Juicio particular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Según la doctrina católica y algunas ramificaciones protestantes, el juicio particular es el momento en que el alma, que se separó de su cuerpo inmediatamente después de su muerte, define si ella va al Cielo, Infierno o Purgatorio. Más concretamente, el juicio particular "es el juzgamiento de retribución inmediata, que cada uno, a partir de la muerte, recibe de Dios en su alma inmortal, en relación a su fe y a sus obras" realizadas durante su camino de santificación terrestre. (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 208)

Ese "juicio" no es visto como una acción arbitraria de Dios, sino como una concesión al alma de tener consciencia de lo que fue en su vida terrestre. Después de esta epifanía particular, que es realizada por Cristo, el alma será destinada a estar:

  • en el Paraíso (o Cielo), donde es impulsada a permanecer junto a Dios. El alma alcanza este premio de salvación solo se ella se arrepiente de sus pecados, acepta a Dios y su amor y estuviera en estado de gracia, esto es, sin "manchas" de ningún pecado;
  • en el Purgatorio (de acuerdo con la Teología de la Iglesia Católica), que es una etapa de purificación y eliminación de las "manchas" de pecado, que son principalmente las penas temporales (consecuencias, el mal realizado) debidas a los pecados veniales o mortales ya perdonados, pero para los cuales no fue hecha expiación suficiente durante su vida. Después de la purificación debida, las almas entran inmaculadas en el Paraíso;
  • en el Infierno, donde es impulsada a permanecer lejos de la presencia de Dios. El alma alcanza esta condenación definitiva solo si ella rechaza libremente a Dios y su amor, así como la gracia divina de la salvación y de la santidad.

El Juicio Final, aquel que va a reunir a toda la humanidad, confirma la sentencia efectuada en el juicio particular de cada individuo. Ocurrirá también la resurrección final de los muertos, donde todas las almas volverán a juntarse con su cuerpo, pero ya inmortal (glorioso). Todos los resucitados que merecen el Paraíso pasarán a vivir en el Reino de Dios, que también se irá a realizarse plenamente en este momento del fin del mundo y que corresponde a los nuevos cielos y a la nueva tierra prometidos por Jesús.