Juan Ochoa y Betancourt

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Juan Ochoa y Betancourt (Avilés, Asturias, 4 de noviembre de 1864 - Oviedo, 26 de abril de 1899) fue un escritor y crítico literario español, dentro del Realismo del siglo XIX.

Hijo de Fernando de Ochoa, que fue alcalde de Avilés, y la cubana María Cleofé de Betancourt, fue el último de cuatro hermanos. En Avilés vivió hasta los diez años, pues en 1874 se traslada a Oviedo con su familia. Cuando contaba quince perdió a su padre.

Cursó la carrera de Derecho en la Universidad de Oviedo, pero nunca ejerció. En su lugar se dedicó a escribir en los periódicos, su verdadera pasión. En 1884, con veinte años, empezará a colaborar en periódicos locales: ”La Democracia Asturiana”, “El Carbayón”, “El Liberal Asturiano”, “La Sinceridad”, ”Revista de Asturias“ y “Ecos del Nalón”. Un año más tarde se ganará una sección propia en el periódico “La Libertad”, titulada “Parola”, donde escribe bajo el pseudónimo de Miquis. En “El Eco de Asturias” también tiene sección, “Habladurías”. Llega a colaborar en “El Atlántico”, periódico santanderino.

A la vez que escribe para la prensa, se dedica a la creación literaria. Hace amistad con Clarín, que le aconseja irse a Madrid en busca del triunfo. En 1892, nada más llegar, colaborará en “La Justicia” como crítico literario. Enseguida escribe en “El Progreso”, “El Imparcial” y en revistas como ”Madrid Cómico”, “La España Moderna” y “Revista Crítica de Historia y Literatura Españolas, Portuguesas e Hispanoamericanas” e incluso en una revista de Barcelona: “Barcelona Cómica”. Sigue utilizando el pseudónimo de Miquis, aunque lo alterna con su propio apellido y un sobrenombre nuevo, Madrid, con los que obtiene reconcimiento.

En 1894, contrae la tuberculosis visitando a un amigo de la capital, una enfermedad grave y de difícil curación por entonces, y se vuelve a Asturias. Ese mismo año publica su primera novela, Su amado discípulo, que tuvo buena acogida por parte de la crítica. Su siguiente novela, Los señores de Hermida, fue publicada en forma de folletón, formato habitual en la época, en la revista “la España Moderna”, en los meses de agosto, septiembre y octubre de 1896. Pero la enfermedad no lo soltaría ya. Se dedica a pasear con Clarín por el Parque San Francisco. No le quedaba mucho tiempo de vida cuando publica Un alma de Dios. Preparando la siguiente novela, que quedará inconclusa, le llega el final. Muere en 1899, en plena primavera. Clarín se encargará de escribir su necrológica.

Obras[editar]

  • Su amado discípulo (1894).
  • Los señores de Hermida (1896)
  • Un alma de Dios (1898)

Publicó también, en prensa, cuentos como Libertad, La última mosca, Historia de un cojo, Nube de paso, Los días del padre Mirandón, Una flauta, Cómo fue herido un héroe o Un genio.

Bibliografía[editar]

  • Vida y obra literaria de Juan Ochoa Betancourt, de Manuel Fernández Avello, Instituto de Estudios Asturianos. 1955.
  • Novelas y cuentos, de Juan Ochoa (antología, introducción y notas de Manuel Fernández Avelló), Instituto de Estudios Asturianos, 1987

Referencias[editar]