Ladrillo hueco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Imagen de un ladrillo hueco triple (con tres filas de huecos).

El ladrillo hueco es un tipo de ladrillo que tiene la característica de tener unos orificios pasantes en su interior en sentido longitudinal. El volumen total de los huecos debe ser igual o mayor al 10% del volumen total del ladrillo. La finalidad de estos orificios es reducir el material y el peso al ladrillo, facilitando su colocación y reduciendo su coste. Los tabiques realizados con ladrillo hueco no suelen tener finalidad resistente, por lo que se suelen emplear mayormente como elementos divisorios.

Tipos de ladrillos huecos[editar]

En función del número de filas de huecos presentes en el ladrillo se puede distinguir entre:

  • Ladrillo hueco simple (LHS), con un fila de huecos en la testa (3-5 cm de grueso).
  • Ladrillo hueco doble (LHD), con dos filas de huecos (7-9 cm de grueso).
  • Ladrillo hueco triple (LHT), con tres filas de huecos (10-12 cm de grueso).

En las obras de construcción de España, es común el empleo de ciertos tipos de ladrillo en particular:

  • la rasilla o LHS de 3/4 cm de grueso: utilizado en el pasado para realizar tabiques o bovedillas, su uso se ha ido reduciendo hasta ser empleado únicamente para trasdosados.
  • el machetón o LHD de 7 cm de grueso: sirve habitualmente para las divisorias o particiones en una misma vivienda.
  • el tabicón o LHD de 9 cm de grueso: en ocasiones se emplea para tabiques que deban llevar instalaciones de fontanería (en locales húmedos) o bien para realizar tabiques de media asta. En este tipo de tabiques los ladrillos se apilan tabla contra tabla, por lo que el empleo de ladrillo de mayor grueso reduce el número de estos y el tiempo de colocación.

Véase también[editar]