «la puta» y lo relaciona con un proverbio del diccionario de español de Swift que adiverte que una dama de esas «deja el bolsillo vacío». Mediante este vocablo, Swift podría aludir al empobrecimiento de Irlanda por el gobierno inglés, simbolizado en la isla voladora Laputa. La corte de Inglaterra, con un Hannover en el trono y los whigs controlando el Parlamento, ya había sido comparada por Swift con una prostituta en uno de sus poemas (op. cit., págs 234-35. La palabra Laputa se ha relacionado también, al igual que Lilliput, con el lat. puto (pensar), ahora con el sentido de «el país de los pensadores» dado que se satiriza en él a científicos e intelectuales en general (C. C. Seronsy, Notes & Queries, CCI, 1957, pág. 471, y con el vulgarismo ingl. put: tonto(H. Morley, ed. Gulliver's Travells, 1890). Discrepo de la traducción de Laputa por «Lapuda» que E. Lorenzo defiende basándose en que «no hay intención en la denominación de Swift» (Jonathan Swift. Obras Selectas, cit. pág. 39). [...]
  2. SARPE- ISBN 84-599-0061-4 y Salvat, 1969

Véase también[editar]