La dama tapada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La dama tapada es un personaje de una leyenda de la creencia popular ecuatoriana. Según la tradición, la historia ocurrió cerca del año 1700 cuando varias personas habrían muerto a causa de la Dama.

Leyenda[editar]

Se dice que la Dama Tapada es un ser de origen desconocido, que se aparecía en horas cercanas a la medianoche a los hombres borrachos que frecuentaban callejones no muy concurridos. Según las historias relatadas por muchas personas acerca de estos acontecimientos, una extraña joven se les aparecía, vistiendo un elegante vestido de la época, con sombrilla; pero algo muy particular en ella era que llevaba su rostro tapado con un velo, el cual no permitía que las víctimas la reconocieran.

[1] 

Al estar cerca de la Dama, se dice que despedía a su entorno una fragancia agradable y, por ello, casi todos los que la veían quedaban impactados al verla y estar cerca de ella. Hacía señales para que la siguiesen y, en trance, las víctimas accedían a la causa, pero ella no permitía que se les acercara lo suficiente. Así, los alejaba del centro urbano y en lugares remotos empezaba a detenerse. Posteriormente, cuando las víctimas se le acercaban a descubrirle el rostro, un olor nauseabundo contaminaba el ambiente y, al ver su rostro, apreciaban un cadáver aún en proceso de putrefacción, el cual tenía unos ojos que parecían destellantes bolas de fuego.

La mayoría de las víctimas morían con convulsiones y botando espuma por la boca, algunos por el susto y otros por la pestilente fragancia que emanaba el espectro al transformarse. Muy pocos sobrevivían y en la cultura popular los llamaban tunantes....

Desde aquellos acontecimientos, hay quienes dicen que posteriormente aún transita por los callejones por las noches en las calles de Guayaquil.

Referencias[editar]

  • Abdón Ubidia. La dama tapada: antología del cuento popular ecuatoriano. Otra Palabra. Serie Hispanoamericana. Azul, 1999. ISBN 84-930440-1-6, 9788493044015

Enlaces externos[editar]