La Reforma y el arte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pintura Noli me tangere de Hans Holbein el Joven, una relativamente rara pintura protestante de Cristo realizada al óleo. Es de pequeñas dimensiones, y de un estilo por lo general natural, evitando elementos góticos tales como la aureola, que apenas se puede notar.

La Reforma protestante durante el siglo XVI en Europa dio lugar a una nueva tradición artística que adhería a los temas protestantes y divergía de una manera drástica de la tradición del sur de Europa del sur y el arte humanista producido durante el Renacimiento. A su vez, la Contrarreforma católica reaccionó contra y respondió a las críticas protestantes del arte en la iglesia católica romana produciendo un estilo más astringente de arte católico. El arte religioso protestante abrazó los valores del protestantismo y ayudaron a la proliferación del Protestantismo, pero disminuyó en gran medida la cantidad de arte religioso producido en los países protestantes. Los artistas en los países protestantes se diversificaron en formas seculares de arte tales como pintura de historia, pintura del paisaje, pintura de retratos y pintura de naturaleza muerta.

Arte y Reforma[editar]

Obra del altar de Wittenburgo, producida por Lucas Cranach el Viejo. Una obra protestante temprana que muestra a varios de los líderes de la Reforma representados como apóstoles en la Última Cena.
Obra en el altar de la Catedral de San Martín en Utrecht, atacada en 1566 durante el Beeldenstorm. Este retablo quedó nuevamente visible luego de la restauración de 1919 en la que se quitó una falsa pared que había sido colocada para ocultarlo.

La Reforma fue un movimiento religioso que tuvo lugar en el oeste de Europa durante el siglo XVI que produjo una división en la cristiandad entre católicos romanos y protestantes. Este movimiento “generó un quiebre norte-sur en Europa, donde por lo general los países del norte se convirtieron al protestantismo, mientras que los países del sur permanecieron católicos.”[1]

La Reforma produjo dos ramas principales de protestantismo; una fueron las iglesias evangélicas, que siguieron las enseñanzas de Martin Lutero, y la otra las iglesias reformadas, que se encolumnaron tras las ideas de Juan Calvino y Huldrych Zwingli. A partir de estas ramas se generaron cuatro sectas principales, luterana, calvinista, anabaptista, y anglicana, lo cual causó una mayor fragmentación de la tradición cristiana.

La teología protestante se centra en la relación individual entre el fiel y lo divino. El énfasis del movimiento en la relación personal del individuo con Dios se reflejó en el número de personas comunes y escenas de la vida cotidiana que se representaron en el arte. El protestantismo predicaba que dado que Dios creó al hombre a su imagen, la humanidad es perfección. El arte que buscó representar a figuras religiosas o escenas siguió la teología protestante buscando representar personas e historias que enfatizaran la salvación mediante la gracia divina y no gracias a obras personales o mediante la intervención de la burocracia eclesiástica. En lo que respecta a los temas, las imágenes icónicas de Cristo y escenas de la Pasión se hicieron menos frecuentes, al igual que las representaciones de santos y el clero. Se preferian escenas narrativas de la Biblia, y posteriormente, representaciones moralizantes de la vida moderna. Algunas escenas muestran pecadores siendo aceptados por Cristo, de acuerdo con la concepción protestante que la salvación solo proviene a través de la gracia de Dios.

La Reforma Protestante dio lugar a una ola de iconoclasia, (destrucción de imágenes religiosas). Todas las formas de protestantismo mostraron hostilidad hacia las imágenes religiosas, al considerarlas expresiones de idolatría, especialmente escultura y grandes pinturas. Las ilustraciones en libros e impresiones eran menos resistidas, ya que eran de menores dimensiones y más privadas. Los líderes protestantes, especialmente Huldrych Zwingli y Juan Calvino, eliminaron de manera activa imágenes de las iglesias controladas por sus seguidores, y tildaron de idolatría a la gran mayoría de las imágenes religiosas, aun las cruces simples.[2] Martin Lutero, en Alemania, inicialmente hostil, finalmente permite e inclusive promueve, la muestra de un rango limitado de imágenes religiosas en las iglesias siempre y cuando se le recordara a los feligreses que las imágenes eran representaciones simbólicas de lo divino, y no sagradas en si mismas (que de hecho es también la postura de los católicos). El uso de imágenes fue uno de los temas en los cuales Lutero se opuso en forma más decidida a Andreas Karlstadt quien era más radical. Durante algunos años obras para altares luteranos tales como la Última Cena de Cranach El Joven fueron producidas en Alemania, especialmente por Lucas Cranach que era amigo de Lutero, para reemplazar a las católicas, a menudo conteniendo retrato de los líderes de la reforma como apóstoles u otros protagonistas, pero manteniendo la representación tradicional de Jesús. Inclusive comenzaron a circular historias sobre imágenes "indestructibles" de Lutero, que habían sobrevivido a incendios, según se decía gracias a intervención divina; por otra parte los reformistas hacían notar cuan a menudo las cruces y crucifijos eran alcanzados por rayos.[3]

La destrucción fue extremadamente traumática y promovió la división dentro de las comunidades, una manifestación física explícita, a menudo impuesta desde arriba, que no podía ser ignorada. Esat es la razón por la cual los reformistas estaban a favor de un único golpe dramático, y numerosos actos prematuros en este sentido incrementaronn de manera abrupta la hostilidad posterior entre las comunidades católicas y reformistas - ya que por lo general era al nivel de la ciudad, poblado o villa que estas acciones tenían lugar, excepto en Inglaterra y Escocia. Pero los reformistas a menudo se sentían motivados por fuertes convicciones personales, como muestra el caso de Frau Göldli, sobre el cual se le solicitó a Zwingli consejo. Ella era una dama suiza que le había prometido a San Apolinar que si ella se recuperaba de una enfermedad ella donaría una imagen del santo al convento local, lo cual realizó. Posteriormente ella se convierte al protestantismo, y siente que debe dar marcha atrás con lo que ahora considera una acción errónea, ella fue a la iglesia del convento, quitó la estatua y la quemó. Juzgada acusada de blasfemia, pagó una pequeña multa sin protestar, pero se negó rotundamente a pagar la cantida de dinero adicional que la corte le ordenó debía abonar al convento para reemplazar la estatua, arriesgando a importantes penalidades. Zwingli en su carta aconsejaba que le abonara a las monjas una suma aun mayor pero con la condición que no reemplazaran la estatua, se desconoce el desenlace final de esta historia.[4] Hacia el final de su existencia, luego que las expresiones iconoclásticas se convirtieran en una característica de las primeras fases de las Guerras de religión de Francia, hasta Calvino se alarmó y las criticó, al notar que se habían vuelto contraproducentes.[5]

Referencias[editar]

  1. The Reformation and Counter-Reformation. Historicist and Causes of the Reformation. New Advent.
  2. Institutes, 1:11, section 7 on crosses
  3. Michalski, 89
  4. Michalski, 87-88
  5. Michalski, 73-74

Bibliografía[editar]

  • David Freedberg, "Painting and the Counter-Reformation", from the catalogue to The Age of Rubens, 1993, Boston/Toledo, Ohio, online PDF
  • James Hall, A History of Ideas and Images in Italian Art, 1983, John Murray, London, ISBN 0-7195-3971-4
  • Michalski, Sergiusz. Reformation and the Visual Arts: The Protestant Image Question in Western and Eastern Europe, Routledge, 1993, ISBN 0-203-41425-X, 9780203414255 Google Books
  • Roy Strong; Art and Power; Renaissance Festivals 1450-1650, 1984, The Boydell Press;ISBN 0-85115-200-7
  • Trevor-Roper, Hugh; Princes and Artists, Patronage and Ideology at Four Habsburg Courts 1517-1633, Thames & Hudson, London, 1976, ISBN 0-500-23232-6
  • Avalli-Bjorkman, Gorel. "A Bolognese Portrait of a Butcher." The Burlington Magazine 141 (1999).
  • Caldwell, Dorigen. "Reviewing Counter-Reformation Art." 5 Feb. 2007 [1].
  • Christensen, Carl C. "Art and the Reformation in Germany." The Sixteenth Century Journal Athens: Ohio UP, 12 (1979): 100.
  • Coulton, G G. "Art and the Reformation Reviews." Art Bulletin 11 (1928).
  • Honig, Elizabeth. Painting and the Market in Early Modern Antwerp. New Haven: Yale UP, 1998.
  • Koerner, Joseph L. The Reformation of the Image. London: The University of Chicago P, 2004.
  • Knipping, John Baptist, Iconography of the Counter Reformation in the Netherlands: Heaven on Earth 2 vols, 1974
  • Mayor, A. Hyatt, "The Art of the Counter Reformation." The Metropolitan Museum of Art Bulletin 4 (1945).
  • Silver, Larry. Peasant Scenes and Landscapes: the Rise of Pictorial Genres in the Antwerp Art Market. Philadelphia: University Pennsylvania P, 2006.
  • Wisse, Jacob. “The Reformation.” In Timeline of Art History. New York: The Metropolitan Museum of Art, 2000- [2] (October 2002).

Enlaces externos[editar]