Konstantín Ton

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Retrato de Konstantín Ton, obra de Karl Briullov.

Konstantín Ton (1794-1884) fue un arquitecto ruso de origen alemán. Construyó, por encargo del zar Nicolás I, el Gran Palacio del Kremlin (1838-1849) y la Catedral de Cristo Salvador de Moscú (1837-1883). Es autor de dos volúmenes (1825-1828) sobre el arte de la restauración de edificios antiguos.[1] Fue el gran impulsor de la arquitectura neobizantina en Rusia.

Biografía[editar]

Konstantín Ton nació en San Petersburgo, hijo de un joyero alemán. Fue uno de tres hermanos Ton, todos los cuales llegarían a ser arquitectos notables. Estudió en la Academia Imperial de las Artes (1803 a 1815), bajo la tutela del arquitecto Imperial Andréi Voronijin, famoso por su trabajo en la Catedral de Kazán, en San Petersburgo. Estudió arte italiano en Roma desde 1819 hasta 1828, y en su regreso a casa fue admitido en la academia como miembro (1830) y profesor (1833). En 1854 fue nombrado rector de la división de arquitectura de la academia.

El primer trabajo destacado de Ton fue el suntuoso diseño para los interiores del edificio de la Academia. En 1827 presentó al zar su proyecto de la iglesia de Santa Catalina en el Canal de Obvodnyi, el primero diseñado con el estilo neobizantino. Nicolás I, que se sentía descontento con el clasicismo predominante de la arquitectura rusa, señaló que "los rusos tienen sus propio gran arte y tradiciones, y no necesitan imitar a Roma". El proyecto de Ton se convertiría en un modelo que sería muy imitado en la construcción de múltiples iglesias en San Petersburgo y en toda Rusia.

En 1830, Ton completó su diseño más ambicioso hasta el momento, la Catedral de Cristo Salvador de Moscú. El carácter revival ruso-bizantino de su proyecto, destinado a subrayar la similitud de la nueva iglesia con viejas catedrales de Moscú, disgustó a muchos de sus compañeros, que querían ver la catedral construida en un severo estilo neoclásico. Sin embargo, el emperador aprobó personalmente su diseño. Ton y sus discípulos continuaron trabajando en la catedral durante los siguientes 50 años, hasta la muerte del maestro en 1881.

Entre 1836 y 1842 Ton supervisó la construcción de otra monumental iglesia con un amplio interior, el Templo de Presentación para el Regimiento Semyónovski en San Petersburgo. A esto le siguieron decenas de diseños neo-ruso-bizantino para iglesias y catedrales en las ciudades de provincia, incluyendo Sveaborg, Yeléts, Tomsk, Rostov del Don, y Krasnoyarsk. Algunos de sus proyectos renovadores fueron reunidos en su libro “Modelo para los diseños Iglesia” (1836).

De 1838 a 1851, Ton trabajó en la construcción del Gran Palacio del Kremlin y la Armería del Kremlin en Moscú. El grandioso palacio, famoso por los opulentos interiores de sus 700 habitaciones y pasillos, estaba destinado a simbolizar la grandeza del Estado ruso. Fue un atrevido diseño que incorporaba partes de estructuras anteriores que habían estado de pie sobre el mismo terreno. El palacio ha servido sucesivamente como residencia oficial de los zares de Rusia, los gobernantes soviéticos, y los Presidentes de la Federación Rusa. Al mismo tiempo, Ton rehabilitó las abandonadas Residencias Izmáylovo, convirtiéndolas en un hospicio para los veteranos de las guerras napoleónicas.

Los últimos encargos importantes de Ton fueron las estaciones de tren Nikoláievski de Moscú y San Petersburgo (1849-1851). En su diseño para las estaciones, el arquitecto aplicó algunas de las más avanzadas tecnologías en la construcción para el momento. A pesar de las grandes piezas de acero utilizadas en la construcción, las fachadas venecianas y las torres medievales de reloj en las estaciones hábilmente enmascaran su moderna funcionalidad. Ambas estructuras, aunque ampliamente reformadas, se mantienen en pie.

Después de la muerte de su mecenas el emperador, la salud de Ton le impidió trabajar en nuevos proyectos, aparte de la gran catedral de Moscú. Murió en San Petersburgo en 1881.

Incluso durante su vida, los más radicales de sus contemporáneos, como Aleksandr Herzen, desestimaron su arquitectura como "manifestación reaccionaria del gobierno tiránico". Las autoridades soviéticas se dedicarían a la destrucción sistemática de muchas de sus obras, incluyendo todas sus iglesias en San Petersburgo y sus alrededores y el trabajo de su vida, la Catedral de Cristo Salvador. La caída del régimen soviético en 1991 provocó un renovado interés en la obra del maestro Neobizantino.

Referencias[editar]

  1. Biografías y Vidas. «Konstantín Ton». Consultado el 11 de enero de 2011.

Enlaces externos[editar]