K-19: The Widowmaker

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

K-19: The Widowmaker es una película de 2002, dirigida por Kathryn Bigelow. Protagonizada por Harrison Ford y Liam Neeson en los papeles principales, junto a un extenso reparto.

Argumento[editar]

En 1959, la Unión Soviética lanza su primer submarino nuclear de misiles balísticos, el K-19, que tiene el apodo del "Hacedor de viudas", debido a las numerosas muertes que se produjeron durante su construcción. La nave es comandada por el Capitán Alexei Vostrikov (Harrison Ford), con la ayuda de su oficial ejecutivo Mikhail Polenin (Liam Neeson). Polenin y la tripulación han servido desde hace varios años y han realizado misiones juntos, pero el nombramiento de Vostrikov está provocado por las conexiones políticas de su esposa, cuyo tío era miembro del Politburó. Durante una inspección temprana, Vostrikov descubre al oficial a cargo del reactor nuclear del submarino borracho y dormido de guardia. Contra el consejo de Polenin de que el hombre es "el mejor oficial de reactores de la flota", Vostrikov destituye al oficial y ordena pedir un reemplazo. El nuevo oficial llega directamente de la academia naval y nunca ha estado en el mar. Durante la botadura del K-19 la botella de champán no se rompe al chocar contra la proa y los marineros se miran nerviosamente unos a otros, debido a que es un signo reconocido de la mala suerte.

El K-19 se lanza al mar para practicar diferentes pruebas. Vostrikov ordena a Polenin simular una serie de situaciones de emergencia como incendios e inundaciones, mientras él toma los tiempos de respuesta de la tripulación. No está contento con su rendimiento. Hay una serie de pequeños accidentes durante estos ejercicios que dan lugar a lesiones a miembros de la tripulación. Además, Vostrikov le dice a Polenin que la tripulación es demasiado lenta y descuidada en su reacción y en la realización de estos ejercicios. La tripulación comienza a quejarse de las órdenes de Vostrikov y de su carácter autoritario, pero Polenin los silencia durante su visita a los alojamientos de la tripulación: "Me enteré de que había algunas quejas pensé: 'No de mi tripulación, no en mi barco.".. " Mientras tanto, Vostrikov culpa a los oficiales del bajo rendimiento de la tripulación, acusándolos de ser blandos con los hombres y que carecen de liderazgo.

El rendimiento de la tripulación mejora y Vostrikov decide llevar a cabo la primera misión del K-19, que es a subir a la superficie del Ártico y disparar un mísil balístico desarmado. Vostrikov ordena que el K-19 se sumerja hasta la profundidad operativa máxima (300 metros), y entonces ordena subir a la superficie rápidamente, a toda velocidad para romper el hielo del Ártico, que él estima que no tiene más de 1 metro de espesor. Polenin se refiere esta maniobra como demasiado arriesgada. Después de romper la parte inferior del hielo, el K-19 finalmente se abre paso y sale a la superficie sin ningún daño aparente. El misil es lanzado con éxito y el equipo se alivia por la maniobra audaz de Vostrikov. La tripulación se permite un tiempo de descanso durante los cuales juegan al fútbol sobre el hielo y se toman una fotografía grupal de la tripulación. Hablando en privado con Polenin, el oficial político del submarino expresa cierta confianza en Vostrikov, pero Polenin afirma que el capitán "hoy tuvo suerte, eso es todo".

El K-19 recibe nuevas órdenes, navegar a través del Atlántico Norte y patrullar la costa este de los EE.UU. "entre Washington y Nueva York." A medida que el K-19 navega hacia el sur, el circuito primario, que transporta el líquido refrigerante al núcleo del reactor, sufre una fuga y luego se rompe por completo. Las barras de control se insertan para detener el reactor, pero sin refrigeración la temperatura del reactor sigue aumentando rápidamente. Polenin y el oficial encargado del reactor se sorprenden al descubrir que el sistema secundario de refrigeración no se ha instalado. Vostrikov ordena que el K-19 suba a la superficie para que pueda ponerse en contacto con el Comando de la Flota e informarles del accidente y esperar órdenes. Pero al llegar a la superficie descubren que el transmisor de largo alcance de la torre de mando está dañado y no son capaces de comunicarse con el Cuartel General. Vostrikov asume, con pesar, que su maniobra de salida a la superficie en el Ártico ha causado el daño de la antena.

Los oficiales y miembros de la tripulación a cargo del reactor discuten las opciones. El oficial encargado les informa que si la temperatura del reactor supera a los 1000 grados centígrados se producirá una explosión termonuclear, lo que puede provocar la detonación de las ojivas nucleares del submarino. Tienen alrededor de 3 o 4 horas antes de que esto suceda. Algunos sugieren el envío de una señal de socorro de corto alcance y abandonar la nave para echarla a pique. Vostrikov está en contra de esta idea. Pavel, el ayudante del oficial del reactor, sugiere que se puede canalizar el agua potable del K-19 en el reactor para que se enfríe. Pero es necesario configurar un sistema de tuberías para trasladar el agua. Vostrikov aprueba el plan y el trabajo de la tripulación febrilmente, canibalizar el submarino para construir el sistema de tuberías. La fase final requiere marineros para entrar en el cuarto lleno de radiación del reactor para soldar las tuberías. Con el fin de reducir la exposición a la radiación mortal, se forman tres equipos de dos personas, que no trabajen más de diez minutos seguidos. Vostrikov pide voluntarios. Pavel y otro tripulante, Anatoly Zubachev, se declaran voluntarios para ser el primer equipo, pero Vostrikov tiene que ordenar a otros para entrar en el reactor. Le ordena al oficial encargado que entre como parte del último equipo, para inspeccionar el éxito de las soldaduras. Polenin y el oficial de seguridad radiológica descubren que el K-19 no tiene trajes de radiación, sólo trajes químicos. "Más les valdría llevar impermeables!", exclama Polenin. Sin embargo, sin ninguna otra opción, tiene que mentir a los hombres y les dice que los trajes químicos van a protegerlos.

El primer equipo entra en el reactor y comienza a soldar. Salen diez minutos más tarde pero ya sufren de envenenamiento por radiación grave y son llevados a sus camarotes, donde el médico les atiende. El segundo equipo entra. Mientras tanto, en el puente, el capitán, oficiales y tripulación controlan la temperatura del reactor, que sube constantemente. En la sala del reactor, el segundo equipo sale envenenado como el primero y también son evacuados. Es hora de que el tercer equipo entre, pero el oficial encargado sufre un ataque de pánico y no se atreve a entrar en el reactor, a pesar de las órdenes de Polenin. El ingeniero jefe Gorelov se ofrece como voluntario para ir en su lugar. Se completa la soldadura y para alivio de todos la temperatura del reactor comienza a caer, el plan parece haber funcionado. Sin embargo, el submarino sufre con la radiación que se escapa al estar rota la puerta del reactor, para permitir el acceso de las tuberías de refrigerante. Polenin quiere pedir ayuda de una cercana base de la OTAN en Jan Mayen. Vostrikov se niega a rendir su barco o la tripulación y ordena que el K-19 navegue de vuelta hacia la URSS, con la radio silenciada, con la esperanza de que vayan a encontrarse con otro submarino soviético; Polenin duda de este plan ya que se basa en la simple suerte.

Vostrikov es informado de que un helicóptero se acerca, él y algunos de los tripulantes suben a cubierta, pensando en que un barco ruso ha venido a salvarlos, sólo para descubrir que se trata de un helicóptero de la Marina de los EE.UU. proveniente de un cercano destructor estadounidense. El destructor está preguntando si el K-19 requiere asistencia. Vostrikov ordena una respuesta negativa, los hombres en la cubierta descubren que un tripulante del helicóptero está fotografiándoles y tras bajarse los pantalones, les enseñan el culo. El helicóptero vuela hacia el destructor. Vostrikov se niega a permitir que los estadounidenses se acerquen al K-19 pero el destructor les sigue a una distancia segura.

El oficial de menor rango se reúne con el oficial político en privado. Le recuerda al funcionario político que está facultado para relevar a Vostrikov como capitán, si cree que está poniendo en peligro la misión. Después de unas horas y ningún barco "amistoso" cerca, la soldadura que conecta el tubo de refrigeración temporal con el reactor falla y la temperatura del reactor de nuevo comienza a subir peligrosamente. El oficial encargado del reactor se pone el traje de seguridad inútil y entra, solo, en el reactor para reparar la soldadura rota. Vostrikov ordena de nuevo que el K-19 se sumerja en lugar de abandonar el barco, lo que enfurece a los hombres. Durante la inmersión, un poco de combustible del torpedo, derramado cuando quitaron las tuberías del tubo de torpedos, prende, debido a una chispa y causa un incendio en la sala de torpedos de popa. Polenin parece poner en duda al capitán, pero se adelanta a supervisar a los que intentan apagar el fuego. Cuando se va, el oficial de menor rango y el oficial político sacan las pistolas y apuntan a Vostrikov mientras el oficial político anuncia que será reemplazado por Polenin como capitán del submarino, y ordena salir a la superficie inmediatamente. Vostrikov es esposado a una escalera. Con el incendio extinguido, Polenin vuelve y se le comunica lo que ha sucedido. "Bien", dice y pide a los oficiales amotinados que le entreguen sus armas. Lo hacen y Polenin inmediatamente ordena que Vostrikov sea puesto en libertad y los dos amotinados sean puestos bajo arresto. Polenin les advierte por el intento de motín y reafirma que Vostrikov es el capitán del K-19.

Vostrikov, a continuación, intenta volver a ordenar que la tripulación sumerja al K-19, pero Polenin le interrumpe con "No se lo ordene, pídaselo". Vostrikov explica la situación. Si el reactor y los misiles balísticos explotan mientras el K-19 está en la superficie, la consiguiente explosión nuclear destruirá no sólo el K-19, sino también el cercano destructor americano y, lo más probable que también la cercana base de la OTAN. Como el K-19 no es capaz de informar a nadie del mundo exterior de su situación crítica en el reactor, los EE.UU., Rusia o cualquier otro país pensará que es que una bomba nuclear la que ha destruido un buque de EE.UU. y la base de la OTAN, pudiendo desencadenar la Tercera Guerra Mundial. La tripulación asume su deber más básico y se preparan para sumergirse y hundir el submarino. Pero el oficial encargado ha pasado 18 minutos en el reactor arreglando con éxito la fijación de la soldadura y la temperatura comienza a descender de nuevo mientras Polenin y otros miembros de la tripulación arrastran fuera del reactor al oficial fatalmente envenenado. En el mismo instante que Vostrikov ordena que la tripulación evacúe la nave para que el pudiese hundir el submarino, son rescatados por otro submarino soviético. Vostrikov quiere trasladar a sus hombres al otro submarino, lejos de la radiación, pero el permiso no se concede. Se traslada a la tripulación de todos modos y Polenin le advierte que será enviado al gulag, al igual que su padre, por desobedecer órdenes. Vostrikov sonríe y dice: "Es una tradición familiar, ¿no?" Posteriormente, durante una investigación de los hechos por un tribunal militar, Polenin habla a su favor.

El epílogo muestra a un anciano capitán Vostrikov ponerse su uniforme de gala en su pequeño apartamento y coger un tren para reunirse con Polenin. Han pasado exactamente 28 años después del accidente, y el Muro de Berlín se viene abajo. Vostrikov se queja de las molestias, pero Polenin le informa de que es el aniversario del día en que fueron rescatados. Los dos oficiales entran en un cementerio donde están reunidos varios de los supervivientes del K-19 alrededor de una tumba. Se dice de que ésta es la primera vez que los supervivientes del K-19 se han reunido desde el incidente, ya que se les ordenó no reunirse o discutir sobre el mismo después de la investigación militar. Vostrikov, visiblemente emocionado mientras saluda a los hombres, les informa que había intentado que los hombres que murieron por la radiación (28 en total) fueran distinguidos como Héroes de la Unión Soviética, pero el Comandante Supremo de la Flota le dijo que no eran "dignos" del título ya que no murieron en combate, sino como el resultado de un accidente. Los hombres hacen un brindis en honor a sus compañeros fallecidos.

Comentarios[editar]

El guion se basa en un hecho verídico, el primer desastre que sufrió el submarino nuclear soviético K-19 en 1961, que ocasionó la pérdida de varias vidas humanas.

Como no fue financiado por ningún estudio importante, se considera uno de los filmes independientes más caros hasta la fecha. También fue un fracaso financiero.

El submarino diesel-eléctrico K-77 fue modificado significativamente para protagonizar al K-19.

El guion provocó considerable enojo cuando fue leído por la tripulación original del K-19. Varias copias de dos cartas fueron enviadas a los actores y el equipo de producción; una carta era de varios tripulantes y la otra del capitán del submarino. Los productores hicieron cambios significativos en el guion para que el retrato de aquella tripulación fuese más respetuoso. Varias escenas fueron suprimidas y los nombres de los tripulantes sustituidos por otros, a petición de los tripulantes y sus familiares.

Cuando el filme fue estrenado en Rusia, en octubre de 2002, 52 veteranos del K-19 asistieron al estreno en San Petersburgo. A pesar de que se eliminaron muchos hechos históricos y técnicos del filme para apaciguar a los espectadores rusos, la película y la actuación de Harrison Ford recibieron buenas críticas.

Reparto[editar]

Actor Papel
Harrison Ford Capitán Alexei Vostrikov
Ingvar Eggert Sigurðsson Viktor Gorelov
Joss Ackland Mariscal Zelentstov
George Anton Konstantin Poliansky
Shaun Benson Leonid Pashinski
Christian Camargo Pavel Loktev
mitry Chepovetsky Sergei Maximov
Steve Cumyn Oleg Falichev
Svetlana Efremova Elena
JJ Feild Andrei Pritoola
James Ginty Anatoly Starkov
Michael J.X. Gladis Yevgeny Borzenkov
Kristen Holden-Reid Anton Malahov
Ravil Issyanov Igor Suslov
Mark Antony Krupa Georgi
Liam Neeson Capt. Mikhail Polenin
Steve Nicolson Yuri Demichev
Peter Oldring Vanya Belov
Sam Redford Vasily Mishin
Christopher Routh Oleg Argunov
Tygh Runyan Maxim Portenko
Peter Sarsgaard Vadim Radtchenko
John Shrapnel
Lex Shrapnel Mikhail Kornilov
Sam Spruell Dimitri Nevsky
Austin Strugnell Yakov Rakitin
Donald Sumpter Dr. Savran
Gerrit Vooren Dmitri Voslensky
Tim Woodward