La Parrala

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Parrala

Dolores Parrales Moreno (Moguer (Huelva); 1845 - Sevilla; 1915. ) más conocida como La Parrala, fue una cantaora de flamenco, que destacó como una de las intérpretes más significativas de los cafés cantantes.

Siguió los cantes de Silverio y fue la maestra de Antonio Silva "El Portugués". La formación artística de Dolores La Parrala se forjó en Sevilla, y al estar dotada de una "facilidad pasmosa", según su biógrafo, llegó a dominar un largo repertorio de cantes por serranas, siguiriyas, livianas, polos y, especialmente, por soleares.


Biografía[editar]

Paco de Lucena y La Parrala

Nació en la segunda mitad del siglo XIX. En cuanto al lugar de nacimiento no hay duda que fue en Moguer, tal como coinciden todos los autores, y como ella misma reflejó en una de sus canciones:

Moguereña soy, señores,

y lo llevo mucho a gala
porque en todas la naciones

la Parrala es la que gana.

Sus primeros pasos en el cante los dio en un café cantante existente en la Plaza del Marques de Moguer, pero donde aprendió los secretos del cante, y consiguió la fama fue en el café “Silverio” de Sevilla. También obtuvo gran fama en Granada, donde, en 1884, actuó una larga temporada en el café cantante "de la plaza de la Marina", junto a la Macarrona y otros conocidos artistas.

Estuvo casada con el guitarrista Paco el de Lucena, considerado por Molina y Antonio Mairena como uno de los principales maestros de la guitarra andaluza del siglo XX. Con el actuó por toda España y París en 1880. Dolores murió en Sevilla, el año 1915, después de musitar su última siguiriya, en brazos de su amigo y compañero Fernando el de Triana, quien afirmó que La Parrala era la cantaora "más general que se ha conocido hasta hoy".

Su hermana Trinidad La Parrala, con la que fue confundida en la famosa copla "La Parrala", triunfó igualmente en los cafés cantantes, en especial interpretando pregones aflamencados.

Mito[editar]

La Parrala es un mito que como tal, carece de datos debidamente confrontados y que unidos a la fantasía de un creador colectivo como es el pueblo, hacen de su comprensión total una tarea casi imposible. Para acercarnos a su figura nos tenemos que apoyar en la referencias de algunos autores de la época.

Su leyenda se creó muy pronto, en 1904 Guillermo Núñez de Prado la recogió en su libro “Cantaores andaluces, historias y tragedias”. La describe con un atractivo casi irresistible, no sólo por su belleza y por su arte, sino, fundamentalmente, por su actitud ante la vida:

Hermosa, de una hermosura dominadora, atrayente y sugestiva, esta mujer ha jugado a la vida como otros hombres juegan al monte o al bacarrat, se ha burlado de todo, de todo se ha reído, jamás tomo nada en serio, ni el matrimonio...

Este autor afirma que “su genialidad fue tan funesta para el hombre como para el cante...”.

El moguereño Xandro Valerio dedicó a la Parrala un poema, seguramente impresionado por las historias sobre la cantaora que circulaban por el pueblo desde tiempo atrás. Basándose en ellas, no tuvo reparos en mezclar elementos biográficos de Dolores, con su hermana Trini y atribuirle una posible pasión por el vino, además de permitirse dudar de su lugar de nacimiento, probablemente por exigencias de la rima ya que todos los testimonios coinciden en su nacimiento en Moguer. Posteriormente, Concha Piquer la inmortalizó en la película argentina Me casé con una estrella, dirigida por Luis César Amadori y estrenada en 1951, según indica el sitio web www.imdb.es Por otro lador, el cortometraje de Edgar Neville titulado La Parrala (1941)también está inspirado por esta figura. El corto es obra de Rafael de León y de Xandro Valerio, según se lee en sus títulos de crédito. La Filmoteca Española (Madrid) conserva copia de este filme.

Para Federico García Lorca, La Parrala es una maestra de la seguiriya, discípula de Silverio Franconetti. En el “Poema del Cante” escrito en 1921, le dedica la tercera de las “Viñetas flamencas”, titulada “Café cantante”. El gran cantautor asturiano, Víctor Manuel, le ha dedicado una bellísima canción, precisamente llamada La Parrala.

Bibliografía[editar]

  • DE LA PRADA, Luis Manuel: La Parrala. Col. "Montemayor", Archivo Histórico Municipal; Fundación Municipal Cultura, Moguer, 1989.

Enlaces externos[editar]