Juan Rodríguez Freyle

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Juan Rodríguez Freyle (Bogotá, 1566 - 1640) fue un escritor neogranadino. Hijo de Juan Freyle, soldado de Pedro de Ursúa, y Catalina Rodríguez. Los detalles que se tienen acerca de su infancia son mínimos. Se sabe que ingresó al seminario, aunque nunca se ordenó sacerdote. No se sabe con certeza la fecha de su muerte, pero generalmente se ubica alrededor de 1640.

Vida[editar]

Pintura de Juan Rodríguez Freyle

Rodríguez Freyle nació en Santa Fe de Bogotá el 25 de abril de 1566. Nacido en una familia acomodada, era hijo de Juan Freyle y Catalina Rodríguez. Son pocos los datos que con certeza se conocen sobre la vida de Juan Rodríguez Freyle.

Freyle no tuvo acceso a una educación completa. Militó en la guerra de pacificación de los indígenas y se enroló en expediciones contra los indios timanaes y pijaos, al mando del presidente Juan de Borja y Armendia. Permaneció seis años en España, como secretario del oidor Alonso Pérez Salazar. Al morir éste, Rodríguez Freyle afrontó serios problemas económicos. Después de esta desafortunada estadía, regresó a su tierra natal y se estableció durante un tiempo en Cartagena de Indias. Viajó por la región del Magdalena y retornó a Santa Fe para dedicarse a la agricultura. Se casó y probablemente estuvo trabajando en la oficina de recaudación de impuestos.[1]

Muy pocos documentos dicen algo de Juan Rodríguez Freyle. Se sabe, por la fecha que figura en su partida de bautismo (7 de mayo de 1566) que el autor no pudo presenciar ni participar en los sucesos del descubrimiento y conquista del Nuevo Reino de Granada, muy anteriores. Todos ellos tienen que ver con una causa judicial que por deudas se le siguió al autor entre los años 1621 y 1630. Según parece, este y el capitán Gutiérrez de Montemayor tenían en común negocios de tipo agrícola. Una deuda impagada contraída con el capitán y reconocida, da lugar a un turbio proceso. Freyle se verá desposeído de sus bienes, rematados, a sus espaldas, a un precio irrisorio frente a su valor real. Carente de influencias, sus reclamaciones ante las autoridades jamás surten efecto. En 1630 se falla en su contra y sin derecho a apelación. Terminará por vender lo que le queda para pagarle a su antiguo socio lo que por injusticia aún le debe. En la ruina más absoluta transcurren los últimos años de su vida.

En un documento que reabre el litigio, fechado el 2 de diciembre de 1640, se da por muerto a Rodríguez Freyle. Los frailes agustinos reclaman a su viuda e hijos el pago de cuentas todavía pendientes, en calidad de herederos de las posesiones del ex-capitán Gutiérrez de Montemayor, miembro de la orden también fallecido.

Ante la práctica ausencia de datos, las biografías del autor, sin excepción, han sido construidas a partir del propio Carnero.

Obra[editar]

En los ratos libres de su vejez comenzó a dedicarse a escribir. Se dice que Rodríguez Freyle era un hombre culto, gran amante de la lectura, de ingenio versátil y vivaz. Los últimos seis años de su vida los dedicó a escribir una gran crónica, que tituló Conquista y descubrimiento del Nuevo Reino de Granada de las Indias Occidentales del Mar Océano, y Fundación de la ciudad de Santafé de Bogotá, primera de este reino donde se fundó la Real Audiencia y Cancillería, siendo la cabeza se hizo su arzobispado, título que muy pronto fue reemplazado por escribanos y lectores por El Carnero. El escrito narra de forma sencilla las historias de los conquistadores, además de referirse a hechos controversiales de ese entonces, como los secretos de las familias, la brujería, los fraudes y demás. El Carnero, dividido en 21 capítulos y dos anexos, se considera un libro original e insólito para su tiempo, que va más allá de la crónica de los sucesos de Santa Fe de Bogotá. En él convergen de una manera singular y divertida la historia y la crónica. Rodríguez Freyle logra, mediante la narración de sucesos políticos y de relatos de los más variados temas, crear un magnífico retrato de la época.[1]

El Carnero trata en general acerca de la fundación de Santa Fe de Bogotá, algunas guerras civiles que había entre sus naturales, sus costumbres y sus gentes, y de qué procedió este nombre tan celebrado de El Dorado. Los generales, capitanes y soldados que vinieron a su conquista, con todos los Presidentes, Oidores y Visitadores que han sido de la Real Audiencia. Los Arzobispos, prebendados y dignidades, desde el año 1539 (cuando fue fundada Bogotá) hasta 1636.[1]


Referencias[editar]

  1. a b c Literatura (Tomo 4), "La prosa en la Colonia: El carnero", pp. 27-38

Enlaces externos[editar]

Estudios críticos[editar]