La vorágine

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Vorágine
Autor José Eustasio Rivera
Género Novela
Subgénero Modernismo
Editorial Cromos
Ciudad Bogotá
País Bandera de Colombia Colombia
Fecha de publicación 1924
Formato Impreso
Páginas 340
Cronología de José Eustasio Rivera
Tierra de promisión La Vorágine

La Vorágine es la única novela que publicó el escritor colombiano José Eustasio Rivera, es su obra más famosa. Salió a la luz el 25 de noviembre de 1924 y es considerada un clásico de la literatura colombiana, así como una de las más importantes dentro del modernismo latinoamericano, aunque a menudo es asociada al costumbrismo por la descripción pictórica de las culturas rurales.

La novela narra las peripecias del poeta Arturo Cova y su amante Alicia, historia de pasión y venganza enmarcada en los llanos y la selva amazónica a donde los dos amantes huyen de la sociedad, y que expone a lo largo de su trama las duras condiciones de vida de los colonos e indígenas esclavizados durante la fiebre del caucho.

Historia[editar]

La novela se divide en tres partes marcadas por tres escenarios distintos y claros puntos de giro. La primera parte narra la huida de Arturo y Alicia desde Bogotá hacia los llanos orientales. La segunda parte cuenta la estancia en los llanos y la separación de Alicia y la tercera relata la incursión en la selva amazónica en busca de ella.

El cuerpo principal de La Vorágine lo conforma el relato, en primera persona, de la aventura de Arturo Cova quien huye de las convenciones sociales de la estrecha sociedad bogotana de principios del siglo XX. Esta huida lo lleva a los llanos orientales, donde se separa intempestivamente de Alicia, su compañera. La búsqueda de Alicia lo llevará a la selva de la Amazonia colombiana, donde Arturo será testigo de la penosa esclavitud de los trabajadores que extraen el caucho.

De forma paralela se presenta el testimonio del cauchero Clemente Silva, que emprende un éxodo desde la ciudad de Pasto, tras las huellas de su hijo, encontrando solamente la esclavitud en las caucheras.

Uno de los escenarios y personajes principales del relato es la selva, que mediante alucinaciones, enfermedades y plagas ataca hasta la muerte al hombre que la explota, en un ciclo de destrucción mutua. Esta selva enclaustrante, húmeda y malsana, contrasta con el escenario inicial en la llanura que representa la libertad y esperanza perdidas.

Personajes[editar]

Personajes principales[editar]

Arturo Cova: Es un personaje tan atractivo por su vitalidad y realismo que la mayoría de los críticos incurren en la tentación de acabarlo en unas cuantas líneas, subrayando sus contradicciones e inestabilidad. Sin ser inexactos, juicios como el de Maria Teresa Cristina que transcribimos a continuación, abundan: [cita requerida]

Personaje de gran complejidad psicológica, contradictorio como pocos, poeta de algún renombre pero fracasado movido por un ideal abstracto que no logra conciliar en la realidad a la vez sentimental y violento teatral y melodramático. Oscila entre una visión ideal de si mismo, que lo lleva a atribuirse el papel de redentor de los caucheros o de héroe demoníaco y una añoranza de la dorada mediocridad ciudadana que él ha abandonado en busca, a la vez, de la libertad, la aventura y la riqueza.

Clemente Silva: En la segunda parte de la novela aparece un individuo que no solo muestra la suficiente fuerza como para ganarse el papel de segundo protagonista, sino que llega a acaparar el centro de la historia por un prolongado lapso. El papel de segundo protagonista, sin embargo no lo reclama en calidad de coprotagonista o como figura complementaria a Cova, sino como protagonista paralelo e independiente, dueño de su propia historia. Ese nombre es Clemente Silva, cuya dilatada historia, por su independencia y por el tiempo en que ha tenido lugar, perfectamente podría separarse de la trama principal de la obra y constituirse en un relato aparte, valido por si mismo.

Alicia: Pareciera obvio suponer que el personaje que sigue en protagonismo a Arturo Cova es Alicia. En un principio podría señalársela efectivamente como la co-protagonista, pero desde la estancia de la pareja en la maporita otros personajes empiezan a adquirir relieve. Cuando Cova abandona a Alicia en la fundación de Franco, la muchacha prácticamente desaparece de escena hasta que su amante da nuevamente con ella. Y cuando ocurre el rencuentro Alicia prácticamente no vuelve a intervenir. En ese momento incluso adquiere mayor importancia Griselda, con quien se da el primer contacto.

Personajes secundarios[editar]

Griselda. Aunque es la mujer de Fidel Franco, decimos que es una de "las mujeres de Cova" porque de alguna manera se siente el nefasto influjo del desamor en este y porque en buena parte los desaires de Cova acaban promoviendo su huída con Barrera.

"Fidel Franco" Es el amigo antioqueño de Arturo Cova, marido de la niña Griselda. Se conoce con Arturo Cova en la Maporita cuando don Rafo los lleva a él y a Alicia allí. Es el amigo que se va con él y con el mulato Correa hacia las caucherías.

Clarita. Prostituta venezolana algo pasada en años que presta sus servicios particulares a Zubieta, quien la retiene con la eterna promesa de desposarla para llevarla luego a su tierra, con sus padres.

Zoraida Ayram. Es una negociante cuarentona que funda en las dificultades de comercio que ofrece el medio selvático, la clave de su oficio.

Fidel Franco. Es un tipo "Atravesao" como lo define la negra Sebastiana. Sin duda, obstinado y de armas tomar.

Zubieta. Es el dueño del hato donde Fidel Franco, quien le dirige la vaquería, ha construido su fundación la Maporita.

Narciso Barrera. Hombre Sumamente hábil que consigue lo que desea mediante halagos y seducción.

Helí Mesa. En el ejército (Antes del tiempo en que se circunscribe la acción de la novela) fue subalterno de Franco quien entonces era teniente.

Antonio Correa. "El negro" Correa era hijo de Sebastiana, mujer que sirve en casa de Fidel Franco.

Pajarito de Monte y Cerrito de la Sabana. Son dos indios Guahivos que ayudan a los del grupo de Cova en su huída, una vez han ingresado en la selva.

Petardo Lesmes. Capataz del Cayeno al que todos conocen con el sobrenombre del Argentino. Se convierte en explotador de sus otros amigos a quienes con engaños de su evasión conduce y luego vende al ex-presidiario.

El Pipa. Es una especie de narciso Barrera condenado al fracaso y constantemente reducido a la miseria. De alguna manera puede juzgárselo como un víctima de la violencia, si bien ha aprendido desde bien temprano que para sobrevivir en el medio no hay más alternativa que obrar como victimario.

El Escritor y el Cónsul. Son personajes que intercambian notas al principio y al final de la novela – en el prólogo y el epílogo – y cuyas funciones son enteramente ajenas a la trama de la obra.

Valoración[editar]

La Vorágine sigue la estructura narrativa del mito clásico greco-latino, de forma similar a la historia de Orfeo, la Eneida de Virgilio o la Odisea de Homero, en donde el héroe emprende un viaje iniciático, y tras descender a un mundo laberíntico e infernal, alcanza un final epopéyico. En el caso de La vorágine el poeta desciende al "infierno verde" en busca de su amada, sin embargo, oponiéndose al modelo tradicional, su protagonista no regresa al punto de partida. Este final abierto o de cierta forma inconcluso, constituye una de las características más importantes de la novela moderna. [1]

En cuanto al estilo, es especialmente notable la descripción de los escenarios (primordialmente la selva) y situaciones, que se muestran en medio de una prosa con permanente musicalidad y abismante detalle, generando gran impacto en las escenas de violencia o desesperación que atraviesan los protagonistas. Otro aspecto innovador en Rivera fue la superación del argumento con un solo plano narrativo. De este modo, la narración se ve fragmentada por diversas "historias" como las de Fidel Franco, Clemente Silva o Helí Mesa.

La Vorágine es una de las principales obras literarias del modernismo latinoamericano, y se puede observar su influencia en obras posteriores como Canaima de Rómulo Gallegos y Calunga del brasileño Jorge de Lima.

Horacio Quiroga, otro gran escritor de la selva y la frontera, la consideraba “el libro más trascendental que se ha publicado en el continente” y califica a Rivera como "el poeta de la selva".[2]

De ella dice Cedomil Goic en su Historia de la novela hispanoamericana[3] que

"es una de las más notables -si no la más notable- de las novelas modernas hispanoamericanas y, desde luego, la más brillante y original de las novelas del período" que explora "las posibilidades de la novela naturalista" sin llegar a "la torsión grotesca y satírica".

Y de ella añade Alejandro González Segura en la introducción a su edición de La Vorágine [4] :

"La Vorágine, novela con que se inicia el llamado ciclo de la violencia en la narrativa colombiana, se presenta, sin duda, como una de las más importantes de su país... hasta la llegada, varias décadas más tarde, del fenómeno narrativo que supuso la prolija obra de Gabriel García Márquez."

Traducciones[editar]

Esta obra se ha traducido a varios idiomas, entre los que se cuenta el inglés en 1928, francés (1930), ruso (1935), portugués (1945), italiano, japonés y polaco.

Origen y contexto[editar]

La vorágine retrata el clima intelectual y político de la Colombia de los años veinte. Su afán por denunciar los problemas de las fronteras, como la explotación infrahumana o la locura, respondió a las inquietudes de la generación del Centenario, a la que perteneció José Eustasio Rivera. Aunque ya existían publicaciones denunciando las atrocidades de los caucheros blancos en las selvas del Putumayo muchas de las cuales fueron fuente directa de información para José Eustasio Rivera, La vorágine es la primera novela de denuncia social en la literatura colombiana mezclando la ficción y la realidad.[5]

La intención principal de la obra es plasmar una denuncia social de las condiciones de explotación y miseria a la que son sometidos los caucheros en los siringales, de forma impactante pero sin caer en moralismos ni juicios de culpabilidad. Asimismo, los escenarios y culturas descritas son la expresión, a través de una visión poética, del conocimiento que adquirió el autor al participar en la Comisión Demarcadora de Límites de Colombia con Brasil, Venezuela y Perú. [6]

Es difícil establecer la cuota de veracidad en la historia de La vorágine, sin embargo se han identificado varias personas que incidieron en la creación de los personajes. El principal es Luis Franco Zapata un manizalita que conoció a José Eustasio Rivera en Orocué, en 1918, en donde se estableció tras huir de Bogotá con la joven Alicia Hernández. Adicionalmente, se han encontrado referencias históricas del coronel Tomás Funes, el comerciante de caucho Julio Barrera Malo y el cauchero Clemente Silva entre otros.

La redacción de la novela se llevó a cabo en Sogamoso, e incluso existen placas conmemorativas en el lugar donde fue escrita.

Adaptaciones[editar]

A José Eustasio Rivera lo sorprendió la muerte en Nueva York cuando estaba en negociaciones para vender los derechos cinematográficos de La vorágine.

En 1949 en México se produce la película "Abismos de amor" dirigida por Miguel Zacarías basada en La vorágine.[7]

En 1975 la empresa RCN Televisión de Colombia produjo una versión en formato de telenovela de La vorágine.

Referencias[editar]

  1. Claves para leer "La vorágine": viajes al inframundo Huellas Digitales. Exposiciones Virtuales, La literatura y lo escrito,"La vorágine". Biblioteca Nacional de Colombia.
  2. Horacio Quiroga, « José Eustasio Rivera: el poeta de la selva». La Nación. Buenos Aires, 22 de enero de 1929. pp. 17/18. Reproducido en Recopilación de textos sobre tres novelas ejemplares. Selección y prólogo de Trinidad Pérez. La Habana. Casa de las Américas, 1971, (Colección Valoración múltiple) pp.77/80
  3. Goić,Cedomil, Historia de la novela hispanoamericana. Colección Aula Abierta. La Cruz del Sur. Ediciones Universitarias de Valparaíso, Universidad Católica de Valparaíso-Chile, 1972
  4. González Segura, Alejandro. ed. La vorágine. Literatura Hispanoamericana. Alianza Editorial. pp. 413. ISBN 978-84-206-62978.
  5. Carlos Páramo y Roberto Franco. Catálogo de la Exposición sobre La vorágine Biblioteca Nacional de Colombia. Huellas Digitales. Exposiciones virtuales, La literatura y lo escrito, contexto literario. Publicado en noviembre de 2009. Consultado el 23 de diciembre de 2012
  6. Letelier, Elías (2005). «La vorágine: Valor histórico y estructura conceptual» (en español). Trazos: Poesía en movimiento.. Consultado el 9 de junio de 2009 de 10 de febrero de 2013.
  7. Abismos de amor, ficha en la Imdb

Enlaces externos[editar]