La Residencia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Residencia
Título La Residencia
Ficha técnica
Dirección
Producción Arturo González
José M. Maldonado
Guion Luis Peñafiel
Juan Tebar(historia)
Música Waldo de los Ríos
Fotografía Manuel Berenguer
Godofredo Pacheco
Montaje Mercedes Alonso
Reginald Mills
Protagonistas Lilli Palmer
Cristina Galbó
John Moulder-Brown
Mary Maude
Cándida Losada
Tomás Blanco
Pauline Challoner
Teresa Hurtado
Conchita Paredes
Víctor Israel
María José Valero
Ana María Pol
Blanca Sendino
Paloma Pagés
Sofía Casares
Mari Carmen Duque
Clovis Dave
María Gustafson
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) España
Año 1969
Género Terror
Duración 99 minutos.
Idioma(s) español
Compañías
Productora José Frade
Ficha en IMDb

La Residencia, rodada en 1969, es la película que marca el debut cinematográfico como director de Narciso Ibáñez Serrador, tras varios años de éxitos con el televisivo Historias para no dormir. Fue protagonizada por Lilli Palmer, Cristina Galbó, John Moulder-Brown, Mary Maude y Cándida Losada. Pertenece al género de suspense/terror, y está basada en una historia de Juan Tebar con guion de Luis Peñafiel, seudónimo como escritor de Chicho. Títulos alternativos en inglés son The finishing school y The house that screamed.

Argumento[editar]

A una residencia destinada a señoritas procedentes de familias "perdidas" llega Teresa (Cristina Galbó). La residencia está dirigida con mano de hierro por Mme. Fourneau (Lilli Palmer), cuyo hijo, Luis (John Moulder-Brown) es un adolescente sobreprotegido por su madre que, a sabiendas de la expresa prohibición de su progenitora de no contactar nunca con las internas, las espía continuamente e incluso traba amistad con Teresa.

Una de las internas, Irene (Mary Maude), que goza de la confianza de la directora, no duda, al descubrir a Teresa y bajo la amenaza de delatarla, en torturarla moralmente por mero placer y diversión, como hace con el resto de las internas con la superioridad del poder que le da la directora, aunque Mme. Fourneau no sabe nada de esto.

Asustada, Teresa decide escaparse, y desaparece de la residencia. No hay señales de su paradero e Irene, que había estado vigilante, afirma que por la puerta no salió. Comienza a intrigarse, pues la desaparición de Teresa es la quinta de una larga serie de desapariciones similares, y empieza a sospechar de la directora...

Atmósfera[editar]

El mayor acierto de la película es crear una atmósfera tensa, claustrofóbica y morbosa que impregna todo el metraje, provocando una sensación de suspense en cada secuencia, independientemente de que ocurra o no algo relevante en plano. El universo cerrado de la residencia, marcado por la asfixiante represión sexual, genera una serie de relaciones enfermizas entre los personajes, nunca explicitadas completamente, que incluyen un lesbianismo soterrado con inclinaciones sadomasoquistas. El director elude su exposición directa, jugando más a sugerir y a permitir que sea el espectador el que deduzca o intérprete.

Una especie de colmena humana, con la directora en el papel de despótica abeja reina (que muestra un explícito desprecio hacia sus “descarriadas” pupilas) y con una élite de alumnas privilegiadas que actúan como guardianas de las demás, encabezadas por una Irene favorecida como mano derecha de Mme. Fourneau; y que se aprovechan de su posición martirizando a las otras alumnas, o forzándolas a participar en sus morbosos juegos de tinte sexual, desplegando una red de corrupción que utiliza alternativamente premios y castigos para reforzar su posición de poder en la residencia a espaldas a la directora. Los escasos hombres presentes ejercen de simples “zánganos” en labores auxiliares de la residencia-colmena.

El desarrollo de la trama revela como los protagonistas se ven forzados a actuar como víctimas o como verdugos de ese sistema represivo (en algún caso ambos papeles a la vez), el cual paradójicamente provoca resultados morales contrarios a los que busca imponer.

Notas de Producción[editar]

  • Esta película contiene el primer asesinato explícito filmado en cámara lenta de la historia del cine español.
Fachada trasera del Palacio de Sobrellano (Comillas, Cantabria), lugar de rodaje de los exteriores de la película
  • En la película aparecen Teresa Hurtado y María Gustafson interpretando a dos de las internas. Las dos volverían a trabajar con Chicho en el mítico Un, dos, tres..., la primera como una de las Tacañonas, la segunda como secretaria en la primera etapa (1972-1973), con el nombre de Britt. Teresa ya había trabajado con Chicho anteriormente en Historias para no dormir en el capítulo titulado El muñeco de 1966.
  • Los exteriores de la película fueron rodados en el Palacio de Sobrellano, en Comillas,(Cantabria).
  • Manuel Berenguer sustituyó a Godofredo Pacheco en la dirección de fotografía al poco de comenzar el rodaje.
  • La Residencia fue la primera película española rodada en inglés.

Referencias[editar]