Kenpachi Zaraki

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Zaraki Kenpachi
更木 剣八
Sexo Masculino
Fecha de nacimiento 19 de noviembre
Edad 150.500.630
Altura 2,02 m (6 pies 8 pulg)
Peso 108 kg (238 lb)
Ocupación Shinigami
Capitán del 11º Escuadrón
Seiyū Fumihiko Tachiki
Doblador(es)
Habilidades especiales
Otra información
Canción Favorita: Superpredators, de Massive Attack

Zaraki Kenpachi (更木 剣八?) es un personaje de la serie Bleach. Es uno de los shinigamis más fuertes y ostenta el cargo de Capitán del Undécimo Escuadrón, cuyo Teniente es Yachiru Kusajishi, una pequeña niña de pelo rosa que suele ir colgada en el hombro de Kenpachi.

Perfil[editar]

El destaca entre los demás shinigamis por varios aspectos. En primer lugar su altura y su constitución le hacen un hombre imponente, a lo que hay que sumar su amenazante rostro que está surcado por una cicatriz vertical desde la frente al cuello. Además de eso luce un extraño peinado en el cual consume mucha gomina para erizarse el pelo y atar sus cascabeles a los mechones.

El haori de capitán que luce no tiene manga ya que se las arrancó desde los hombros y el extremo inferior luce raído en la espalda luce el símbolo de su división (11º).

También destaca el parche que lleva en su ojo derecho, diseñado para absorber la enorme cantidad de reiatsu que desprende inconscientemente y limitarlo, esto es decisión del propio Zaraki, ya que si no llevará este elemento destrozaría de tal manera a sus adversarios que no tendría tiempo de disfrutar el combate. Además de este parche, lleva unos cascabeles en el pelo para hacer ruido durante el combate, de esa manera su contrincante le localiza más fácilmente y la batalla se vuelve, según Kenpachi, más interesante.

Zaraki en principio parece un ser desequilibrado que sólo busca combates por pura diversión, sin embargo posteriormente se ve en él cierta profundidad, a pesar de su carácter se preocupa por sus subordinados, con los que tiene una buena relación. A su vez es considerado un demonio por su forma de pelea y su cantidad de energía espiritual.

Historia[editar]

Pasado[editar]

Kenpachi habitaba en el Distrito 80 del Rukongai, el más salvaje, violento y peligroso de todos. Ese Distrito se llama Zaraki, y de ahí que él adoptase ese nombre, pues hasta entonces no tenía. Kenpachi es un título que se da a los shinigamis más fuertes de cada generación, y por eso lo añadió a su nombre. En ese ambiente aprendió a manejar la espada, a sobrevivir, hacerse más fuerte y mató a muchos hombres.

En una de esas peleas encontró a una niña, procedente del Distrito 79 (llamado Kusajishi y el cual adoptó como apellido), a la que llamó Yachiru, y que posteriormente se convertiría en su Teniente en el 11º Escuadrón de la Corte de Espíritus Puros (Seireitei). También se sabe que derrotó fácilmente a Madarame Ikkaku y que debido a su reticencia a matarlo, este lo siguió al Seireitei y se convirtió en shinigami para luchar y morir bajo sus órdenes.

Se sabe que en cuanto entró en las Trece Divisiones el Comandante Yamamoto le recomendó en repetidas ocasiones que practicara kendo, no obstante la filosofía de este arte le resultaba incomprensible a Kenpachi y lo desechó, no así el concepto de agarrar la espada con dos manos. Zaraki obtuvo su puesto de Capitán de la Undécima División asesinando al anterior Capitán en un duelo a muerte ante todos los integrantes de la Undécima División, lo cual lo habilitó para el cargo a pesar de desconocer incluso el nombre de su propia Zanpakutō.

Kenpachi hace su aparición junto a Ichimaru Gin para hacerle una visita a Byakuya Kuchiki después de que este le informe a su hermana de la sentencia tomada por la Cámara de los 46, donde mantiene un agrio intercambio de palabras con el Capitán, al igual que con Mayuri Kurotsuchi en la reunión de Capitanes en la que acusan a Ichimaru de no haber matado a los intrusos.

Una vez se informe de la invasión ryoka de Ichigo Kurosaki, Yasutora Sado, Inoue Orihime, Uryū Ishida y Yoruichi Shihōin en forma felina se dedica a buscarlos incesantemente (con un nulo sentido de la orientación) hasta que es puesto sobre aviso por su Tercer oficial Madarame Ikkaku acerca del poder de Ichigo. Finalmente le encuentra justo en el Palacio de la penitencia y entabla combate con él mientras Hanatarō Yamada y Ganju Shiba escapan y tratan de salvar a Rukia.

Aunque en principio Ichigo está totalmente abrumado por el poder de Zaraki y no puede ni cortarlo, una vez Chad es derrotado el joven shinigami logra calmarse y cortar al Capitán, ambos entrechocan sus espadas varias veces, Ichigo se confía al comprobar que Zaraki no puede liberar su Zanpakutō, es entonces cuando Zaraki destroza a Zangetsu y traspasa a Ichigo con su espada, haciéndolo caer y creyéndolo derrotado. No obstante cuando se da la vuelta Ichigo emerge con una potencia espiritual desorbitada y toma ventaja, cortando varias veces a Zaraki, sin embargo este responde y ambos comienzan a luchar tremendamente igualados.

Cuando Zaraki cree estar ante un rival que merece la pena se desprende del parche que lo limitaba y se dispone a destrozar a Ichigo, este por su parte recibe todo el poder de Zangetsu y de su Hollow interno para realizar un último ataque. Ambos chocan en una violenta explosión y acaban mortalmente heridos. Zaraki ve su espada rota y le concede a un inconsciente Ichigo la victoria.

Tras esto Yachiru se lleva a Zaraki lejos al tiempo que llama a Retsu Unohana para que cure a su malherido amigo, mientras esperan Zaraki le pregunta su nombre a la Zanpakutō para hacerse más fuerte, al no obtener respuesta siente una gran frustración y se desmaya. Poco antes de la ejecución de Rukia, Zaraki se encuentra recuperado de sus heridas en el cuartel de su División junto a Ikkaku y su Quinto Representante Yumichika Ayasegawa, Yachiru lleva ante él a Makizō Aramaki y a Orihime Inoue, después de que huyeran de la batalla con Mayuri Kurotsuchi y le explican la situación, Zaraki decide ayudar a los ryoka y a Ichigo y se revela ante la ejecución, liberando a los prisioneros Chad, Ishida y Ganju.

Se encuentran en su camino con los Capitanes de la Séptima y Novena división, Sajin Komamura y Kaname Tōsen respectivamente, además de sus Subcapitanes, Tetsuzaemon Iba y Shūhei Hisagi. Zaraki plantea un cuatro contra uno y ordena a los demás que se adelanten, los Capitanes se burlan de él y sus subordinados tratan de adelantarse para atacar a Zaraki, pero Yumichika e Ikkaku, que no han continuado adelante, deciden entablar combate con ellos y parten a un lugar alejado para no molestar a su Capitán usando el shunpo.

Komamura y Tōsen demuestran no ser rivales con sus liberaciones iniciales para Zaraki, que los derrota fácilmente y alienta a usar las completas, Komamura se resiste pero Tousen accede y libera su bankai (Suzumushitsuikishi Enma Kōrogi) que priva de todos sus sentidos a Zaraki menos del tacto, ante esto Zaraki resulta herido varias veces aunque poco a poco va adaptándose a la situación y evitando los golpes del Capitán, finalmente se deja traspasar por la espada de Tōsen para ubicarlo y cortarlo transversalmente en dos ocasiones, lo cual destroza el bankai del Capitán y lo deja fuera de combate, cuando Zaraki va a rematar a Tōsen por su insistencia, Komamura se interpone y libera su bankai para acabar definitivamente con Zaraki. La pelea no llega a comenzar puesto que Komamura se va al ver que Yamamoto va a pelear.

No tendrá más apariciones hasta después de la marcha de Sōsuke Aizen, Gin Ichimaru y Tōsen, en la que quiere entablar pelea con Ichigo, que se encontraba en el cuartel de su división, Ichigo sale corriendo cómicamente para evitar el combate, dejando a Zaraki enfadado.

Los Arrancar[editar]

Zaraki se mantiene en la Sociedad de Almas mientras Ichigo y la avanzadilla de Hitsugaya tratan de contener a los Arrancar por orden de Yamamoto, no obstante, es el encargado junto a Byakuya Kuchiki de llevarse a la Sociedad de Almas al grupo de Hitsugaya tras el secuestro de Inoue Orihime por parte del Cuarto Espada, Ulquiorra Schiffer. Con lo cual la Sociedad de Almas se desentendía de Ichigo e Inoue y se centraba en defender el Seireitei para la guerra de invierno.

Hueco Mundo[editar]

Más tarde, cuando la incursión en Hueco Mundo de Ichigo Kurosaki, Rukia Kuchiki, Renji Abarai, Yasutora Sado y Uryū Ishida para rescatar a la cautiva Inoue Orihime parece acabar definitivamente en derrota, Zaraki es uno de los Capitanes enviados para ayudar a Ichigo, deteniendo el ataque del Arrancar Tesla que acabaría con Ichigo con su espada y recrimina a éste el estar tirado y al borde de la muerte. Zaraki explica que ha llegado gracias a que Kisuke Urahara estabilizó la Garganta antes de tiempo. Yachiru está con él también.

Tesla se enfurece y ataca a pesar de la advertencia de Nnoitra Jiruga pero es en vano, Zaraki corta transversalmente y en dos partes al Número que cae, es entonces cuando tanto el Quinto Espada como el Capitán se presentan y comienzan un igualado combate, aunque Kenpachi se ve incapaz de atravesar en principio el poderoso Hierro del Espada, poco a poco se acostumbra al combate y logra tomar ventaja, cortando en varias ocasiones a Nnoitra, incluso rechaza un Cero con las manos, finalmente Nnoitra es derrotado al quitarle el parche al Capitán por error y recibir un brutal corte. No obstane Nnoitra vuelve a tomar ventaja liberando su zanpakutō (Santa teresa) con la que se cura y obtiene, primero 4 brazos y después 6. Kenpachi lucha emocionado pero es gravemente herido, cuando observa que está en verdadero peligro de muerte, decide lanzar un poderoso golpe a dos manos que definitivamente derrota al Espada. nnoitra no se resigna a perder y Kenpachi aunque renuente, acaba por ejecutarlo.

El shinigami le rinde sus respetos al inerte Espada y le ordena a Ichigo que regrese junto a Orihime Inoue a Karakura, no obstante el Espada Stark interviene y desaparece junto a la humana misteriosamente sin que Kenpachi o Ichigo puedan hacer nada. Aizen se comunica con todos ellos entonces y les explica que el rapto de Inoue Orihime era parte de su plan para atrapar a varios shinigamis y ryoka en Hueco Mundo y así poder destruir Karakura fácilmente y crear la Ōken, Ichigo trata de moverse pero Zaraki lo detiene, diciendo que Yamamoto previó esto y le solicitó a Kisuke Urahara el habilitar la llegada a Karakura de todos los Capitanes restantes del Gotei.

Mientras los demás Capitanes explican que gracias a la Tenkaikechū y a Kisuke Urahara, Karakura fue trasladada a una zona alejada del Rukongai mientras los habitantes fueron puestos a dormir, Zaraki observa como Ichigo se lanza hacia la Quinta Torre de Las Noches, donde Inoue está cautiva por el reaparecido Ulquiorra Schiffer.

La batalla por Karakura[editar]

Ichigo termina su batalla con Ulquiorra y se enfrenta a Yammy, pero el shinigami sustituto está debilitado, es ahí cuando Zaraki aparece de nuevo cortando una pierna del espada y junto a Byakuya Kuchiki salvan a Ichigo, Zaraki ataca a Ichigo pero Yammy entra y golpea al capitán, estos empiezan a luchar mientras tanto aparece Mayuri Kurotsuchi y logra abrir la garganta, Ichigo quiere quedarse a ayudar a los capitanes pero Byakuya lo convence de irse, entonces Ichigo y Retsu Unohana van a Karakura, Zaraki es superior a Yammy y parece haberlo derrotado, pero no, yammy despierta y lanza un cero, Byakuya critica al capitán por creer que lo había derrotado, se puede sentir la mala vibra entre ambos capitanes que discuten y se disponen a pelearse entre ellos, Yammy aparece de nuevo pero el ya no es más que un estorbo en el camino de los capitanes.

La Guerra Sangrienta de los Mil Años[editar]

Durante la reunión de Capitanes convocada por Genryusai Yamamoto tras la reciente muerte de el Teniente de su División Chojiro Sasakibe a manos de los nuevos enemigos la organización Vandenreich. Yamamoto da la orden a todos los Capitanes de prepararse para la Guerra y que preparen sus Cuarteles Generales. El Capitán de la Décimo Segunda División Mayuri Kurotsuchi junto a su cuerpo de Investigación y Desarrollo dirigido por su Tercer Oficial Akon se encargaron de la investigación de los nuevos enemigos llegando a la conclusión de que los nuevos enemigos no son más que Quincy al escuchar esto los Capitanes se notan sorprendidos debido a que según los datos los Quincy estaban extintos.

Kenpachi cargando con tres Stern Ritter derrotados Tras empezar la invasión por parte de una división militar avanzada del Vandenreich, los Stern Ritter. Todos los Capitanes se ponen en movimiento hacia el campo de batalla. Tras el descubrimiento de que los enemigos Quincy no sellan el Bankai sino más bien lo roban a través de un medallón especial, todos los Capitanes se muestran sorprendidos incluyendo a Kenpachi. Cuando el departamento de Investigación y Desarrollo informa a la sociedad de Almas que Ichigo viene en su ayuda. Kenpachi se ve muy emocionado por la noticia.

Más tarde, mientras el líder del Vandenreich habla con el Stern Ritter rubio sobre la supuesta muerte de Byakuya, Kenpachi aparece con tres Stern Ritter muertos a su espalda, preguntando si ellos dos son sus jefes.

El Stern Ritter rubio le pregunta a Kenpachi como logró matar a los otros Stern Ritter, lo que éste le contesta que eran basura, y le explica brevemente como sucedió. Dice que el primero se transformó en un gorila y lo atacó gritando, pero simplemente lo cortó a la mitad, después se encontró con otra y le empezó a explicar sus habilidades y era realmente una molestia, pero como no podía escucharla por los gritos, le arrancó la garganta, y el último era el más "normal", ya que se transformó en él (Kenpachi) y le costó derrotarlo, pero solamente tuvo que aumentar su poder. Kenpachi, ignorando al Stern Ritter rubio, dice que no tiene interés en ellos que solo ha venido a matarlos, así que ataca al líder del Vandenreich el cual se dispone a detener la espada de Kenpachi, lo que causa una gran explosión. No obstante, aunque su pelea no es vista, más tarde se ve que Kenpachi ha sido derrotado (y presuntamente asesinado) por el Líder del Vandenreich, siendo sostenido del cuello a pesar de haber liberado su parche, el Líder comenta que Kenpachi es uno de sus 5 Potenciales de Guerra, pero que parece que realmente lo había sobre valorado, y por último le pide que duerma, y afirma que la caída de la Sociedad de Almas esta cerca, hasta que es interrumpido por la intromisión del Capitán General Yamamoto.

Posteriormente, después de la muerte de Yamamoto frente al líder del Vandenreich, el nuevo Comandante General (Shunsui Kyoraku), le encarga a la capitana Unohana que "le enseñe a Zaraki el arte de matar". El supuesto "entrenamiento" se convierte en una lucha a muerte entre la capitana Unohana y un Kenpachi en proceso de recuperación (mucho más rápida que la de cualquier otro Shinigami, teniendo en cuenta la gravedad de las heridas que recibió).

Durante este combate, sale a la luz que Unohana y Zaraki ya combatieron a muerte antes, siendo la primera capitana de la 11ª División (se revela que por aquel entonces era una implacable y sanguinaria asesina), y Zaraki apenas un preadolescente. En esa ocasión ninguno pudo derrotar al otro, al herir Zaraki a Unohana justo entre las clavículas (Unohana aún conserva esa cicatriz justo en el punto donde sus dos trenzas se entrecruzan), y a su vez salir herido con un tajo vertical en su ojo izquierdo y parte de su mejilla. Según parece, el objeto de esta lucha es despertar el verdadero poder de Kenpachi, sellado de manera inconsciente por él mismo a un nivel supremo cuando era niño.

Poderes[editar]

Zaraki, como todo shinigami tiene el poder de destruir y purificar a los Hollow si les derrota con un corte profundo en la máscara con su Zanpakutō, se desconoce si sabe realizar el Funeral del Alma.

No obstante su poder no proviene de la unión y sincronía con su Zanpakutō, sino que emite una cantidad de reiatsu enorme que fluye sin parar constantemente de su cuerpo y de manera inconsciente. Para lo cual tiene que contenerse si quiere disfrutar de la lucha. Debido a este enorme poder, Kenpachi posee una potencia física desmesurada, como demuestra al enviar a varios metros de distancia a Tōsen con una simple patada

Asimismo, Kenpachi presenta una increíble resistencia siendo capaz de aguantar sin ningún esfuerzo una docena de heridas de seria gravedad y poder pelear sin impedimentos con las mismas, llegando a ser considerado inmortal como dijo Hanataro Yamada, eso fue desmentido durante la batalla contra Nnoitra, donde demostró preocupación por morir, igualmente, Kenpachi puede aguantar heridas mortales para otros sin siquiera notarlas y es posiblemente el personaje más resistente en todo Bleach.

Igualmente, su capacidad de recuperación no encuentra parangón en toda la Sociedad de Almas. Es capaz de volver a estar preparado para la lucha mucho antes que cualquier otro shinigami que hubiera soportado un castigo físico similar. Buena prueba de ello es que, tras ser derrotado por el Líder del Vandenreich (primera y única derrota en toda la serie), y estar convaleciente de sus graves heridas, es capaz de sostener una lucha a muerte con la mismísima Yachiru Unohana, capitana de la 4ª División y uno de los personajes más poderosos de Bleach.

El parche de su ojo derecho absorbe toda esa cantidad de reiatsu y lo limita, si se desprende de él puede concentrar toda esa energía en un potentísimo ataque o simplemente mejorar sus aptitudes de combate e ir al máximo de sus fuerzas.

Zaraki no es capaz de localizar y sentir reiatsu correctamente, lo cual merma sus capacidades de seguimiento y persecución, no obstante sí tiene nociones básicas en ese aspecto pues fue capaz de notar los incrementos y fluctuaciones de poder de Ichigo o de localizar a los escondidos Komamura y Tōsen que los perseguían.

En combate Zaraki lucha generalmente de frente y sin estrategias, prefiere cortar y luchar de cara para así disfrutar más de la lucha, el dolor de los cortes es un pequeño precio a pagar en comparación con la excitación y el placer que siente ante un combate. Sin embargo ha llegado a demostrar gran capacidad adaptativa y administración de recursos si la situación lo requiere, como demostró en su enfrentamiento con Tousen, al aprender conscientemente como esquivar los ataques del mismo o como aprovechar su brutal resistencia a las heridas en pos de derrotar al capitán.

Zaraki es un luchador nato y sumamente experimentado, se caracteriza por golpear con embates fuertes y contundentes para derrotar a su enemigo, apoyándose en el gran poder que le brinda el reiatsu descontrolado que desprende inconscientemente. Por ejemplo logró destrozar el bankai de Tōsen con dos poderosos golpes o partir en dos al Arrancar Tesla con uno de ellos.

Generalmente Zaraki blande su espada con su mano derecha y rehúsa usar el kendo, sin embargo si su poder habitual no es sufciente para derrotar al adversario, puede sujetar su Zanpakutō con dos manos, aumentando de forma muy considerable la potencia destructiva de los mismos (fue capaz de derrotar al Quinto Espada con un solo golpe a dos manos).

Según se revela en el actual arco argumental de la serie, el poder de Kenpachi Zaraki puede ser incluso varias veces el que ha mostrado hasta ahora, pues cuando era poco más que un niño, sostuvo un combate con Unohana (por entonces capitana de la 11ª División) y consiguió ponerla en muchos apuros (de hecho, casi la derrota). En ese momento, selló de alguna forma su máximo poder de manera inconsciente, en un intento irracional de controlarlo.

Si además se añade el parche que lleva en el ojo derecho, el cual reduce aún más el reiatsu que genera de manera natural, tenemos un capitán shinigami con posiblemente el mayor potencial de combate de todo el Gotei 13 (incluso por encima de capitanes como Ukitake, Unohana o Kyoraku). Es posible que si consigue romper ese sello, consiga sincronizarse con su zampakuto.

Zanpakutō[editar]

Zaraki no conoce el nombre de su propia Zanpakutō ya que durante mucho tiempo consideró su propia fuerza suficiente para librar combates y creyó que solo los débiles "pedían prestado poder a sus armas" , aunque esto ha llegado a molestarle ocasionalmente desde que fuera derrotado por Ichigo y comprendiera que el arma y el shinigami son uno y lo mismo, por ello tras conocer la derrota demostró algún interés en poder hablar con su espada.

El aspecto de su Zanpakutō luce con numerosas muescas y mellas en su hoja por librar tantos combates, el tsuka está vendada de forma tosca y el tsuba posee una forma acanalada.

En el manga durante su entrenamiento con Unohana por fin logra escuchar la voz de su Zanpakutō lo que le otorga la posibilidad a futuro de poder liberar sus poderes. Finalmente, al pelear en La Guerra de Los Mil Años, logra derrotar a Unohana y escuchar el nombre de su Zanpakuto (Nozarashi).