Kimpa Vita

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Kimpa Vita, bautizada con el nombre de Beatriz y conocida popularmente como Dona Beatriz (c. 1684 – julio de 1706), fue una profeta religiosa congoleña y la líder del movimiento cristiano conocido como antonianismo. Sus principios religiosos y enseñanzas surgieron principalmente de los de la Iglesia Católica.

Infancia[editar]

Beatriz Kimpa Vita nació hacia 1684 cerca del Monte Kibangu, en el Reino del Congo, en una región que forma parte de la actual Angola. Su familia pertenecía a la nobleza del reino, probablemente de la clase aristocrática llamada Mwana Kongo, y fue bautizada probablemente poco después de nacer, dado que el Congo era un reino católico desde hacía ya dos siglos. Algunos eruditos modernos creen que estaba vinculada al rey António I (monarca entre 1661 y 1665), quien murió en la batalla de Mbwila (Ulanga) en 1665, porque su nombre kikongo, Vita un Nkanga conecta con su nombre. Sin embargo, no puede haber sido hija suya, dada su fecha de nacimiento, y la teoría basada en su nombre kikongo es poco sostenible, igualmente ningún documento de la época menciona la posible relación familiar entre ella y el monarca.

En el momento de su nacimiento, el Reino del Congo se encontraba desgarrado por la guerra civil. Estas guerras habían comenzado poco después de la muerte de António I y habían conducido, entre otras cosas, al abandono de la antigua capital, São Salvador (actual M'Banza Kongo), en 1678 y a la división del país entre los diferentes pretendientes rivales al trono.

Según su testimonio, recogido en una investigación sobre su vida y reportado por el misionero capuchino Bernardo da Gallo, Beatriz tenía visiones, incluso en su juventud y junto al fracaso de alguna relación afectiva la condujeron a una más profunda vida espiritual. Por otra parte Kimpa Vita fue instruida en algún momento de su juventud para ser nganga marinda (sanador o chamán tradicional), una persona que según la concepción tradicional congoleña es capaz de comunicarse con el mundo sobrenatural. Los nganga estaban por aquel entonces vinculados al culto kimpasi, un culto de sanación que floreció a finales del siglo XVII en el Congo. Sin embargo, en algún momento alrededor de 1700, renunció a su papel y se acercó a las opiniones de la Iglesia Católica.

Inicio de su predicación[editar]

Beatriz se fue a vivir entre los colonos enviados a São Salvador por el rey Pedro IV, uno de los varios gobernantes rivales del Congo, para volver a ocupar la antigua capital ahora abandonada. Existía un gran fervor religioso entre los colonos, que estaban cansados de las interminables guerras civiles en el país, y muchos se había convertido en seguidores de un viejo profeta, Appolonia Mafuta, que predicaba que Dios castigaría al Congo.

Durante el transcurso de una enfermedad que padeció en 1704, Beatriz afirmó haber recibido visiones de San Antonio de Padua, y cuando, como se informó posteriormente al padre Bernardo, murió y San Antonio entró en su cuerpo y se hizo cargo de su vida, ella comenzó a predicar. El popular profeta Appolonia Mafuta la apoyó, afirmando que ella era la verdadera voz de Dios. A partir de ese momento, ella creía que tenía una conexión especial con Dios, y entre otras cosas, afirmaba morir todos los viernes y pasar el fin de semana en el cielo para hablar con Dios, tras lo que volvía a la tierra el lunes. Así, se enteró de que el Congo debía reunirse bajo un nuevo rey, dado que las guerras civiles que habían asolado el país desde la batalla de Mbwila en 1665 habían provocado la ira de Cristo. Ella recibió la orden divina de construir un catolicismo específicamente congoleño y unir el Congo bajo un mismo rey. Intentó ponerse en contacto con varios de los pretendientes al trono, como Pedro IV o su principal rival João II, pero ambos se negaron a escucharla. Sin embargo, en poco tiempo fue capaz de reunir un número importante de seguidores y se convirtió en un factor importante en la lucha de poder. Su movimiento reconoció el primado del Papa, pero era hostil contra los misioneros europeos (principalmente portugueses) en el Congo.

Estando en São Salvador, ciudad en la que ella y sus seguidores se instalaron en 1705, se construyó una residencia especial para ella en la antigua catedral católica, que para entonces ya se encontraba en ruinas, y también llamó a sus miles de seguidores, en su mayoría campesinos, a volver a ocupar la antigua capital. Sin embargo, pronto se ganó el apoyo de alguno de los miembros de la nobleza congoleña, así por ejemplo Pedro Constantinho Kibenga da Silva, comandante de uno de los ejércitos que Pedro IV envió a ocupar la ciudad, quien se convirtió públicamente al antonianismo. Esto provocó que Pedro IV, que había sido hasta entonces cautelosamente neutral hacia ella, decidiera destruirla, tanto más cuanto que su propia esposa, Hipólita , se había convertido al antonianismo.

Beatriz envió misioneros de su movimiento a otras provincias del reino, los cuales no tuvieron mucha suerte en la provincia costera de Soyo , donde el Príncipe los expulsó, consiguiendo mucho más éxito en el sur de la parte disidente de Soyo y Mbamba Lovata, que se encontraba al sur de Soyo. Allí ganó conversos, especialmente entre los partidarios de la antigua reina Suzana de Nóbrega. Manuel Makasa, uno de estos partidarios también se convirtió en antoniano y se mudó a São Salvador.

Principios religiosos[editar]

Gran parte de su enseñanza se conoce a partir de la Salve Antoniana, su principal oración, que convirtió la Salve, una oración católica, en un himno del movimiento. Entre otras cosas, la Salve Antoniana enseña que Dios se ocupa sólo de las intenciones de los creyentes no de los sacramentos o las buenas obras, y que San Antonio era de hecho, un "segundo Dios". Además, enseñó que los personajes principales de la cristiandad, incluyendo a Jesús, María y San Francisco, nacieron en el Congo y eran de hecho congoleños, echando en cara a los sacerdotes católicos europeos por negarse a reconocer esto.

Ejecución y consecuencias[editar]

Kimpa Vita fue capturada cerca de su ciudad natal y quemada en la capital temporal de Evululu como hereje en julio de 1706 por las fuerzas leales a Pedro IV. Fue sentenciada bajo las leyes congoleñas como bruja y hereje, con el consentimiento y consejo de los frailes capuchinos Bernardo da Gallo y Lorenzo da Lucca.

El movimiento profético antoniano sobrevivió a su muerte. Sus seguidores seguían creyendo que aún estaba viva, y sólo cuando las fuerzas de Pedro IV tomaron São Salvador en 1709 la fuerza política de su movimiento se rompió, y la mayoría de sus adherentes nobles renunciaron a sus creencias y se reincorporaron a la iglesia. Algunos ven hoy el kimbanguismo como su sucesor.

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

  • John Thornton, The Kongolese Saint Anthony: Dona Beatriz Kimpa Vita and the Antonian Movement, 1684–1706, Cambridge University Press; 1998, ISBN 0-521-59370-0
  • RS Basi, The Black Hand of God, themarked; 2009, ISBN 978-0-9841474-0-3