Kiri-sute gomen

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Kiri-sute gomen? (斬捨御免 o 切捨御免, lit. "autorización para cortar e irse") es una antigua expresión japonesa del legítimo derecho a atacar, que data de la época feudal (el derecho del samurai para matar plebeyos por afrentas percibidas). El samurai tenía el derecho a atacar con su espada a cualquiera de una clase social inferior que comprometa su honor. Esto también aplicaba a los samurai de alto rango, que podían atacar a los samurai de menor estatus.

Debido a que el derecho estaba definido como parte de la defensa personal, el golpe tenia que ser ejecutado inmediatamente después de la ofensa, significando que el atacante no podía atacar a alguien por un agravio anterior. También, al estar dentro del marco de la defensa personal, no era admisible dar golpes de gracia. Además, el samurai que ejercitara éste derecho tenía que probar que su acción fue correcta en una corte, proveyendo un testigo. El castigo por el ejercicio incorrecto de este derecho era severo. El ejecutor podía ser decapitado sin permiso de cometer seppuku aboliendo su Casa, es decir que ninguno de sus hijos podría heredar su título nobiliario. Debido a la seriedad del castigo, muchos cometieron seppuku para adelantarse al veredicto. Un samurai visitando diferentes provincias feudales debía ser extremadamente cuidadoso, especialmente si estaba en Edo, el asiento del Shogun. Las ejecuciones incorrectas de plebeyos eran vistas como ofensas contra el estado feudal. Era recomendable para un samurai visitando diferentes provincias que sea acompañado por un sirviente, para servirle como testigo.

Por la naturaleza arbitraria de este derecho, cualquiera que estuviese recibiendo el ataque tenía derecho de defenderse con un wakizashi (sable corto). Esta situación era mayormente común en el caso de un samurai de alto rango ejerciendo el derecho contra uno de menor grado, ya que éstos siempre portaban un wakizashi. En un incidente bien conocido, un plebeyo embistió a un samurai. El samurai apunto la falta de respeto pero el plebeyo se negó a disculparse. Sintiéndose piadoso, el samurai ofreció su wakizashi para que tenga la oportunidad de defenderse. En vez de eso, el plebeyo decidió huir con su wakizashi, causando mayor deshonor. El incidente resultó en el samurai siendo expulsado de su Clan. Posteriormente recupero su honor buscando al plebeyo, encontrándolo y matándolo a él y a toda su familia.

En la actualidad, la expresión sigue siendo utilizada como "Me adelanto a disculparme por esto" como una oferta de disculpas antipática. Un ejemplo de Kiri-sute gomen es descrita en la historia de la estatua de Hōgyū Jizō. El padre de un joven que fue asesinado por Kiri-sute gomen, que hizo 100 estatuas de piedra en su ancianidad, en Kumamoto.