Jucumari (críptido)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Jucumari es una criatura mitológica parte del folklore andino, específicamente de la mitología quechua en el departamento de Chuquisaca Bolivia. En criptozoología se lo considera como un posible críptido de alguna especie de homínido extinta.[1]

Su apariencia se asemeja a las descripciones del Pie grande norteamericano, solo que de menor tamaño (1,80 de altura) y más esbelto.

Origen del mito[editar]

En la época Incaica, los Incas poseían un fuerte en las inmediaciones de la actual Samaipata (Bolivia), lo utilizaban para frenar los ataques guaraníes, desde entonces los "vigias" de dicho fuerte se han familiarizado con la criatura, que supuestamente los "ayudaba", alertándoles con gritos y aullidos que los guaraníes se acercaban, desde entonces formó parte de la cultura Incaica.[2]

Confusión con otras criaturas[editar]

En el siglo XIX cuando los exploradores buscaban nuevas especies, se buscaba a dicha criatura, descubriéndose en cambio al oso de anteojos del que se pensó que era el origen del mito, y por ende se le denominó también Jucumari. Sin embargo, algunos criptozoólogos siguen sosteniendo que este mito se refiere a una criatura desconocida que supuestamente se sigue avistando.[3]

Variantes del mito[editar]

En Argentina, el Jucumari es conocido como Ucumar, o simplemente Ucu, y se asocia a la serranía selvática conocida como El Chorro, en las zonas fronterizas entre este país (Salta y Jujuy) y Bolivia (Tarija y Chuquisaca), en el piso Ecológico del Bosque Boliviano - Tucumano. En Brasil, en la zona comprendida entre el Departamento Autónomo del Beni y el Mato Grosso, los nativos describen a una criatura similar a la que llaman Maricoxi.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Museo de Historia Natural de Sucre
  2. El Gran Libro de Mitología Cruceña
  3. Museo de Historia Natural Noel Kemppff Mercado