Láscaris

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Escudo de armas de la familia Láscarida. Según una teoría, fue Teodoro II Láscaris, que presentó el águila bicéfala como el símbolo imperial bizantino.

Los Láscaris o Láskaris (en griego: Λάσκαρις/Λάσκαρης) fueron una noble familia bizantina griega cuyos miembros formaron la dinastía gobernante del Imperio de Nicea de 1204 a 1261 y se mantuvieron entre la nobleza superior hasta su disolución por el Imperio Bizantino, con lo cual muchos emigraron a Italia. Según Jorge Paquimeres, también eran llamados Tzamantouros (Tζαμάντουρος). La forma femenina del nombre es Láscarina (Λασκαρίνα).

Etimología[editar]

El origen del nombre es disputado: según el Oxford Dictionary of Byzantium, la «etimología más probable» deriva de la palabra persa `asgarī (Persa: عسگری), que significa «guerrero, soldado».[1] Los académicos griegos sin embargo, han sugerido que proviene de δάσκαρης, una variante capadocia para «maestro».[2]

Historia[editar]

Los primeros Láscaris que se cuentan fueron Constantino y Teodoro, hijos de Manuel «Manolis» Láscaris y Juana Focaina Caratzaina (en griego: Ἰωάννα Φώκαινα Καράτζαινα), que llegaron a ser importantes en Constantinopla durante los últimos años de la Dinastía de los Ángeles, cuando Teodoro se casó con Ana Comnena Angelina, una hija de Alejo III Ángelo. Según Nicetas Coniates, inmediatamente antes del saqueo de la ciudad por la Cuarta Cruzada, Constantino había sido elegido emperador por el pueblo, pero tuvo que huir ante los latinos. Junto con Teodoro, comandó la resistencia anti-latina de los griegos bizantinos en Asia Menor, pero fue Teodoro quien estableció un nuevo imperio en el exilio, el Imperio de Nicea. También había tres hermanos mayores, Manuel, Miguel y Jorge, y dos más jóvenes, Alejo e Isaac.

Constantino murió probablemente alrededor de 1211. Teodoro I, cuyos hijos Nicolás y Juan murieron alrededor de 1212, fue sucedido en 1222 por su yerno, Juan III Ducas Vatatzés, que se había casado con Irene Láscarina. Vatatzés tuvo que luchar contra las pretensiones de Alejo e Isaac, los hermanos de Teodoro I, que se habían refugiado en el Imperio latino y buscaron su ayuda. Sin embargo, la victoria de Vatatzés en Poimanenon en 1224 fue decisiva: esta fortaleció su posición y anunció una larga y exitosa ofensiva nicena contra las posesiones latinas. Vatatzés murió en 1254, dejando a su hijo, Teodoro II Láscaris en el trono. Teodoro II murió en 1258, dejando a su pequeño hijo Juan IV Ducas Láscaris en el trono. La facción aristocrática alrededor de Miguel Paleólogo entonces tomó el control del regente láscarida Jorge Muzalon con un golpe de Estado, e instaló a Paleólogo como regente y, finalmente, como coemperador. Después de la reconquista de Constantinopla en 1261, Miguel fue coronado como emperador único, mientras que Juan IV fue ignorado. Poco después, Juan IV fue cegado y vivió como prisionero hasta su muerte en 1305.

Bajo la nueva dinastía Paleólogo, los Láscaris conservaron una cierta importancia: varios miembros de la familia fueron gobernadores y cortesanos locales. Entre los miembros más notables estuvieron Manuel Láscaris, doméstico de las escuelas alrededor de 1320, y Alejo, un gran hetaireiarca alrededor de 1370. Juan Pegonita Láscaris fue un compositor que vivió en Creta bajo el dominio veneciano en la primera mitad del siglo XV, mientras los eruditos Constantino Láscaris y Juan Rindacenos Láscaris estaban entre los muchos que huyeron a la caída del Imperio bizantino ante los otomanos y encontraron refugio en Italia,[1] donde ayudaron a despertar el Renacimiento.

Emperadores Láscaridas de Nicea[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Kazhdan (1991), p. 1180
  2. Polemis (1968), p. 139

Fuentes[editar]