Køkkenmødding

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Conchal gigantesco de varios kilómetros de longitud y decenas de metros de altura en el Parque Nacional del Banco de Arguin (Mauritania).

Un køkkenmødding, midden, conchal o conchero es un acúmulo de conchas, huesos, intrumentos alfareros y de pesca realizado por comunidades humanas a lo largo del tiempo.

Køkkenmødding (pronunciación aproximada:[1] koek-kenmed-ding) es una palabra danesa cuyo significado es ‘montículo de caparazones y conchas’ y que en español suele traducirse como conchal. Ha tenido poco éxito su transcripción al español con las formas «quiequenmedín» o «quiequenmeding» y la palabra se suele abreviar como midden. En inglés se dice shell-mountain (‘montaña de conchas’), sin embargo es también frecuente el uso de midden. En portugués se usa la palabra sambaquí cuya etimología tupí, tamba'kī, significa, igualmente, ‘monte de conchas’.

En América son habituales del Chile prehispánico y en general de toda la época prehispánica, además de otros sitios de este continente y otras épocas.

Utilización del término[editar]

Este término es utilizado principalmente en paleoantropología y arqueología para designar a los montículos artificiales, casi siempre fosilizados, que se encuentran a orillas de mares o lagos (o en las antiguas orillas de mares y lagos) y con menor frecuencia en las cercanías de ríos u otros sitios.

Descripción[editar]

Los pueblos recolectores de mariscos de la zona pelágica se reunían en torno a la costa y en sitios bien guarnecidos se reunían para faenar sus capturas en forma casi semi industrial, por lo que dejaban rastros de ellas enterradas en cerros de conchas. La obtención de piezas de alfarería y restos líticos de cuchillos permiten datar al conchal. Están, principalmente, formados por conchas de moluscos marinos a los cuales se agregan restos de huesos de pescados y aves, junto con dientes y huesos de mamíferos marinos, demostrando la naturaleza recolectora, cazadora y pescadora de estos ancestros regionales. Además, dentro de los conchales, se han encontrado osamentas humanas, artefactos o herramientas de piedras, puntas de flechas y restos de cerámicas.

Clasificación de un conchal[editar]

Laa clasificación se logra de acuerdo a los objetos de alfarería precolombina recolectada, los restos de fauna y flora, la estratigrafía y en caso de materiales orgánicos por la datación de radiocarbono.

Constitución[editar]

Perfil en erosión de un conchal ubicado en la costa sur de la Provincia de Santa Cruz (Argentina).

Un køkkenmødding se constituye por la acumulación, casi siempre realizada a lo largo de siglos, y por esto estratíficada, de valvas de maríscos, caparazones de crustáceos, huesos de pescados y cetáceos etc. Animales todos que han sido consumidos in situ por alguna comunidad humana prehistórica.

La palabra fue concebida por los daneses modernos para referirse a esta clase de montículos fósiles que se hicieron relativamente frecuentes en las costas del Mar Báltico y del Mar del Norte a partir de la retirada de los glaciares y la llegada de la cultura magdaleniense. Køkkenmøding como tecnicismo (y más exactamente como vocablo científico o como academicismo) se ha universalizado y se aplica a todo relicto semejante encontrado en cualquier lugar del planeta (por ejemplo Tierra del Fuego); un sinónimo mucho más común y fácil de pronunciar es «conchal», pero tal sinónimo adolece de poca precisión ya que un conchal puede ser un acúmulo moderno, y, por otra parte, tal cual se ha explicado, un køkkenmøding casi siempre está constituido por estratos de diversos restos además de valvas o conchas.

Como resto arqueológico un køkkenmødding aporta gran cantidad de datos al especialista, no sólo da precisiones sobre la dieta y condiciones de vida de una comunidad humana prehistórica, sino que, entre otra información, aporta valiosos datos referidos a los antiguos ecosistemas, la paleofauna y paleoflora, etc.

Existen conchales de un enorme tamaño en la costa atlántica africana, notablemente en el parque nacional del Banco de Arguin y también abundantes aunque de pequeño tamaño en el Parque Nacional de Souss-Massa.

Conchales destacados[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. La "ø" danesa normativamente suena como una "o" seguida de una "e", predominando el fonema de la "e", por esto en la práctica lo más común es que se pronuncie sólo como "e".

Bibliografía[editar]

  • Adilla, G. I. y Politis, G.: «Nuevos datos para un viejo problema. Investigación y discusión en torno del poblamiento de América del Sur». En: Boletín del Museo del Oro, núm. 23, 1989, págs. 3-45.
  • Bell, R. E.: Archaeological investigations at the site of El Inga, Ecuador. Quito: Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1965.
  • Carrara, M. T. y Tarragó, M. N.: El poblamiento de América. MS, 1980.
  • Cook, R.: «Archaeological research in Central and Eastern Panama». En: F. W. Lange y D. Z. Stone: The archaeology of Lower Central America. Albuquerque: University of New Mexico Press, 1984, págs. 263-302.
  • Denevan, W.: «Tipología de configuraciones agrícolas prehispánicas». En: América Indígena, vol. 40, núm. 4, 1980.
  • Dillehay, T. D. et al: «Earliest hunters and gatherers of South America». En: Journal of World Prehistory, núm. 6, vol. 2, 1992, págs. 145-204.
  • Dillehay, T. D.: «A regional perspective of preceramic times in the central andes». En: Reviews in Anthropology, núm. 12, vol. 3, 1985, págs. 193-205.
  • Fonck, Dr. Francisco: Arqueología de Chile central y áreas vecinas. Sociedad de Arqueología e Historia, 1964. Págs. 235-262.
  • Gnecco, C.: «El paradigma paleoindio en Suramérica». En: Revista de Antropología y Arqueología, núm. 6, vol. 1, 1990, págs. 37-78.
  • Hayden, B.: «Research and development in the Stone Age: technological transitions among hunter-gatherers». En: Current Anthropology, vol. 22, 1981, págs. 519-548.
  • Hopkins, D. M. (ed.): The Bering land bridge. Stanford: Standford University Press, 1967.
  • Lumbreras, L. G.: Arqueología de la América Andina. Lima: Milla Batres, 1981.
  • Lumbreras, L. G.: El hombre en el mundo andino: 15.000 años". Catálogo de la exposición: Arte Precolombino en Valencia. Valencia (España): 1990.
  • Macneish, R. S.: «Early man in the New World». En: American Scientist, núm. 64, 1976, págs. 316-327.
  • Pearsall, D. M.: «La circulación primitiva del maíz entre Mesoamérica y Sudamérica». En: J. Marcos (ed.): Arqueología de la Costa Ecuatoriana. Nuevos enfoques. Quito: Corporación Editora Nacional (Biblioteca Ecuatoriana de Arqueología, vol. 1), 1986.
  • Rick, J.: Cronología, clima y subsistencia en el precerámico peruano. Lima: Instituto Andino de Estudios Arqueológicos, 1983.
  • Salazar, E.: «El hombre temprano en el Ecuador». En: E. Ayala Mora (ed.): Nueva historia del Ecuador, vol. 1 (Época aborigen). Quito: Corporación Editora Nacional, y editorial Grijalbo, 1990, págs. 76-128.
  • Schobinger, J.: Prehistoria de Sudamérica. Culturas precerámicas. Madrid: Alianza Editorial, 1988.
  • Wünsch, G.; y Piqué, R.: «El período precerámico en el Ecuador. Una asignatura pendiente». En: A. Álvarez, S. Álvarez, C. Fauria y J. G. Marcos (eds.): Primer encuentro de investigadores de la costa ecuatoriana en Europa. Quito: Ediciones Abya-Yala, 1995.