Konkián y Tercerilla

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Konkián o Tercerilla es un juego de naipes que se juega con la baraja española.

Se juega con dos o tres jugadores, la razón para el cambio de nombre es esta misma siendo Tercerilla el que se juega de tres. Se utiliza la baraja española de cuarenta cartas para este juego.

El juego[editar]

Para ganar este juego debe uno ser el primero en deshacerse de sus cartas y tener bajadas nueve cartas en tercias y corridas no menores de tres cartas. Las corridas tienen que ser limpias, es decir, deben de ser del mismo palo todas.

Repartir[editar]

Al principio se reparten ocho cartas a cada uno de los dos jugadores. Después de haber acomodado sus cartas, cada jugador debe escoger una carta y ponerla boca abajo sobre la mesa. Cuando ambos lo hagan, cada jugador toma la carta del otro. Este intercambio sirve para cambiar la "suerte", como se le llama, ya que hay veces en las que un jugador puede empezar con cartas que se consideran muy lejos de poder ser usadas.

Dinámica[editar]

Ejemplo de una mala mano.
Ejemplo de una buena mano.

Ahora se comienza a jugar. Se revela la primera carta de la baraja, si esta le sirve al jugador de la izquierda de quien repartió para completar o una corrida o una tercia (teniendo él las otras dos o tres cartas en mano) el jugador la pide y baja sus cartas a las que esta les embone, y paga con otra de las cartas que tiene en mano. El jugador no se puede llevar a su mano la carta que destapa; todas las cartas destapadas deben permanecer sobre la mesa, ya sea en una bajada de alguien o como parte del montón. Si al primer jugador no le sirve, el otro jugador puede utilizarla si la necesita, siempre y cuando siga las mismas reglas requeridas para el primero. Si a ningún jugador le sirve, el que sigue destapa otra carta. Así continúa el juego hasta que el montón se acabe o alguien gane. Si se acaba el montón primero, el juego se declara en tablas. Cuando sale una carta que embona en las bajadas de un jugador y al otro no le sirve la carta, esta se le debe de agregar a las bajadas de este, quien debe pagar cualquier otra que tenga en mano. De esta manera, siempre que haya ocho cartas de un jugador bajadas, este mismo ya no tendrá cartas en mano. Para ganar, uno de los jugadores debe acabar con nueve cartas bajadas.

Tercerilla[editar]

Que se juegue de tres es la única diferencia entre la tercerilla y el konkián, además de que en la tercerilla se reparten ocho cartas y se gana con nueve, a diferencia del konkián en el cual se reparten nueve para ganar con diez.

Tips de Juego[editar]

Una estrategia muy usada es la de arruinarle el juego al otro jugador. Esto se hace cuando uno tiene dos cartas, y por consecuencia está esperando una más para usar esas dos: se paga con una que a él le embone, y por lo tanto, se le da para que tenga que pagar una de las cartas en mano y así, se quede él con una carta en vez de dos. Dos cartas son muy útiles porque con una se completa la tercia o corrida, pero si sólo se tiene una, esta carta se vuelve inútil.