La paloma de la paz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Representa la idea de la paz.

Peace dove.svg

En la antigua Grecia, Afrodita, la diosa del amor, tenía una paloma como mascota.[cita requerida] La paloma con una rama de olivo en el pico tiene un componente religioso cristiano muy claro. Este símbolo tiene su origen en el relato bíblico del Diluvio Universal, relatado en el Génesis. Según la Biblia, al principio de los tiempos, la maldad de los hombres provocó la ira de Dios, quien decidió exterminar casi toda la vida sobre la tierra, con la excepción de la familia de Noé, que mostraba fidelidad a Él, y una pareja de cada animal puro. Dios advirtió a Noé que construyera un arca para preservar de la destrucción a su familia y a los animales. Entonces Dios hizo llover tan intensamente sobre la Tierra que quedaron cubiertas todas las montañas y murieron todos los animales y los seres humanos que no estaban en el arca de Noé. Después de cuarenta días, Noé abrió una ventana del arca y soltó una paloma para ver si las aguas habían bajado en la superficie de la tierra. Al cabo de siete días, la paloma volvió al atardecer, trayendo en su pico una rama verde de olivo; significando que la inundación había acabado y que, por ende, Dios estaba de nuevo en paz con la humanidad. El uso de este símbolo de paz se intensificó sobre todo en el siglo XX. Uno de los mayores responsables de que la paloma con una rama de olivo se reconozca como símbolo de paz fue el artista Pablo Picasso, quien hizo una serie de dibujos de palomas. Una de ellos sirvió para un cartel del Congreso Mundial por la Paz en 1949, después de la Segunda Guerra Mundial.

Anécdota[editar]

En la primavera de ese año, Picasso tiene una hija con Françoise Gilot a la que decidió llamar Paloma en honor a este símbolo. Y, ella, llamó a su hija Paz.

Orígenes[editar]

La paloma es símbolo de la paz desde los tiempos del “Arca de Noé”, tal como se relata en la Biblia, Los textos sagrados, Génesis 8:8-12, cuentan que después del gran diluvio, Noé mandó a una paloma para que, a través de ella, se pudiera conocer en qué condiciones había quedado la tierra después del terrible suceso que lo obligó a encerrarse en el arca. La paloma regresó trayendo una rama de olivo en el pico, signo de que había árboles que no estaban ya cubiertos por el mar y que por lo tanto ya podían dejar el arca para volver a vivir en tierra firme. La paloma anunció que el peligro había desaparecido. Actualmente, más allá de las diferencias de raza, cultura y religión, el símbolo de la paloma de la paz es conocido universalmente.