La fortaleza digital

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La fortaleza digital
Autor Dan Brown
Género suspense
Tema(s) espionaje,
criptografía
Idioma inglés
Título original Digital Fortress
Traductor Eduardo G. Murillo
Artista de la cubierta Opalworks
Editorial Umbriel Editores
País Flag of the United States.svg Estados Unidos
Formato impreso (rústico)
Páginas 440
ISBN ISBN 84-89367-01-9
La fortaleza digital Ángeles y demonios

La fortaleza digital (Digital Fortress) es la primera novela del escritor estadounidense y bestseller internacional, Dan Brown, publicada originalmente en inglés en 1998.

Argumento[editar]

Agencia de Seguridad Nacional.

Susan Fletcher, la criptógrafa estrella de la ultrasecreta NSA (Agencia de Seguridad Nacional) no puede dar crédito a sus oídos cuando su jefe, el director de la agencia, le informa de que han interceptado un código que ni siquiera la mayor supercomputadora jamás construida puede descifrar. La única pista para romper el letal código parece estar oculta en el cadáver de un hombre que ha fallecido en España, donde ha sido enviado David Becker, el prometido de Susan. Mientras éste intenta hallar la clave y sobrevivir a la persecución de un metódico e implacable asesino a sueldo en las calles de Sevilla, Susan se enfrentará a su propio drama en las instalaciones de máxima seguridad de la NSA, durante una larga noche en la que la mentira y el asesinato acechan tras cada puerta.

La fortaleza digital es un ejemplo de una obra de suspenso que transmite a sus lectores una sensación de misterio, angustia e incluso temor.

Personajes[editar]

Susan Fletcher[editar]

Jefa del Departamento de Criptografía de la NSA (Agencia de Seguridad Nacional), tiene un máster en Matemáticas de la Universidad Johns Hopkins, además de haber estudiado Teoría de números en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts); cuya tesis doctoral fue: «Métodos criptográficos, protocolos y algoritmos para aplicaciones manuales».

«...sus mejillas exhibían una frescura rubicunda, y el pelo castaño rojizo, largo hasta los hombros...».
«...sus atributos femeninos habían tomado su tiempo para desarrollarse. Larguirucha y desmañada, con corrector dental al final de la adolescencia...».
«Delicados rasgos europeos y dulces ojos castaños... había desarrollado una exquisita esbeltez, con pechos turgentes y voluminosos y abdomen liso y duro como un canto>

David Becker[editar]

Profesor de Idiomas de la Universidad de Georgetown, y prometido de Susan Fletcher. Tiene un modesto sueldo, por lo que aumenta sus ingresos haciendo traducciones para organismos gubernamentales. Fue ascendido al Departamento de Idiomas Modernos seis meses después de pedirle matrimonio a Susan.

«...memoria fotográfica innata y pasión por los idiomas, dominaba seis dialectos asiáticos, además del español, francés e italiano...».
«...moreno y robusto, tenía treinta y cinco juveniles años, penetrantes ojos verdes e ingenio sin igual. Su mandíbula firme y facciones bien dibujadas...».
«...metro ochenta y algo de estatura...se movía en la pista de squash con más rapidez que cualquiera de sus colegas...».

Trevor Strathmore[editar]

Subdirector de la NSA y jefe de Criptografía.

«Tenía cincuenta y seis años».

Ensei Tankado[editar]

Su madre murió cuando lo dio a luz por complicaciones provocadas por un envenamiento radioactivo. Nació con deformidades pero eso no le impidió destacar con las computadoras. Trabajó para la NSA, pero abandona la empresa por desacuerdos con la misma, por su inconformidad de evitar la privacidad de los ciudadanos del mismo país.

Greg Hale[editar]

Criptógrafo de la NSA

«Alto y musculoso, de espesa cabellera rubia y hoyuelo en la barbilla. Era ruidoso y vestía con una elegancia exagerada... además de sentir atraccion hacia Susan Fletcher».

Leland Fontaine[editar]

Primer director negro de la NSA

«Un hombre corpulento de sesenta y tres años de edad, corte de pelo militar y semblante severo. Cuando estaba irritado, sus ojos negros parecían carbones».

Midge Milken[editar]

Analista de seguridad interna de la NSA.

«Sesenta años, algo de sobrepeso, y para su asombro resultaba muy atractiva. Coqueta consumada y casada en tres ocasiones,... Era penetrante, intuitiva, trabajaba hasta horas intempestivas y se rumoreaba que sabía más del funcionamiento de la NSA que el propio Dios».

«Hulohot»[editar]

El mercenario sordo de origen portugués que persigue a David Becker por las calles de Sevilla. Asesino de Ensei Tankado y otros personajes más que influyen en el desarrollo de la historia.

Chad Brinkerhoff[editar]

Ayudante personal del director de la NSA.

«...de cuarenta y cinco años, Chad Brinkerhoff era un hombre alegre, bien vestido y bien informado...tenía el pelo rubio y abundante, y jamás se había sometido a implantes capilares. El azul brillante de sus ojos era magnificado de manera sutil por el milagro de las lentillas de contacto tintadas».

Phil Chartrukian[editar]

Joven técnico de Sys-Sec.

«Sólo tenía veintitrés años y era relativamente nuevo en Sys-Sec».

Tokugen Numataka[editar]

Empresario japonés, presidente de Numacorp. y padre en Ensei Tankado, como se muestra en el epílogo.

«Jabba»[editar]

Jefe de técnicos de Sys-Sec.

«Parecía un gigantesco renacuajo. Igual que la criatura cinematográfica de la que había recibido el mote, el cráneo calvo del hombre era como una bola de billar...». La criatura en cuestión es Jabba the Hutt, personaje de Star Wars; se desconoce su verdadero nombre.

Otros personajes[editar]

  • Morante: criptógrafo de la NSA.
  • Frank Gutmann: compañero de colegio de Susan, fue el que inicio el amor de ella por la criptografía al regalarle un poema codificado.

Contraportada[editar]

¿Puede existir un código indescifrable? En un mundo en el que la información lo es todo, una simple palabra se convierte en el arma más poderosa. Susan Fletcher, la criptógrafa estrella de la ultrasecreta Agencia de Seguridad Nacional (NSA) no puede dar crédito a sus oídos cuando su jefe, el director de la Agencia, le informa de que han interceptado un código que ni siquiera la mayor supercomputadora jamás construida puede descifrar. La única pista para romper el letal código parece estar oculta en el cadáver de un hombre que ha fallecido en España, donde ha sido enviado David Becker, el prometido de Susan. Mientras éste intenta hallar la clave y sobrevivir a la persecución de un metódico e implacable asesino a sueldo en las calles de Sevilla, Susan se enfrentará a su propio drama en las instalaciones de máxima seguridad de la NSA, durante una larga noche en la que la mentira y el asesinato acechan tras cada puerta.

Dan Brown, La fortaleza digital

Resolución del código final[editar]

Luego de finalizar el libro aparece impreso el siguiente código: 128, 10, 93, 85, 10, 128, 98, 112, 6, 6, 25, 126, 39, 1, 68, 78. Para resolverlo sólo debemos anotar la primera letra del capítulo correspondiente a cada número (en la edición en inglés se forma la frase: «We are watching you», que significa ‘te estamos mirando’, referido al lema de la NSA que lo controla todo).

  • Nota: en la versión en castellano el código funciona sólo si se traduce al inglés la primera palabra de cada capítulo.

Críticas en España[editar]

Esta novela ha sido criticada por cometer una serie de errores en la ambientación y en la descripción de Sevilla, además de ofrecer una imagen tercermundista de España. Por ejemplo, se dice que el zumo de arándanos es «typical spanish» (‘típicamente español’), que la policía española es fácilmente sobornable, que los hospitales sevillanos huelen a orina y los enfermos están en catres en vez de en camas, que a la Giralda se sube por escaleras en vez de por rampas, que el ayuntamiento de la ciudad se encuentra en la Plaza de España, etc. A modo de ejemplo, en cierto punto de la trama se afirma que «Un pulmón perforado era mortal; quizá no en países donde la medicina estaba más avanzada. Pero en España era fatal».

Además, todos los personajes españoles que aparecen en el libro son maleducados y tratan a uno de los personajes principales de manera poco correcta y poco menos que grosera, dando a entender que el ciudadano medio español es así. Como ejemplo: cierto personaje español —el único que trata cortésmente a uno de los personajes principales— resulta ser homosexual («trataba de ligar con él») y tiene tratos ilegales con una agencia de prostitución.

En la edición para España, Dan Brown afirma que estuvo un año como estudiante en la Universidad de Sevilla. Sin embargo, esta institución afirma que Dan Brown no figura en ningún registro y que, si estuvo en esta Universidad, fue acaso en algún curso de verano.

Enlaces externos[editar]