Juan Tama de la Estrella

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Juan Tama de la Estrella fue un líder indígena del pueblo NASA, que no solo lideró las luchas contra pueblos invasores, sino que, para el año de 1635 logró que la corona española reconociera legalmente los territorios indígenas y creó los cinco pueblos NASA: Jambaló, Vitoncó, San Francisco de Caldono, Quichaya y Pitayó, todo esto, utilizando argumentos basados en la ley colonial y en documentos escritos. Antes de culminar parcialmente su misión, dejó varias enseñanzas para su pueblo como leyes y rituales y luego, se sumergió junto a su compañera en la laguna de la cual había nacido.

Historia[editar]

Alrededor de este líder, que se sabe que existió realmente, se tejieron numerosas leyendas las cuales, aunque varían en cada pueblo NASA debido a que tienen una versión oral distinta dependiendo del tiempo, conservan una estructura fundamental coherente respecto a la historia de su nacimiento. En cada pueblo NASA lo recuerdan por casos o hechos particulares que Juan Tama pudo realizar y suceden pequeñas variaciones con respecto a la quebrada de la laguna en la cual fue encontrado ya que cada pueblo NASA ha dispuesto una quebrada o un río en su recorte del territorio para recordar su nacimiento: en Vitoncó es en el río Lucero, el cual nace desde la cordillera del Páramo de Moras; en Pitayó se argumenta que Juan Tama nació en una quebrada denominada sxîkwet yu' (el agua que pasa por una piedra que describe el terror de un hecho en su historia); el pueblo de San Francisco de Caldono hace lo propio, al igual que Jambaló y Quichaya.

La leyenda cuenta que el cacique fue hijo de la estrella y la laguna. Cierto día la estrella se enamoró de la laguna y cayó en esta. Se cuenta, que el río que bajaba de la laguna, se estancó con muchas ramas y barro, los ancianos de la época subieron a ver que pasaba y escucharon a un niño llorando. Entonces, se reunieron y lo rescataron, pero al ver como era el niño se encontraron que era como un gusano, muy parecido una calabaza blanca ovalada. Dicen que solo tenía ojos y boca. Sin embargo, decidieron llevárselo y criarlo. Primero, se lo entregaron a una madre lactante, la cual a los tres días murió, puesto que fue absorbida por este ser a medida que fue cambiando. Entre las comunidades afro del norte del Cauca, se moviliza la idea de que Juan Tama fue amamantado por una negra. Para ese entonces, ya tenía la cabeza de un ser humano. Los ancianos, al ver que el ser cambiaba a medida que lo alimentaban, decidieron traer más mujeres lactantes que le dieran leche. Cada mujer moría la tercer día y así fueron sacrificadas siete mujeres, pero al final, el niño se veía como un ser humano normal: tenía pies, manos y cara. A partir de ahí, se le alimentó de una manera normal. Y cuentan que, cuando creció fue un gran líder que libertó a los cinco pueblos Nasa que conforman la estrella de cinco picos de Juan Tama: Jambaló, Vitoncó, San Francisco de Caldono, Quichaya y Pitayó.

Después de dejar a su pueblo siete normas para la permanencia cultural, como la de defender el territorio o la de casarse solo con mujeres de la comunidad y después de enseñar rituales y enseñanzas médicas regresó a la laguna de origen junto con su compañera. Todavía muchas de estas enseñanzas se aplican. Antes de partir dejó la promesa de su regreso “Yo me iré a vivir a una laguna, Yo no muero jamás”.[1]

Importancia para el pueblo Nasa[editar]

En el aspecto político, fue uno de los líderes que no propuso resistencia armada contra sus contendores (el hombre blanco). Él propuso el diálogo aunque, en ese ejercicio perdió mucha fuerza política y fue poco el espacio territorial que pudo salvar, dejando al pueblo nasa prácticamente sometido ante la iglesia y ante las autoridades coloniales, ya que no podían ejercer su filosofía indígena y los médicos tradicionales fueron castigados y hasta quemados en hogueras, puesto que la medicina indígena era considerada un acto hereje para la inquisición española.

Aunque Juan Tama alcanzó a libertar algunas tierras para los indígenas, dejó inconclusa la construcción de territorios y de pensamientos, espacios de lucha que han sido mantenidos desde entonces por los mayores y por los médicos tradicionales.

La laguna Juan Tama[editar]

La laguna Juan Tama está ubicada en el páramo de Moras, resguardo indígena de Mosoco, municipio de Belarcázar, departamento del Cauca, Colombia. Es considerada un lugar sagrado, de rituales de consagración y de limpieza de los bastones de mando, símbolo de autoridad indígena, puesto que de aquel lugar nació, según cuenta la leyenda, Juan Tama donde volvió a sus aguas junto con su compañera.

La compañera de Juan Tama[editar]

(En recopilación).

Referencias[editar]

  1. (Bernal 1953, 236)

Enlaces externos[editar]