Juan de Ávalos y Taborda

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan de Ávalos
Nombre completo Juan de Ávalos y Taborda
Nacimiento 21 de octubre de 1911
Mérida, Badajoz (España)
Fallecimiento 6 de julio de 2006 (94 años)
Madrid, España
Nacionalidad Flag of Spain.svg España
Área Escultura
Monumento a Luis Carrero Blanco por Juan de Ávalos.
San Juan en el Valle de los Caídos.

Juan de Ávalos y Taborda (Mérida, 21 de octubre de 1911 - Madrid, 6 de julio de 2006) fue un escultor español.

Su escultura, de un monumentalismo rotundo, es una de las más representativas del arte español contemporáneo, siguiendo la corriente figurativa. Su carrera quedó asociada a las esculturas realizadas para del Valle de los Caídos, llegando a ser considerado el escultor español más importante del s. XX.

Biografía[editar]

Infancia y estudios[editar]

Nacido en Mérida, de padre extremeño y madre castellana, comenzó a demostrar excelentes dotes para el dibujo con seis años, recibiendo clases de dibujo de Juan Carmona, párroco de la Iglesia de Santa Eulalia.

Su padre se queda ciego y, contando con ocho años, su familia se traslada a Madrid. Estudió en el Colegio de los Mercedarios a la par que acudía a la Escuela de Artes y Oficios. Ya de niño gustó de la escultura clásica, acudiendo a hacer bocetos al Casón del Buen Retiro (entonces sede del Museo Nacional de Reproducciones Artísticas), y del Don Juan Tenorio de José Zorrilla, para la cual realizó varios bocetos.

Aunque su familia desea que acuda a la Universidad, le vence su orientación artística, comenzando como aprendiz con diversos escultores de la madera e ingresa con catorce años en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, finalizando sus estudios con tan solo veinte años con Premio Extraordinario y Premio Aníbal Álvarez de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Juventud[editar]

En 1933, con 22 años, logra una plaza en la Universidad de Sevilla, desarrollando diversos trabajos de recuperación de restos romanos, destacando los del Teatro de Mérida. Podrá así conjugar su trabajo con su gusto por el teatro. Allí conocerá a Miguel de Unamuno en el estreno de Medea. Un año después será nombrado Subdirector del Museo Arqueológico de Mérida, cuyos fondos catalogará y ampliará.

Entre tanto, irá desarrollando varias exposiciones, destacando sus contribuciones a las anuales Exposiciones Nacionales de Bellas Artes.

Guerra Civil[editar]

En 1936 se incorpora al Ejército Nacional, pero en 1938 cae herido de gravedad en Jaén. Si bien seguirá militarizado, se dedicará al dibujo de motores y piezas, ocupación que alterna con la ejecución de talles religiosas. Ese mismo año contrae matrimonio con Soledad Carballo Nuñez en Pontevedra.

Posguerra[editar]

Terminada la Guerra, instala un estudio en la calle Mejía Lequerica de Madrid, pero en 1940 se le incoa expediente de depuración debido a una denuncia que le considera colaborador con actividades culturales republicanas en 1936, en el seno de las actividades teatrales y culturales desarrolladas en Mérida. De Ávalos continuará con su actividad normal, participando en la Exposición Nacional de Bellas Artes y realizando la imagen de Jesús Nazareno para la iglesia de Villagonzalo (Badajoz). No obstante, en 1942 se publica en el Boletín Oficial del Estado la resolución del expediente de depuración, en el que se consideran probados tales hechos en virtud de una hipotética afiliación al PSOE (con el carnet número 7 de Mérida). Se le inhabilita así para ejercer cargos directivos en instituciones académicas, por lo que se centrará en la escultura religiosa, en la restauración y en tallas de bustos para particulares.

Estancia en Portugal[editar]

En 1945 recibirá un homenaje público por la Cámara Municipal de Oporto (Portugal), a lo que le siguen varios encargos en Lisboa, por lo que decide fijar su estudio allí. Participará en exposiciones en Buenos Aires y Río de Janeiro. Se iniciará también en la escultura vanguardista bajo el pseudónimo de Arturo Sánchez, con el que obtiene Mención de Honor para artistas extranjeros en el XI Salón de Arte Moderno de Lisboa.

Regreso a España: el Valle de los Caídos[editar]

En 1950, un amigo personal le recomienda que se presente al Concurso convocado para la realización de las esculturas de la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, en Cuelgamuros (Madrid). De Ávalos ha estado recientemente en la Exposición Nacional en Madrid con su obra Héroe Muerto, y presenta setenta bocetos en menos de una semana. Gana la adjudicación del concurso y regresa a Madrid, instalándose en la calle Agustín Querol, donde reúne a un gran número de artesanos.

Pese a lo que tradicionalmente se ha dicho, nunca existió vinculación entre el escultor y Francisco Franco. La designación de De Ávalos resultó toda una sorpresa en las esferas académicas españolas, recibiendo el propio Franco varios escritos de círculos que se oponían a su designación. El propio Ávalos cuenta que su única relación con Franco tuvo lugar en la citada Exposición de 1950, cuando el Caudillo, visitando la muestra, se paró ante la estatua que presentaba y comentó: Éste es el gran escultor que necesita España.[1]

De Ávalos quiere renunciar ante las protestas, pero Blas Pérez González, Ministro de la Gobernación, le recomienda que se entreviste con Franco en el Pardo. Allí, el escultor propondrá una obra de temática fundamentalmente religiosa, evitando cualquier alusión bélica. Curiosamente, al día siguiente, se promulgó un Decreto por el que se acordaba que en el Valle se enterraran juntos muertos de ambos bandos.

El presupuesto, inicialmente fijado en 27 millones de pesetas, se redujo a 9 millones. El escultor reconoció qué, entre material, mano de obra e impuestos, cobró unas 300.000 pesetas.[2] No obstante, el encargo le abrió las puertas a otros muchos. Décadas después, el propio escultor inició una batalla legal contra el ente Patrimonio Nacional por una deuda de 50 millones de pesetas en concepto de derechos de autor y de producción, que no le fueron entregados.[3]

Obras y premios[editar]

Desde el 9 de junio de 1974 fue Académico de Número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. En 1941, con su obra Autorretrato, consiguió la tercera medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes. Con la escultura Soledad, se hizo con la segunda medalla en la misma exposición, el año 1950. La primera medalla la consiguió el año 1957, con la obra titulada Cristo yacente.

Acerca de su estética se ha escrito que es "apreciado como uno de los escultores españoles que mayor pasión ha demostrado por el cuerpo humano",[4] como se observa en los cuerpos del conocido mausoleo de los Amantes de Teruel, o en los cristos y piedades salidas de su cincel. Gustaba definirse como picapedrero porque con el mismo instrumento que el obrero de la piedra se gana el pan, él se ganó la gloria de sus obras. Comentaba con el maestro Joaquín Rodrigo que los dos eran obreros de las manos, el primero golpeando estéticamente el teclado del piano y el segundo golpeando sobre la piedra hasta que salía la obra bien hecha, en expresión machadiana "golpe a golpe...".

El 2 de septiembre de 1980, en virtud de la disposición transitoria segunda de la creación de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes (Real Decreto 1422/1980, de 6 de junio), Juan de Ávalos y García-Taborda es elegido académico junto con el escultor Enrique Pérez Comendador y el escritor Pedro de Lorenzo. El día 22 de marzo de 1981 leyó el discurso de ingreso y tomó posesión de la Medalla número 6 de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, en el Complejo Cultural San Francisco de Cáceres.

Algunos conjuntos monumentales notabilísimos salidos de su taller son el dedicado a Los amantes de Teruel en la misma ciudad de Teruel, que ideó desde 1955 y que se custodia en la Iglesia de San Pedro; Monumento a Luis Carrero Blanco en Santoña; Ángel de la paz en Valdepeñas; Arco del Triunfo a la Independencia en la República Dominicana; en la parroquia de San Francisco de Barbastro se puede contemplar la primera imagen del beato gitano "El Pelé", realizada a finales del siglo XX. El monumento a Fernando el Católico de Zaragoza data del año 1969.

Retrató a artistas como Manolete o Rocío Jurado y tiene sus obras desperdigadas por los 5 continentes (y en las calles de tres de éstos).

Para el escultor Julio López "la obra de Juan de Ávalos es magistral y sólida". Este artista apoyó el proyecto de Ávalos para la escultura de Juan Pablo II y sobre la obra del Valle de los Caídos ha manifestado que "enlaza con la tradición de Miguel Ángel y de las esculturas centroeuropeas".

Venancio Blanco afirma que "...su obra tiene ya un sitio 'importante' en el marco de la escultura contemporánea que refleja 'el modo que le tocó vivir'". Hace unos años "...recordó una anécdota en la que el escritor Miguel de Unamuno le aconsejó, antes del estreno de Medea en el teatro romano en 1934, que fuera fiel a sí mismo y tuviera amor por sus mayores, "y eso es lo que he hecho, ser extremeño y amar lo que mis padres me enseñaron".

En el volumen IV (1993) del "Boletín de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes", de la que fue miembro numerario, escribió una colaboración titulada "La España profunda: Ortega y Rocío Jurado". En ella cuenta cómo conoció a Ortega y la escultura que realizó por encargo del rector de la Universidad Complutense de Madrid, al mismo tiempo que narra los avatares para cumplir el encargo del alcalde de Chipiona para inmortalizar la figura de Rocío Jurado. Sobre el primero escribe "Me presentó a don José Ortega y Gasset en Lisboa, por el año 1944, mi gran amigo y después compañero en la Academia de Bellas Artes, el gran compositor Ernesto Halffter" y recuerda que "fue en mi primera exposición en Lisboa en las Bellas Artes, donde Eugenio Montes hizo la presentación de la misma, inaugurándola el Embajador, y allí estaba nuestro increíble don José, derrochando ingenio y simpatía". Cumplió Juan de Ávalos con el compromiso con el rector Gustavo Villapalos y ahora la Universidad Complutense posee uno de los mejores bronces que recuerdan a José Ortega y Gasset. El editor del BRAEx anota que "Me he permitido engarzar las dos realidades --Ortega y Gasset y Rocío Jurado-- bajo el título de "La España profunda", puesto que el éxito de la cultura de un pueblo consiste en la unión del pensamiento intelectual con la manifestación artística del genio intrahistórico". Cuando el alcalde de Chipiona le encargó el nomumento para inmortalizar a Rocío Mohedano Jurado, Juan de Ávalos confiesa en esa misma publicación que "... mi concepto ha tenido base en que ella es una fuente de emociones que con su expresión y registros extraordinarios llega al espectador o a quienes se comunican en la intimidad con la gran alegría de su espléndida comunicación".

Un resumen de lugares donde existe obra suya nos llevaría a Santa Cruz de Tenerife, Teruel, Barbastro, Zaragoza, Puerto Rico, León, Oviedo (Francisco Franco (escultura)), Guayaquil (Sagrado Corazón), La Habana (Homenaje a Cuba), República Dominicana (Esculturas Plaza de la Bandera)... En una de las plazas de Esquivias (Toledo) se contempla el monumento dedicado al cervantista Luis Astrana Marín; y también con una estatua gigante de Cervantes. La estatua dedicada a Rocío Jurado en su localidad natal. En Benidorm (Alicante) se puede contemplar el Monumento a los marinos caídos y en la iglesia de Mondragón un Cristo. En Burgos se conserva la estatua ecuestre del conde Diego Porcelos (fundador de la ciudad) y el monumento a las Fuerzas Armadas. La ciudad de Úbeda exhibe en la plaza de Vázquez de Molina, frente al palacio homónimo, dos leones.

Diseñó también joyas, y si a Mariano Benlliure se debe el primer diseño de la peseta después de la Guerra Civil, el último se debe a Juan de Ávalos.

La obra de Juan de Ávalos también se puede encontrar en su tierra. En Badajoz realizó el monumento a Covarsí y El Héroe Caído que forma un conjunto con los originales en bronce de los cuatro evangelistas, así como la fuente al Genio de Extremadura y la alegórica La Ciudad y el Río, el Monumento a los Extremeños Universales. En Mérida, la gran estatua A los emeritenses muertos en las guerras y el Homenaje a los arqueólogos de la Puerta de la Villa, La Piedad en su panteón familiar o las imágenes de la Cofradía del Prendimiento de Jesús y Ntra. Sra de la Paz. En Almendralejo el Cristo Crucificado que adorna la pared exterior de la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Purificación. En Solana de los Barros la Iglesia parroquial de Santa María Magdalena luce un Cristo en bronce, colocado encima de la torre del campanario. La parroquia de San Pedro de Alcántara de la ciudad de Cáceres, muestra una talla fechada en 1967 con la figura del confesor de Santa Teresa de Jesús. El parque de El Rodeo también luce un monumento debido a su mano.

Notas[editar]

Bibliografía[editar]

  • BAZÁN DE HUERTA, MOISÉS (1996). Juan de Ávalos: su verdad creativa. Badajoz. Fundación Caja de Badajoz.
  • MATEO AVILÉS, ELÍAS DE (2001). La incomprendida soledad del escultor Juan de Ávalos. Málaga. Sarriá.
  • OLMEDA, FERNANDO (2009). "El Valle de los Caídos, Una memoria de España". Editorial Península.
  • TRENAS, JULIO (1978). Juan de Ávalos. Prólogo de Luis María Ansón. Valencia. Francisco Bargues Marcos. Texto en español, francés e inglés.

Otras referencias[editar]

  • ÁVALOS, JUAN DE (1993). "La España profunda: Ortega y Rocío Jurado", en Boletín de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, número IV, 1993, págs. 134-140.
  • ÁVALOS, JUAN DE (1998). "Con la venia de la mesa", en Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Nº 87, 1998, pags. 63-66.
  • ÁVALOS, JUAN DE (2001). Juan de Ávalos, 90 años de un clásico: exposición-homenaje. Almendralejo. Centro Cultural Conventual de San Antonio, 20 de octubre-30 de noviembre. Ayuntamiento de Almendralejo.
  • CORREA, FELCICIANO (2006). Juan de Ávalos, un ilustre picapedrero.

http://servicios.hoy.es/pg060708/prensa/noticias/Sociedad/200607/08/HOY-SOC-158.html

  • PRADOS DE LA PLAZA, FRANCISCO (1998). "Escultura de Cervantes por Juan de Ávalos para Boston", en Boletín de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Nº 86, 1998, pags. 279-289.
  • REPORTAJE. EL MUNDO (2001). Conversaciones íntimas con... Juan de Ávalos.http://www.el-mundo.es/magazine/2001/114/1007133379.html

Enlaces externos[editar]