Koko

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Koko (nacida el 4 de julio de 1971 en San Francisco, California) es una gorila adiestrada por la doctora Francine 'Penny' Patterson y otros científicos de la Universidad de Stanford. La finalidad de su entrenamiento era poder comunicarse con ella mediante más de 1.000 signos basados en la lengua de señas americana (ASL). Comprende aproximadamente 2.000 palabras de inglés hablado.

Koko ha vivido la mayor parte de su vida en Woodside, California, pero hay planes para trasladarla a Maui, Hawái pronto.

Ha sido la inspiración para el personaje de Amy la simio «parlante» de la novela Congo, de Michael Crichton.[1]

Koko es diminutivo de Hanabi-Ko, que significa "Hija de los fuegos artificiales" en japonés (en referencia al día de su nacimiento, el Día de la Independencia de los Estados Unidos).

Uso de lenguaje[editar]

Algunos científicos afirman que Koko usa la lengua de signos, y sus acciones son coherentes con los gestos que usa, indicando que domina el uso del lenguaje. Otros sostienen que ella no comprende el significado que hay detrás de lo que hace, pero aprende a completar los signos porque los investigadores la recompensan por hacerlo (indicando que sus acciones son producto de comportamiento condicionado). Otro asunto ha sido planteado sobre la habilidad de Koko para expresar pensamientos coherentes a través de la lengua de signos, aduciendo que las conversaciones con el gorila están sujetas a la interpretación de su interlocutor que puede ver en improbables concatenaciones de significados. Otros sostienen incluso que se trataría de un fraude. [2] [3]

La doctora Patterson cree que Koko inventa nuevos signos para comunicar nuevas ideas. Por ejemplo, ella afirma que nadie enseñó a Koko la palabra "anillo", por lo tanto para referirse a ella Koko combina las palabras "dedo" y "pulsera", por lo tanto "pulsera de dedo". Otro evento que sugiere que Koko comprende sus expresiones tuvo lugar durante un chat-encuentro de internet documentado[4] Cuando Koko fue entrevistada en presencia de la Dr. Patterson sobre la posibilidad de tener hijos con su pareja, Ndume, Koko indicó decididamente que no, incluso usando términos como "retrete" y "malo" para referirse a Ndume. A pesar de esto Patterson contestó al entrevistador que si más hembras fuesen introducidas al recinto, Ndume podría ser más receptivo y podría emparejarse con Koko. Koko de nuevo respondió que no, indicando que comprendió y que no estaba de acuerdo con la interpretación de Patterson de su respuesta. Actualmente Ndume continua mostrándose poco dispuesto a tener crías con Koko. A los críticos esto sólo les parecen anécdotas y claros ejemplos de la falacia patética que contamina los estudios de este tipo, aunque un gorila no encaja con un "objeto natural inanimado" como define dicha falacia.

Las críticas de una parte de la comunidad científica se centran en el hecho que mientras que se publica mucho en la prensa popular sobre Koko, en las publicaciones científicas se publica mucho menos (aunque ciertamente algunas se han publicado).

El debate requiere un planteamiento cuidadoso sobre que significa "aprender" o "usar" un lenguaje. Este debate ha estado en curso desde el primer experimento de lenguaje de signos con simios (el chimpancé Washoe en 1960s, el chimpancé Nim Chimpsky y el orangután Chantek). Los gorilas y los bonobos (chimpancés pigmeos) son relativamente expertos con ciertas formas de comunicación, mientras que el chimpancé común y los orangutanes son más expertos en habilidades manuales como poder "caminar" por las ramas con las manos.

El entrenamiento de Koko comenzó cuando cumplió 1 año. La doctora Patterson ha valorado que su vocabulario supera las 1.000 señas, lo cual la sitúa entre los más hábiles no humanos en el uso del lenguaje.[5]

Michael y Ndume[editar]

Michael era un gorila que vivió con Koko varios años. Si bien se alega que llegó a desarrollar un amplio vocabulario de signos, más de 600, no llegó nunca a ser tan eficiente como Koko. Los cuidadores de Michael creían que fue testigo y recordaba la muerte de su madre a manos de furtivos, pero nunca pudo expresar este suceso claramente. En el documental de la PBS "Koko: conversación con un gorila" (Koko: Conversation with a Gorilla) un conjunto de señales de Michael es interpretado como un intento de describir a su madre siendo herida con balas mientras él miraba. Aunque se deseaba que Koko y Michael pudieran tener un hijo y enseñarle los signos, estos solo se vieron como hermanos y no formaron pareja. Murió en el año 2000.

Otro gorila, llamado Ndume, fue seleccionado por Koko de entre un grupo de vídeos que le puso Penny y que describió como un intento de "vídeo-cita". A pesar de los esfuerzos, Koko y Ndume no han formado pareja.

Los gatos de Koko[6] [editar]

Koko ha cuidado de varios gatos a través de los años y su relación con All Ball fue descrita ampliamente en el libro de la doctora Patterson Koko's Kitten.

Otro gorila famoso por haber cuidado mascotas es Toto.

Algunas obras que tratan sobre Koko[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Crichton-official.com Michael Crichton (mar 11 nov 2008 17:43:16 CET). «MichaelCrichton.com | Congo» (en inglés). Consultado el 16 de noviembre de 2008. «[...]I had modeled Amy on a real signing gorilla, Koko, then at Stanford University.».
  2. "Koko hace un buen trabajo en lo que se refiere a actuar como una gorila pero, por lo demás, la película es casi toda un fraude". J. Alonso,Carlos,“Tras la evolución”, "El Lenguaje de los Chimpancés", Ed. Eunsa, Pamplona, 1999, pp. 260-270.
  3. Cfr. M. GARDNER: La ciencia. Lo bueno, lo malo y lo falso, Alianza Editorial, Madrid, 1988, pp. 607 609.
  4. An Internet Chat with Koko the Gorilla
  5. Gorilla Foundation - Gorilla Intelligence and Behavior
  6. Koko y sus gatitos
  7. Koko, le gorille qui parle (1978)
  8. Koko's Kitten, Scholastic Press, ISBN 0-590-44425-5) (1987)

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Vídeos online[editar]