Juana Borrero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Juana Borrero (1877-1896) – Poetisa modernista, nacida en Santos Suárez n. 15, La Habana, Cuba.

Ella también se destacó en la pintura. Aunque es poca su producción pictórica, forma parte importante de la etapa del academicismo en la pintura cubana. Los Pilluelos y Las Niñas están expuestos en el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba. También son muy conocidos otros dos óleos; Doña Crucesita y el Señor de la tabaquera.

Como poetisa, fue considerada una niña prodigio. Su padre, Esteban Borrero, fue un poeta y escritor de cuentos; su hermana, Dulce María Borrero, se destacó en poesía y prosa. Por consiguiente, Juana creció en una atmósfera artística y literaria, en medio de reuniones y círculos literarios al cual concurrían otros escritores como Carlos y Federico Uhrbach, así como Julián del Casal.

En su juventud, Juana tomó lecciones de pintura, primero con Dolores Desvernine, posteriormente, en 1886, en la famosa Academia de Bellas Artes de San Alejandro, en La Habana. También estudió con Armando Menocal, uno de los pintores cubanos más sobresalientes del siglo XIX.

En 1892, Juana acompañó a su padre a Nueva York, donde se encontró con José Martí quien organizó una velada en su honor en Chickering Hall. Retornó a Cuba el año siguiente.

Sus poemas aparecieron en la antología “Grupo de familia, poesías de los Borrero”, publicada en 1895, el mismo año en que apareció el único libro de poesía que ella publicaría: “Rimas”. Los poemas de Juana también fueron publicados en “La Habana Elegante”, “Gris y Azul” y el “Fígaro”.

Además de valiosas pinturas y dibujos que le sobrevivieron, dejó un extenso epistolario el cual fue publicado en La Habana, en dos volúmenes, entre 1966 y 1967. Estas cartas tuvieron su origen en la relación romántica entre Juana Borrero y Carlos Pío Uhrbach, la cual, debido a la oposición de Esteban, el padre de Juana, tuvo que ser llevada a cabo a través de un intercambio epistolar secreto.

En 1895, debido a que Esteban se hallaba involucrado con la causa revolucionaria, los Borreros se vieron forzados a emigrar a los Estados Unidos. En Cayo Hueso, donde se asentó la familia, murió Juana el 9 de marzo de 1896. A las puertas de la muerte y ya casi sin fuerzas para escribir, ella dictó los versos de su “Última rima”, la cual se convertiría de hecho en su último poema.

A pesar de que murió a solo unos pocos meses de cumplir 18 años, Juana Borrero es, por derecho propio, una de las figuras más fascinantes del modernismo Hispano-Americano. Si ella no ha tenido todo el reconocimiento que se merece, solo se debe a que sus obras no han sido publicadas fuera de Cuba hasta ahora. Particularmente las cartas, pero también los poemas de Juana Borrero, constituyen una lectura esencial para todos aquellos interesados en el modernismo Hispano-Americano. Estas obras seguramente se convertirán en lectura obligada para todo aquel que trate de entender los trabajos de la subjetividad –en especial, pero no solamente, en relación con las mujeres—durante el fin del siglo XIX.

Bibliografía[editar]

  • El clavel y la rosa: biografía de Juana Borrero. Belkis Cuza Malé (1984)

Enlaces externos[editar]