Julidochromis transcriptus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Julidochromis transcriptus
Naskalnik wezoglowy.jpg
Julidochromis transcriptus.jpg
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Actinopterygii
Subclase: Neopterygii
Infraclase: Teleostei
Superorden: Acanthopterygii
Orden: Perciformes
Familia: Cichlidae
Género: Julidochromis
Especie: J. transcriptus
Nombre binomial
Julidochromis transcriptus
{{{binomial_authority}}}

Julidochromis transcriptus es una especie de peces de la familia Cichlidae en el orden de los Perciformes.

Morfología[editar]

Los machos pueden llegar alcanzar los 7 cm de longitud total.[2] Nombre: Julidochromis transcriptus. Nombre Común: Transcriptus. Familia: Cichlidae, Género: Julidochromis. Origen: Lago Tanganika (Africa). Tamaño Máximo: 7,5 cm. Acuario: Recomendado a partir de 60 Litros. Alimento: Omnívoro (Alimento vivo o congelado, papilla para africanos y comida desecada en escamas - yo utilizo espirulina). Composición del agua: pH: 7,5 a 9,0. Dureza: Semidura (10 - 15 dH). Temperatura: 25ºC - 27ºC.


ANATOMÍA:

Su cuerpo es alargado y muy estilizado con un color que va del blanco al hueso en la base y con una especie de cuadros negros que le dan un aspecto "ajedrezado". La cola es redonda y, al igual que en el resto de las aletas impares, tiene una fina línea de tono azulado y una linea negra en el borde. Las aletas pectorales son de color amarillo.

Este pez vive entre las rocas del norte del lago Tanganika (cerca de Uvira y Bemba, en Zaire) y es de las pocas especies de Julidochromis que se conocen. Entre esas especies (ornatus, marlieri, regani...) algunas de ellas alcanzan los 15 cm. de tamaño y otras, como la del "julie" que nos ocupa, no pasan de los 7,5 cm.

EL ACUARIO:

Es recomendable que sean instalados en un acuario de al menos 60 litros, con un sustrato formado por arena de granulometría media y con numerosas cuevas que se pueden crear con rocas. Mi experiencia es que prefieren cuevas pequeñas, adaptadas a su tamaño y en donde tengan dificultades para entrar los peces de mayor envergadura. Para ello son perfectamente útiles las rocallas, ya que suelen tener muchos recovecos y cuevecitas y además son calcáreas y ayudan a mantener los parámetros correctos del agua.

Pueden añadirse tranquilamente plantas ya que las ignora, si bien puede desenterrar las que se encuentren cerca de su cueva ya que, aunque le gusta excavar, lo hace exclusivamente en zonas cercanas a su territorio. De manera que si las plantas se fijan a las rocas o se entierran en la grava (pero lejos de las rocas) no hay problema alguno y las Anubias o el Microsorium son especialmente recomendables.

La filtración debe ser buena, como para casi todos los africanos. Yo recomiendo la filtración con filtro exterior y al menos tres veces el volumen de agua por hora que contenga el acuario.

Como no me gustan los difusores ni aireadores, yo utilizo además una bomba de agua que mueva la superficie lo cual, aparte del tema estético (que es discutible) es menos ruidoso.

Actualmente los mantengo en un acuario de conjunto Malawi-Tanganica, de 240 litros, junto con otras especies (Labidochromis caeruleus, Tropheus brichardi "Mpimbwe", Cyprichromis leptosoma "Mpulungu" ).

Aunque a mi personalmente no me ha ocurrido, dicen que son algo susceptibles con los cambios de decoración de su acuario y que, en ese caso, parejas estables que han criado asiduamente pueden llegar a matarse uno al otro.

EL AGUA:

Aunque son bastante adaptables, yo los mantengo en condiciones típicas de los lagos del Rift. pH superior a 8 y una dureza moderada 10º dGH. La dureza de carbonatos es, en mi caso, de unos 10º dKH. La temperatura la mantengo a 26º C y realizó cambios de aproximadamente un 20-25% del agua semanalmente, ya que los nitritos deben ser cero y los nitratos casi inexistentes.

ALIMENTACIÓN:

Estos peces son omnívoros. Yo utilizo a diario papilla para africanos (65% vegetal) y escamas de espirulina (OSI). Un día en semana les doy dafnia una sola vez por la mañana y les dejo 24 horas a dieta.

Reconozco que al principio pensé que era una dieta demasiado vegetariana para mis transcriptus, condicionada por el resto de los inquilinos de mi tanque, pero lo cierto es que ¡¡¡fueron los primeros en criar!!!. A partir de que tuvieron sus primeras crías, empecé a darles nauplios de artemia que introduzco en su cueva con una jeringuilla. La verdad es que los padres compiten con sus crías por esa comida y la comen con gran avidez.

COMPORTAMIENTO, REPRODUCCIÓN Y CRÍA:

Las parejas son territoriales. Atacan a los demás peces exclusivamente cuando se acercan a su territorio. Sus territorios son mucho más pequeños que en el resto de africanos, pero es sorprendente su capacidad para alejar de su cueva a peces que les triplican en tamaño. Si el resto de "vecinos" no se acercan demasiado les ignoran y la verdad es que puede considerarse que son básicamente pacíficos.

Sin embargo, parece ser que hay bastantes problemas para hacerles convivir con otros machos de su especie, salvo que el acuario sea de grandes dimensiones. Yo no lo he intentado, pero la literatura especializada dice que es incluso difícil hacerles convivir con cualquier otro "primo" del genero Julidochromis ya que los machos se matarían entre ellos.

También dicen que resulta difícil conseguir que se forme una pareja y que conviene juntar grupos de seis u ocho juveniles para que se forme de modo espontaneo. Mi experiencia es contraria. Yo adquirí lo que parecía (por comportamiento y tamaño) una pareja de semi-adultos (4 cm. el macho y 3 o 3,5 la hembra) y, al cabo de un par de meses de convivir en un acuario comunitario, obtuve la primera puesta.

Identificar el sexo de cada pez resulta muy difícil. Físicamente son casi idénticos y solo se distinguen por el comportamiento (es muy dominante el macho) y por su tamaño. Respecto esto último hay que hacer una advertencia ya que, aunque en algunas especies de Julidochromis el tamaño de la hembra es mayor, en el caso de los transcriptus los mayores son los machos.

Los transcriptus están muy asociados a las rocas. Tanto que resulta difícil verles nadar en aguas abiertas, siendo lo normal que se muevan muy cercanos a las rocas o a la grava, hasta tal punto que se les ve habitualmente nadar de forma vertical, boca arriba o boca abajo, siguiendo el relieve de su territorio.

La puesta se realiza en la cueva que vigilan ambos padres, aunque lo cierto es que la madre es mucho más constante en la vigilancia del territorio. Las crías tienen unos 2 mm. cuando empiezan a nadar libremente y, aunque algunos autores recomiendan dar infusorios al principio, mi experiencia es que si el acuario tiene algo de algas en la zona de cría, se pueden sacar adelante directamente con nauplios de artemia. Es curioso que la vigilancia de los padres se limita al territorio, pero no parecen hacer más caso a los alevines. Sin embargo, eso no limita las posibilidades de sacar adelante a la mayoría de la puesta incluso en un acuario comunitario ya que, sólo cuando alcanzan tamaños cercanos al cm., empiezan a aventurarse a salir de su refugio y siempre lo hacen muy cerca de las rocas para esconderse rápidamente si se acerca algún pez mayor.

Como algunos otros africanos (Neolamprologus brichardi y algunas especies de Julidochromis), son capaces de realizar puestas consecutivas, de forma que se pueden tener a la vez varias generaciones de hermanos de distintos tamaños en la cueva-territorio. Sin embargo, cuando llegan al centímetro y medio (aproximadamente) es conveniente sacarles del acuario, porque los padres empezarán a ver en ellos unos potenciales competidores y les expulsarán de su territorio de forma violenta, pudiendo llegar a matarlos si el acuario fuera demasiado pequeño.

Lo cierto es que, no solo los transcriptus, sino todas las especies de Julidochromis, son peces muy agradecidos, que pueden convivir en el mismo tanque con muchos otros de los lagos Malawi y Tanganica. Una buena asociación es con especies de Lamprologus o afines (Neolamprologus, Altolamprologus...), pero también es sencillo hacerles convivir con incubadores bucales como Tropheus o Cyprichromis e incluso con muchas especies de Mbunas del lago Malawi. Sin embargo, no es recomendable, como dije antes, juntar dos machos de la misma especie ni mezclarles con otras especies de Julidochromis o con peces de similar anatomía (Telmatochromis, Chalinochromis o, incluso, Lamprologus cylindricus).

©Mauro Herrera. Febrero de 2000

Distribución geográfica[editar]

Se encuentra en el África Oriental: lago Tanganika.

Referencias[editar]

  1. Bigirimana, C. (2006). «Julidochromis transcriptus». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2010.4. Consultado el 20 de noviembre de 2010.
  2. FishBase (en inglés)

Bibliografía[editar]

  • Eschmeyer, William N., ed. 1998. Catalog of Fishes. Special Publication of the Center for Biodiversity Research and Information, núm. 1, vol. 1-3. California Academy of Sciences. San Francisco, California, Estados Unidos. 2905. ISBN 0-940228-47-5.
  • Fenner, Robert M.: The Conscientious Marine Aquarist. Neptune City, Nueva Jersey, Estados Unidos: T.F.H. Publications, 2001.
  • Helfman, G., B. Collette y D. Facey: The diversity of fishes. Blackwell Science, Malden, Massachusetts, Estados Unidos, 1997.
  • Hoese, D.F. 1986. A M.M. Smith y P.C. Heemstra (eds.) Smiths' sea fishes. Springer-Verlag, Berlín, Alemania.
  • Maugé, L.A. 1986. A J. Daget, J.-P. Gosse y D.F.E. Thys van den Audenaerde (eds.) Check-list of the freshwater fishes of Africa (CLOFFA). ISNB, Bruselas; MRAC, Tervuren, Flandes; y ORSTOM, París, Francia. Vol. 2.
  • Moyle, P. y J. Cech.: Fishes: An Introduction to Ichthyology, 4a. edición, Upper Saddle River, Nueva Jersey, Estados Unidos: Prentice-Hall. Año 2000.
  • Nelson, J.: Fishes of the World, 3a. edición. Nueva York, Estados Unidos: John Wiley and Sons. Año 1994.
  • Wheeler, A.: The World Encyclopedia of Fishes, 2a. edición, Londres: Macdonald. Año 1985.

Enlaces externos[editar]