La Apoteosis de Popayán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Apoteosis de Popayán
Efraim Martínez, 1935-1956
Pintura al óleo
6 metros de alto (19,84 pies) × 9 metros de largo (29,75 pies)
Universidad del Cauca, Popayán, Flag of Colombia.svg Colombia

La Apoteosis de Popayán o Canto a Popayán es un óleo de Efraim Martínez, ubicado en el Paraninfo Francisco José de Caldas de la Universidad del Cauca en el Claustro de Santo Domingo; imponente edificación de mediados del siglo XVIII y declarado Monumento Nacional de Colombia según decreto 2248 11-XII de 1996.

Historia[editar]

El departamento del Cauca, para conmemorar el IV centenario de la fundación de Popayán (1536-1936) encargó al maestro Efraim Martínez el pintar un cuadro que reflejara la historia de todos los hombres ilustres de Popayán en un desfile romántico y firmó un contrato con el maestro en ese sentido, con base a la ordenanza 25 de 1935. Se decidió ubicarse en el paraninfo de la Universidad del Cauca. El contrato tuvo un valor de seis mil pesos y luego se adicionaron diez mil.

El maestro se hallaba dando unos retoques a su obra en la zona de las nubes y la figura de la tempestad, cuando le sobrevino un síncope. lvaro Pío Valencia (hermano de Guillermo Valencia) lo encontró colgando de los andamios y Álvaro Pío mismo, con la ayuda de obreros de la Universidad del Cauca, lo ayudaron a bajar y lo llevaron a casa, en donde murió después de algunos meses. El presidente Eduardo Santos, gran admirador de la obra del pintor y su amigo personal, le otorgó la Cruz de Boyacá en enero de 1939 por esta obra tan significativa y majestuosa.

Este famoso óleo es la realización basada en los poemas de Guillermo Valencia (20 de octubre 1873-8 de julio de 1943) en su poema "A Popayán". Los versos de Valencia, esculpidos en mármol, acompañan al cuadro, en sus lados, facilitando a los espectadores, la interpretación del óleo.

Características físicas del óleo[editar]

El cuadro tiene 54 metros cuadrados (560 pies cuadrados), 9 metros de largo (29,75 pies) por 6 metros de alto (19,84 pies). Se consideraba, al menos en 1986, el óleo más grande que se haya pintado en el mundo.

El Maestro empezó a pintar "La apoteosis de Popayán" en octubre de 1935 y trabajó intensamente durante seis años consecutivos y después en forma intermitente, hasta seis meses antes de su muerte en 1956.


El Cuadro representa todo cuanto Popayán considera sus más preciadas glorias del pasado.

Explicación gráfica del óleo[editar]

En el lienzo aparece Popayán con sus características: La catedral, la torre del reloj, la ermita, Belén, las colinas que lo circundan, el volcán Puracé; el cielo ora de límpido azul, ya aborrascado. Una mujer, la tempestad, fulmina el rayo y alborota el cielo. Entre el negro nubarrón, la alada figura luminosa, en cuyas tendidas manos el espacio estalla la centella.

El cuadro, con 59 figuras humanas, está limitado, a cada lado, por dos robles: el árbol de Popayán y a la derecha la alta columna de un pórtico.

A la izquierda del espectador, la figura sedente, vestida de blanco, que apoya la mano en un cetro, personifica a la ciudad de Popayán (modelo Luz Valencia). A ella concurre toda la acción del cuadro. Delante de esta figura, la personificación de la Poesía (Martha Sarria), coronada, tañe una lira de oro. Detrás, la Primavera (Alicia Mosquera), arrojando flores sobre el desfile que llega a rendir tributo a la ciudad.

Junto al roble, en la parte más alta y la adarga en alto, don Quijote, personificando el espíritu caballeresco de Popayán.

Tres aborígenes atónitos, escalonados, miran entre curiosos e indolentes el soberbio desfile.

Las figuras de Camilo Torres (desnudo el torso) y Francisco José de Caldas, de rodillas delante de las gradas, sirven de base al pedestal de Popayán y simbolizan el sacrificio.

A la izquieda del cuadro, parte inferior, el grupo de prelados ilustres nativos de Popayán, arzobispos Ignacio León Velasco jesuíta (vuelto de espaldas) y Manuel Antonio Arboleda Scarpetta y obispos Pedro Antonio Torres (lleva la mano sobre el pecho), capellán del libertador, y Juan Nieto Polo de Aguila (vestido más oscuro), representan el carácter religioso de la ciudad, expresado también en las iglesias del fondo.

Al lado opuesto, la figura de Sebastián de Belalcázar, en soberbio caballo, admira su obra que sus ojos no soñaron.

Viene en seguida el grupo de madres, una de ellas (Mary Mosquera viuda de Vernaza) con sayas y manto negro, a la antigua, ofreciendo a su tierra natal los recuerdos de su ser. La de trenzas representanda por María Mosquera y la posterior, por Maruja Simmonds de Lemos. A ellas, el poeta Valencia dedica sus mejores versos contenidos en la 12ava estrofa de "A Popayán".

Sigue el grupo de la conquista, eje del cuadro, con tres razas: colono español titán de los bosques (Miguel Concha), con el torso desnudo y el hacha sobre el tronco tendido bajo su planta; las de un esclavo (Julio Guevara) y un aborigen. A los anteriores los contempla un misionero -el jesuita, misionero y mártir, Francisco de Figueroa, nieto de Francisco de Mosquera y Figueroa- quien con mirada protectora, eleva la cruz redentora.

El grupo de la colonia viene representada por una pareja ataviada con los suntuosos trajes de la época: el caballero, Joaquín de Mosquera y Figueroa, quien llegó a ser regente de España y una dama (Matilde Olano de Fernández), quien con su gracia y coquetería, son el encanto de la ciudad.

El grupo representativo de la transición entre la colonia y la república: El hidalgo que viste capa española, José María Mosquera y Figueroa -"El mejor hombre del mundo" al decir de Simón Bolívar- hermano de Joaquín y ofreciendo sus 4 hijos: arzobispo Manuel José Mosquera, el gran general Tomas Cipriano de Mosquera, Manuel María Mosquera y Joaquín Mosquera. "... Media historia de Colombia es ese grupo... ".

El grupo del general José Hilario López, en traje militar y con la banda presidencial, y los gozosos esclavos a quienes les dio la libertad.

Detrás, Julio Arboleda, el poeta-soldado, caminando hacia la gloria con Pubenza, bella creación indígena en su épico poema "Gonzalo de Oyón".

Detrás de Pubenza, en uniforme de gran parada y banda presidencial, el general José María Obando.

Entre Arboleda y Obando aparecen los payaneses que ocuparon el solio presidencial: Froilán Largacha, Andrés Cerón Serrano, Diego Euclides de Angulo Lemos y Julián Trujillo Largacha.

Tras Obando está Sergio Arboleda (hermano de Julio) y el general Carlos Albán.

Detrás, José Rafael Mosquera, famoso orador y Pedro Felipe Valencia, el conde de la Casa Valencia, poeta y prócer de la independencia.

Los siguen: Manuel José Castrillón, "El Estoico", sufrió impasible las torturas a manos de los españoles; Francisco Antonio de Ulloa, compañero de Francisco José de Caldas en el cadalso.

Vienen luego los historiadores: Jaime Arroyo, padre Manuel Antonio Bueno y Gustavo Arboleda.

Delante de los tres historiadores, bajo otro roble, destácase Adolfo Dueñas, pintor y arquitecto admirable de la cúpula de la catedral; Rafael Maya, Rafael Pombo y José Asunción Silva; Pombo y Silva de ancestro payanés.

Cierra el desfile la figura de nuestro apóstol de la caridad, Toribio Maya.

Y en el extremo derecho de pies sobre la piedra angular de un edificio de líneas de reminiscencias clásicas, según expresión de él mismo, la apuesta figura de Guillermo Valencia, cubierta con la elegante capa española, como meditando a la hora de las ensoñaciones del crepúsculo y contemplando sus hexámetros traducidos al color, por el clásico pincel de Martínez.

Inauguración[editar]

El cuadro fue presentado a las nueve de la noche del día 27 de diciembre de 1940, se hicieron presentes: el presidente de Colombia, Eduardo Santos y su esposa; Guillermo Valencia, los superiores y profesores de la Universidad del Cauca y las autoridades civiles, religiosas y militares de la ciudad y del país. Los participantes manifestaron su admiración por el óleo.

El discurso de inauguración estuvo a cargo del rector de la Universidad del Cauca, Baldomero Sanín Cano, quien pronunció un panegírico de Popayán; analizó la índole del patriotismo de los hijos de la ciudad; a grandes rasgos bosquejó el desarrollo de la pintura, e hizo un fervoroso elogio explicativo del cuadro de Martínez, uniéndolo en la alabanza, al poema inspirador del cuadro de Guillermo Valencia " A Popayán".[1]

Personajes que aparecen en el óleo[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. RODRIGO CAJIAO VALDIVIESO. «Imformación completa del óleo». Consultado el 11 de noviembre de 2003.