Lagopus mutus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Lagopus muta»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Perdiz nival
Raichou 01.JPG
Pareja de Lagopus mutus japonica con plumaje otoñal
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Galliformes
Familia: Tetraonidae
Género: Lagopus
Especie: L. muta
(Montin, 1781)
Subespecies

Véase texto

Sinonimia
  • Tetrao mutus Montin, 1781
  • Lagopus mutus

La perdiz nival o lagópodo alpino (Lagopus mutus)[1] [2] es una especie de ave galliforme de la familia Phasianidae ampliamente extendida por las regiones frías del Holártico, y que también habita en las partes altas de las principales cadenas monta­ñosas de Eurasia y Norteamérica, entre el límite superior de los árboles y las nieves perpetuas, donde las particularidades de cada zona a través del proceso de adaptación natural de la especie han dado lugar a varias subespecies.

En el caso de España, encontramos en los Pirineos la variedad Lagopus mutus pirenaicus,[1] de la que se mantiene una población que no presenta mayores oscilaciones como resultado de las escasas amenazas a que se encuentra expuesta. En efecto, son pocos los enemigos que la molestan y tam­poco el hombre es capaz de reducir su número o de poner en peligro a esta especie dadas las enormes dificultades que comporta la caza de la perdiz a gran altura.

Características morfológicas[editar]

El cuerpo de la perdiz nival se halla cubierto de un plu­maje denso que proporciona a su cuerpo la apariencia de un volumen del cual en realidad carece ya que su peso alcanza escasamente los 400-500 gramos. La longitud de estas aves ronda los 40 cm, de los que 14-15 cm corresponden a la cola, integrada por 16 plu­mas timoneras.

Una característica particular de la perdiz nival es la de poseer las patas completamente recubiertas de plumas que descienden hasta la porción distal de los dedos, dejando al descubierto solamente las fuertes uñas que le permiten al animal excavar incluso en la nieve más dura. Las huellas que dejan las patas de la perdiz nival recuerdan al cazador las de una liebre pequeña.

La cabeza de la perdiz nival es redondeada, con el pico negro y corto, con un breve espacio liso, de color rojo, si­tuado sobre los ojos marrones.

Con respecto al color de estas perdices de montaña, es interesante destacar que la naturaleza les ha dotado de una homocromía estacional que les facilita escapar de muchos peligros. Así, durante el verano, el plumaje presenta tonali­dades marrones, cenicientas y rojizas con estrías transversa­les negras sobre el dorso. La parte inferior de las alas y el vientre permanecen blancos. En invierno, el plumaje se convierte en una capa totalmente blanca, con un trazo negro sobre los ojos, siendo posible distinguir al macho de la hembra por ostentar una mancha negra debajo de la garganta.

El paso del plumaje estival al invernal tiene lugar de un modo gradual; en la primavera tiene una tonalidad que va del gris al marrón oscuro y, para mediados de agosto, pasa al pardo grisáceo; en octubre, al blanquecino con manchas marrones y en diciembre adquiere el limpio y característico color blanco.

Comportamiento[editar]

Lagopus muta en su capa invernal.

En los meses de verano, la perdiz nival se establece en el límite de las nieves eternas que coronan las montañas en las que vive, en la vertiente norte de las cimas más elevadas.

En el invierno, suele localizarse en los lugares soleados, y, solamente en condiciones excepcionales, abandona las al­turas propias de la especie.

Se trata de una especie gregaria que vive en pequeños grupos compuestos de 4 o 6 ejemplares que durante los meses de invierno pueden aumentar hasta 20-30 perdices.

No se trata de una especie sedentaria sino que tiende a trasladarse permanentemente por la montaña, actividad que está facilitada por su condición de gran andadora.

Por la mañana, sale a la búsqueda del alimento y por las noches duerme acurrucada bajo un saliente rocoso. En in­vierno, excava una madriguera aprovechando el amparo que le ofrece la misma nieve. El vuelo de estas perdices es rápido y muy diferente al de otras perdices. No obstante, se trata de un vuelo de distancias cortas. La perdiz nival nunca se lanza hacia los valles y, en caso de peligro, prefiere adentrarse en los terrenos quebrados e inaccesibles.

Reproducción[editar]

Huevos de Lagopus muta

La época de celo de las perdices blancas tiene lugar entre los meses de abril y mayo, época en la que se forman las pa­rejas y se separan del grupo para la reproducción. En el mes de junio, la hembra pone entre 6 y 10 huevos de color blanco marfil con manchas pardas.

Distribución[editar]

Encontrada en los círculos polares hasta Spitzbergen y en varias islas del ártico, Alpes y Pirineos.

En época reciente ha estado distribuida también por la cordillera Cantábrica. Sus últimas poblaciones han estado presentes hasta principios del siglo XX en los picos de Europa, siendo exterminada por la caza intensiva, no por inadecuación de hábitat para la especie.[cita requerida]

Subespecies[editar]

Se conocen 30 subespecies de Lagopus mutus:[3]

Referencias[editar]

  1. a b E. de Juana y J.M. Varela (2000). Guía de las aves de España, península, Baleares y Canarias. Lynx Edicions SEO/Birdlife. P. 62. ISBN 8487334261.
  2. Ficha Lagopus muta en Avibase
  3. Clements, J. F. 2007. The Clements Checklist of Birds of the World, 6th Edition. Cornell University Press. Downloadable from Cornell Lab of Ornithology
  • Equipo de especialistas DOMEFAUNA Perdiz. Codorníz. Faisán. Pintada. Colín ISBN 84-315-0890-6

Enlaces externos[editar]